Noticias RSS
    RSS
  • Todos los articulos
  • Todos los comentarios
Categorías
Enlaces

Archive for juillet, 2012

¿Por qué la cotización del oro está condenada al alza?

mardi, juillet 31st, 2012
LINGORO

El oro fue el primer metal conocido por la humanidad en épocas primitivas, y es la moneda por excelencia desde hace varios milenios. Nada ha cambiado. El oro nos protege, ahora y siempre, contra los riesgos de la inflación y las variaciones irracionales de las divisas nacionales. Con una onza de oro, uno puede comprar hoy día casi la misma cantidad de bienes de primera necesidad que en la época del Imperio Romano, o de la civilización egipcia*.

Sin embargo, la cotización del oro ha bajado bastante en las últimas semanas.  Algunos motivos son: la valorización del dólar, la baja del petróleo y los grandes actores que han decidido abandonar mercados considerados volátiles para disminuir su riesgo y cobrar sus plusvalías sobre una cotización que se había duplicado en menos de tres años. El oro es una de las materias primas más usadas. Los intercambios representan más de 4 billones de dólares por año. Es normal en ese caso que dependa tanto de las circunstancias coyunturales que le rodea. Un contexto donde todo es posible en el corto plazo: una fuerte alza temporal para contrarrestar las principales caídas bursátiles, un estancamiento o una lenta caída si el dólar continúa valorándose y el petróleo sigue cayendo.

En el largo plazo, existe una sola posibilidad que nos parece factible: el valor del oro no podrá más que acrecentarse. Y éstos son algunos de los motivos más que válidos:

  • Más que todos los demás índices, el precio del oro ha evolucionado enormemente entre 2000 y 2008. Se ha cuadruplicado en ese período, pero pese a ello aún no ha llegado a la mitad de los niveles de 1980 (en datos corregidos por la inflación).
  • La oferta de las minas es muy inferior a la demanda final. Las empresas que explotan los yacimientos de oro han cerrado las minas más difíciles de explotar para mejorar su rentabilidad. La producción de oro mundial se encuentra estancada. Como hacen falta entre 7 y 10 años para explotar nuevos yacimientos, durante ese período la demanda será más fuerte que la oferta. El año en que la producción ha comenzado a disminuir ya ha pasado: fue en 2001, con un poco más de 2.500 toneladas extraídas. La cantidad de metal amarillo producido hasta la fecha es de 155.000 toneladas, que cabrían dentro de un enorme cubo de 20 metros de lado. Aún quedan unas 100.000 toneladas de oro en la tierra, de las cuales como máximo la mitad se puede explotar.
    Datos interesantes: Extraer una onza de oro cuesta en total 700 dólares en la actualidad. La cincuentena de minas que entrarán en servicio de aquí al año 2015 producirán únicamente 600 toneladas y, paralelamente, muchos yacimientos van a cerrarse. Al final, hay que prever una progresión del 3 al 4% de la producción donde la demanda es muy superior y únicamente se ve compensada por las ventas de los bancos centrales (que también se reducen).
  • El oro progresa siempre cuando las tasas reales son bajas. Ahora bien, estamos en un período de tasas de interés bajas, incluso muy bajas (EE.UU.). Los desempeños del oro en los períodos de estanflación han sido demostrados muchas veces. El metal amarillo se comporta muy bien cuando las tasas de interés reales son nulas o negativas (el oro no proporciona ningún rendimiento).
  • A partir de 2004, los bancos han acatado los acuerdos de Washington con el fin de regular y limitar las ventas de las reservas de oro de los bancos centrales. Por ende, no se puede esperar un flujo masivo de oro proveniente de los bancos centrales. Algunos bancos centrales incluso desean comprar oro: China, Rusia y fondos soberanos de los países del Golfo.
  • La demanda no deja de aumentar, en especial en la industria (13%) y sobre todo en la joyería (70%). Estos dos sectores tienen una progresión anual en sus necesidades de aproximadamente un 5% a un 8%. El consumo de joyas va a seguir en aumento a medida que las poblaciones del Sur, muy entusiastas de la orfebrería, accedan a un mejor nivel de vida. En veinticinco años, las compras de joyas han aumentado de 1.000 a 3.000 toneladas por año. En 2007, India ha consumido el 23%, el resto de Asia el 22% (de los cuales el 13% corresponde a China), Medio Oriente el 14%, y los Estados Unidos el 11%. En promedio, cada habitante del planeta se apropia de 0,7 de gramo de oro por año. El consumo de oro crece con el poder adquisitivo, lo que se refleja en la demanda de los países emergentes. La correlación entre el consumo del metal amarillo y el rendimiento mundial por habitante está confirmada.
  • Como el comercio del oro está liberado en China pero la importación aún está muy reglamentada, el potencial de crecimiento es enorme, ya que la demanda no deja de aumentar.
  • El oro vuelve a convertirse en un valor refugio, y las compras de oro financiero se disparan. Desconectado de los desempeños de las acciones u obligaciones, el oro es más bien una herramienta de diversificación de la cartera para los fondos de pensión y para inversores profesionales. El oro tiene la gran ventaja de no poder ser duplicado por pedido y de no depender más de la soberanía de un Estado. Las características de rareza y de seguridad son, en definitiva, las bases del oro. Y ya ha dado pruebas de ello en épocas difíciles (por ejemplo, durante la crisis de Argentina, los propietarios de oro no sufrieron la enorme devaluación de la moneda local). Cualquier problema geopolítico es favorable para el oro, al igual que cualquier crisis financiera (también ha dado pruebas de ello durante la crisis bursátil de este año).
  • Las reciente crisis de los Estados Unidos ha hecho tomar conciencia a los ahorradores de que las inversiones monetarias dinámicas eran riesgosas. Eso ha desencadenado un reflejo de compra de oro.
  • Desde 2002, el dólar no deja de perder su valor frente a la mayoría de las divisas. El oro es percibido como “el anti-dólar” por excelencia. La excesiva emisión de dólares por parte de la FED devalúa el valor de la moneda, lo que genera un aumento en el nivel de los precios en los EE.UU. y en el resto del mundo. El poder de compra de un dólar está cada vez más corroído. En cambio el oro, por su rareza, mantiene su valor. El nivel actual del dólar no es inédito. La paridad Euro/Dólar (reconstituida a partir de las antiguas monedas nacionales de la Euro zona actual) era de 1,70 dólares por Euro el 7 de enero de 1980.
  • Como el oro estaba cotizado en dólares, una baja del dólar implicaba un alza mecánica de la cotización del metal precioso.  Para contrarrestar la caída del crecimiento norteamericano, la FED debe mantener las tasas de interés bajas y eso ocasionará que el dólar siga debilitado.
  • El alza del oro está vinculada al retorno de la inflación, que está asociada a la subida vertiginosa de las cotizaciones del petróleo y de las materias primas o agrícolas. En el largo plazo, lo más probable es que el precio del petróleo no caiga, y la inflación mundial debería mantenerse en la franja alta durante muchos años.

Como conclusión, las principales razones para comprar son: el oro es un valor refugio conocido y aceptado en todo el mundo, la demanda de los países emergentes es fuerte y las necesidades a mediano y largo plazo son superiores a la oferta.

En resumen, como ya habrá comprendido, nosotros le aconsejamos invertir en oro. Ahora sólo queda saber cómo. HAGA CLIC AQUÍ PARA LEER LO QUE SIGUE.

* : En la época del Faraón Tutmosis III, se necesitaba el equivalente de 2 onzas de oro (unos 62 g) para comprar un buey. En la actualidad, se necesitarían 2,5 onzas. La inflación ha sido bastante débil en 4000 años.

Traducido del blog: L’or et l’argent

¿EL ORO SIGUE HACIENDO SOÑAR?

mercredi, juillet 18th, 2012

La siguiente es una entrevista realizada por la periodista Nora Roger de la revista “Le Bijoutier International” a Jean-François Faure presidente y fundador de la sociedad francesa AuCOFFRE.com y LINGORO.com.

Jean-François Faure presidente de Aucoffre.com y LINGORO.com

En los últimos años, el oro ha sido objeto de un frenesí. Jean-François Faure, presidente y fundador de AuCOFFRE.com, LINGORO.com, editor del blog Loretlargent.info y autor de un libro publicado en diciembre de 2011 y reeditado este año (L’or, un placement qui (r)assure): El Oro, una inversion que asegura, comparte sus conocimientos sobre el oro para responder a esa simple pregunta: ¿cómo es la cotización del oro hoy por hoy?

¬ Por Nora Roger

Jean-François Faure nos da su punto de vista de experto que juega varias cartas distintas. Su empresa AuCOFFRE.com ha realizado una encuesta con el Ifop (el instituto francés de opinión pública) en marzo de 2012 sobre los franceses y el oro.

Nora Roger – En la encuesta se cuestiona, en la actualidad, un estancamiento de las compras de oro…

Jean-François Faure – La palabra « estancamiento » debe ser medida. Ha habido momentos de euforia, todos los años desde 2008, de hecho. Desde 2011 estamos en una fase de consolidación. Antes, los franceses eran más vendedores que compradores. Desde ese momento, se ha producido el efecto inverso.

Si hay una necesidad inmediata de dinero, sólo basta con vender el oro que poseemos. Si no existe esa necesidad, lo conservamos como producto de protección anti-crisis. Las fluctuaciones son habituales. En este momento, estamos en un período muy interesante para comprar. El año pasado, en el mismo período, si bien el oro estaba que ardía, era mejor vender. El oro siempre es apetecible.

NR – En su opinión, ¿por qué el oro conserva su estatus de valor refugio?

JFF – En general, los productos sobre los cuales tenemos una cierta perspectiva son los más favorecidos. Son aquéllos cuyo valor y calidad no hay que establecer, donde la cotización ha podido ser observada durante las diferentes crisis. El oro forma parte de este tipo de productos fiables. Por ejemplo, si comparamos el oro con una bicicleta de 1912, que costaba entonces unos 20 francos, hoy cuesta unos 260 euros en promedio, es decir, el precio de un Napoleón.

Esto significa que la moneda fiduciaria, ya sea el euro, el dólar o el yuan, sólo valen la confianza que le otorgamos.

NR – Según la encuesta, notamos que el precio del oro no es el primer freno para su compra. ¿Por qué conserva entonces la imagen de un producto reservado para la elite?

JFF – Este malentendido se origina en una falta de comunicación. Los franceses no saben adónde acudir. Se imaginan que deben ir a ver a su banquero, seguir numerosas modalidades

muy complejas y estar en la obligación de invertir mucho de golpe. En resumen, en el inconciente prima la idea de que el oro está fuera del alcance.

NR – ¿Cuál es el perfil de quien compra e invierte en oro hoy?

JFF – Eso ha evolucionado mucho. En 2008 se trataba de profesionales, conocedores y que poseían un ahorro más bien elevado. En la actualidad, gracias a la publicidad y a la mediatización del servicio, este sector atrae muchos más clientes que antes: el inversor actual está al tanto de que la inversión es interesante, de que tiene una solución contra la crisis. Hoy, el comprador tiene una edad de veinte a treinta años, con ingresos medianos.

Pero es sobre todo novato en el tema que estamos tratando.

NR – ¿Qué diferencias ha notado entre el inversor actual y el de antes?

JFF – Los primeros perfiles invertían sumas consecuentes, a largo plazo: “he estudiado bien la cuestión, compro hoy y vendo dentro de doce años”. O bien, optaban por el “Trading”: “compro hoy y vendo mañana ya que en el medio habré hecho una plusvalía del 2%”. Los más viejos y experimentados van a asumir más riesgos, en la medida en que tienen los medios de invertir más. Los que compran sumas más pequeñas de oro tienen por vocación ahorrar: “compro un gramo como mínimo por mes, en una lógica de largo plazo”.

Los jóvenes buscan la seguridad, la protección. Como ganan poco, no desean jugar con su salario.

NR – ¿Cuál es el interés de comprar oro?

JFF – ¡Preguntarse eso es como preguntarse para qué sirve nuestro seguro contra incendios! Parece algo obvio que hay que contratar, y sin embargo ¿cuáles son las probabilidades de que se produzca ese evento? El oro trae seguridad, pero la mayoría lo piensa dos veces antes de comprarlo. Esto tiene que ver, sin embargo, con un evento que nos afectará seguramente: la crisis.

Esto permite, por otro lado, cubrir las pérdidas vinculadas al CAC 40, si entramos en una lógica de negocio. Los compradores están listos para pagar el precio. En resumen, el oro se hace estable mientras que los demás productos pierden su valor en un contexto de crisis.

Su interés está ligado a su estabilidad.

NR – ¿Y cuáles son los riesgos?

JFF – La venta de oro sigue siendo el momento más importante en su vida. Si usted cede el bien, eso significa que necesita dinero. Por eso es necesario poder vender rápidamente, al precio ideal. Pero hay que tener en cuenta el valor del oro, su tipo, su calidad y su rareza.

El riesgo consiste en evaluarlos mal. El tipo de adquisición importa también. El oro en papel es gestionado por el organismo bancario. En caso de quiebra, el oro queda prisionero del movimiento. Las joyas tampoco son para privilegiar: son caras en la compra y no son lo suficientemente valorizables en la venta. El coste de base incluía la marca, la elaboración, el spot de oro, etc. Para revender este tipo de oro, la fundición estará a su cargo. Al final, el motivo por el cual lo había comprado, que le hacía precioso, no lo es tanto una vez fundido.

NR – El aumento de la cotización del oro y las industrias están vinculados. ¿Podría hablarnos del tema?

JFF – En las industrias en general, el oro es un material que difícilmente podamos reemplazar por otro. Posee características particulares, de allí su uso para conductores electrónicos, de microprocesadores o de cableados. Incluso si está presente en todos los niveles, la cantidad de oro es tan mínima que su valor no cambia, o cambia poco. En el plano industrial, este aumento no tiene una repercusión notable. En el universo de las joyas, en cambio, las cantidades utilizadas son consecuentes. Los profesionales han sido obligados a arbitrar en la medida en que los franceses se desvían de este producto. Pero aunque la joyería no responda a las primeras necesidades, de todos modos forma parte de lo cotidiano, en las bodas, por ejemplo. El aumento del valor de oro ha afectado su precio de venta de las joyas. Sin embargo, combinando las plusvalías, los impuestos, etc., las joyas no son interesantes.

Un collar comprado y revendido en el momento perderá su valor, pese al carácter no cambiante del oro durante esa transacción.

NR – ¿Qué tipo de oro conviene adquirir justamente?

JFF – El oro físico, al que llamamos “oro de inversión”, en forma de lingote o de moneda, es el más interesante. Sobre todo en períodos de euforia, como de junio a septiembre de 2011, donde uno no paga más que el valor del oro, y nada más. El objetivo sigue siendo sin embargo la compra de monedas de oro (Napoleones, Soberanos, Vera Valor, etc.). Cada una de ellas posee su prima ideal de compra, y todas reaccionan de manera diferente de la cotización del oro. La excelente ventaja de las monedas es que, en períodos de crisis, su prima explota al alza, aprovechando así la progresión de la cotización del oro.

NR – ¿Qué implicaría la salida de Grecia de la Eurozona (Grexit) sobre el precio del oro?

JFF – El euro, en este escenario, pierde toda credibilidad. Una baja de su valor sería inmediata, teniendo en cuenta la desconfianza que eso implicaría sobre la moneda europea. Si Grecia puede salir de la zona, ¿cuál será el próximo país? Enormes fluctuaciones monetarias

implicarían variaciones sobre el oro imposibles de cuantificar. Éste se cotiza en dólares y a escala internacional, pero en Europa, se lo alinea sobre el euro. Hay que tener en cuenta demasiados parámetros para poder medir las consecuencias de una Grexit. Pienso que habría sobre todo fluctuaciones muy erráticas, que representarían las que sufre la moneda en cuestión. El oro conserva desde hace seis mil años una estabilidad con respecto a los bienes básicos.

NR – Según la encuesta, el oro constituye una inversión con futuro. ¿Es realmente así mientras que los recursos se agotan? Se habla de una duración de vida de unos 25 años…

JFF – Es verdad que los yacimientos en África se están agotando. El oro se hace más raro y la extracción se efectúa a escala microscópica. Imaginemos que el oro desaparece de aquí a 25 años: Este material se hará así súper raro, y por ende verdaderamente caro. Habrá que reciclarlo. Al no haber más producción de oro entrante, venderemos a ventanilla cerrada. La incapacidad de responder a una demanda creciente encontrará su respuesta con un precio más elevado. Si todo eso se hace demasiado oneroso, los consumidores se desviarán quizás de ciertos productos, pero la demanda no desaparecerá.

NR – ¿Podemos comparar el oro con otros productos, con otros valores?

JFF – Por supuesto. El diamante no es interesante, en una lógica de compra contra las crisis. Una vez cortado pierde su valor, contrariamente al lingote. Y posee un valor únicamente en la unidad del producto trabajado. En cambio, los relojes de lujo son lo más interesante después del oro. Su valor no es necesario probarlo desde hace años. En Islandia, en 2008, en plena devaluación de la moneda, durante la quiebra, los habitantes vendieron sus Rolex a un precio negociado internacionalmente, en dólares. La cotización de la relojería de alta gama es estable en materia de modelos de ocasión. Por último, el vino también es una buena inversión. Esto concierne únicamente a las botellas de gran renombre y muy caras. Pero a la hora de invertir miles de euros, es preferible adquirir monedas de oro, que son imperecederas y manipulables. No es necesario ser un experto para conocer su valor.

Algunos bienes básicos, que permiten vivir, beber y alimentarse, están desconectados del valor fluctuante de la moneda. En período de crisis los efectos de moda interesan poco, y nos volcamos a los valores ultra tangibles.

Libro de JF Faure, proximamente disponible también en español

Oro y mercurio: una mezcla peligrosa

mardi, juillet 17th, 2012

Bello, tóxico e ilegal de exportación en la mayoría de los países, el Mercurio es un tema de polémica de larga data pero que no deja de ser siempre actual. ¿Por qué este metal aparece cada vez más en las ciudades mineras del mundo entero?

Conocido desde la antigüedad, el Mercurio es un metal plateado brillante que posee la extraña particularidad de existir en forma líquida en condiciones normales de temperatura y de presión, condiciones en las cuales se vaporiza con bastante facilidad. Esta capacidad le ha dado el nombre latino de hydragyrum, que significa “plata líquida”. El Mercurio es un metal noble y relativamente raro, que es también un agente biológicamente nocivo.  Potente neurotóxico y reprotóxico, se lo reconoce por ser uno de los agentes activos de distintas enfermedades, tales como: hidrargirismo (o enfermedad de Minamata), Alzheimer, síndrome de fatiga crónica, fibromialgia y otras enfermedades de carácter crónico.

Sin embargo, el comercio de este material con aspecto extraterrestre se ha visto muy floreciente en estos últimos años, por el motivo de que este material se utiliza en amalgamas intermetálicas con el oro, otro metal de gran notoriedad. En el contexto de la extracción del oro, el Mercurio juega un papel químico primordial. El oro se extrae de minas en forma de minerales: trozos de piedra en los cuales hay clavados pequeños y finos fragmentos de oro. Luego estos fragmentos son triturados y mezclados con mercurio y agua. La interacción oro-mercurio hará que la misma cantidad de uno y del otro se amalgame: un equilibrio que sin embargo sigue siendo variable según el caso. Se obtendrá una sustancia viscosa que luego será moldeada en forma de pequeñas bolas del tamaño de una pelota de golf.  Luego, éstas serán expuestas a una fuente de calor (400°C – 500°C) ya que, sabiendo que el punto de ebullición del mercurio es relativamente bajo, las partículas de este último se evaporarán, dejando tras de sí el metal tan apreciado y codiciado: el oro.

Este procedimiento más que correcto químicamente hablando resulta ser mucho más tóxico, ya que de esta manera el mercurio se vaporiza directamente en el aire y sus partículas pueden extenderse a grandes distancias. Además, bajo esta forma, el mercurio es invisible y se hace particularmente peligroso tanto para los usuarios como para las personas que viven en las cercanías. Hay que saber también que el mercurio es un metal eco-tóxico en todas sus formas, ya sean orgánicas o derivadas. Y este tipo de procedimiento lo que hace es contaminar aún más la atmósfera en la que vivimos, y hacerla tóxica para todos sus habitantes: la fauna, la flora y nosotros, los humanos.

Lamentablemente, los peligros del mercurio no desalientan a los usuarios habituados a esta sustancia, que dependen únicamente de este material para alimentar a sus familias y para poder vivir bajo un techo. En Segovia (Colombia) la situación se hace crítica. La mayoría de los comercios o lugares de trabajo están vinculados a las minas, y particularmente a la extracción del oro, lo que subentiende una manipulación cierta del mercurio. La atmósfera reinante está llena de gases nefastos y las tasas de enfermedades ocasionadas por el contacto de este metal pesado alcanzan picos considerables. Se han conocido casos similares en todo el mundo, ya sea en América Latina, en África o en Asia. El comercio mundial de este metal afecta a las poblaciones de nacionalidades diversas y variadas, que lo único que tienen en común es la única oferta de empleo disponible para ellos: las minas.

De este modo, podemos constatar que la extracción del oro es de una cierta manera “sucia”. Implica procedimientos contaminantes y tóxicos que ponen en peligro el ecosistema de nuestro planeta y la salud de quienes lo habitan. Es por eso que las grandes empresas que trabajan en este ámbito procuran tener un enfoque « eco-friendly » del tema, que se convierte en un fenómeno de masa en el cual la población se siente más identificada.

Por ejemplo, la etiqueta “Oro Verde” se compromete a defender un oro ecológico y promueve una extracción limpia de este último, es decir, sin mercurio ni cianuro. Se trata de una política ecológica basada en la protección del medioambiente con el fin de permitir que las actividades agrícolas sigan desarrollándose paralelamente a las actividades auríferas. Sin embargo, esta política sigue siendo muy localizada (en la región de Choco, en Colombia). Otras empresas favorecen los derechos humanos durante la extracción del oro, y otras, el uso de tecnologías avanzadas en el procesamiento de este último.

Todas estas etiquetas, estas certificaciones, estas cartas que clasificamos comúnmente bajo la apelación de “oro verde”, no han sido todas equivalentes y es muy importante conocer los orígenes y los criterios de entregabilidad. Pero son medios, alternativas a la extracción sucia y perjudicial del oro. Si el material de referencia que confiere valor a las cosas tiene una producción tóxica hacia nuestro entorno, hacia nosotros, estaríamos frente a grandes problemas. Es por eso que hay que perseverar en este camino de protección de nuestro ecosistema. Y aunque se trate de un pequeño paso, no deja de ser un avance.

Un ejemplo de oro ecológico respetuoso con el medio ambiente es la moneda VERA VALOR “Clean extraction o extracción limpia”, la única onza de oro proveniente del oro limpio.

Los compro-oro: crónica de una quiebra anunciada

jeudi, juillet 12th, 2012

Pese a una cotización del oro siempre muy alta (aunque se hable del fuerte período de consolidación actual), no es por vender oro que vamos a salir ganando. ¿Por qué las agencias compro-oro se encuentran amenazadas con la quiebra? Porque apuestan a una subida constante de la cotización del oro. Un muy mal cálculo para estas empresas cuyo volumen de negocios baja junto con la cotización del oro.

Por ejemplo el grupo CVA Direct (el n°1 de compra de oro en la tele) está en cese de actividades en Francia. Esto no hace más que corroborar nuestras previsiones sobre este tipo de comercios. No desde un punto de vista ético, sino estratégico. Es mejor tener solvencia y observar un Business model diferente para tener éxito en este oficio. Para decirlo de otro modo, no apostar únicamente a la sola alza de la cotización del oro, ya que ésta fluctúa tanto al alza como a la baja, incluso en el seno de un mercado alcista a largo plazo. Los períodos de baja consecutivos harán estragos en las agencias de compro-oro. Y no sorprenderá ver a más de la mitad de esta tiendas poner el candado en la puerta de aquí a fin de año.

Baja la cotización del oro = baja el volumen de negocios

Incluso el comunicado publico que acompaña la entrada en  bolsa de Gold by Gold (empresa especializada en la compra y el reciclado de oro) precisa con mucha razón la posibilidad de este riesgo en el capítulo dedicado a los riesgos vinculados a las fluctuaciones de la cotización del oro: “una evolución a la baja de las cotizaciones del oro durante un período prolongado podría afectar negativa y significativamente el volumen de actividad y los desempeños de la empresa”.

La problemática es doble con una baja duradera de la cotización del oro: la gente no vende porque espera que la cotización vuelva a subir y comprende cada vez más el interés de destinar una parte de su ahorro al oro físico, y/o de conservar lo que ya posee.

Los franceses cada vez menos inclinados a vender su oro
En testimonio de ello estas cifras que revela la encuesta IFOP llevada a cabo por la empresa francesa AuCOFFRE.com dueña de LINGORO.com, el pasado mes de  febrero:
El 84% de los franceses estiman que el oro es un valor refugio. Las tres cuartas partes también destacan el hecho de que se trata de una inversión segura, particularmente en contexto de crisis económica. Invertir en oro es incluso considerado más interesante que otros productos de inversión más comunes tales como el sector inmobiliario o las acciones, y todo esto para una parte importante de la población en total: para la mitad de los franceses.

Vender su oro hoy en día sería como vaciar el contenido de su botella de agua en pleno desierto. Por último, incluso si la mayoría aún no razona en esos términos, cada vez más las personas están menos dispuestas a intercambiar un bien que tiene el mismo valor desde hace 6000 años (actualmente se puede comprar una vaca con dos onzas de oro, como en la época del Faraón Tutmosis III) a cambio de una moneda en caso de necesidad.

No hay prórroga sin un Business model coherente
Es la suerte que corren estas empresas que han querido surfear la cresta de la ola sin razonar sobre el ahorro, y las monedas de inversión. Sin un Business model coherente con la naturaleza misma del producto (que es un valor refugio, que se inscribe en el tiempo), no hay salvación. La avidez y el efecto de moda no bastan. Y una vez que la cotización del oro vuelva a subir  (cosa que no es una vaga profecía sino una certeza teniendo en cuenta los malos fundamentos económicos) será demasiado tarde para que estas empresas corrijan su curso.

Cuando compramos oro como seguro, no existe nunca un mal momento para comprar, ya sea que la cotización esté alta o baja. Y las empresas como AuCOFFRE.com, LINGORO.com, o Bullionvault, que proponen el oro como un seguro anti-crisis, lo han comprendido bien. Es por eso que su business model es radicalmente diferente y está instalado en la duración. Y por eso estas empresas estarán siempre allí cuando el sistema económico y financiero se desmorone, ya que los seguros nunca quiebran cuando no hay siniestro.

Ahorrar desde 1912 al 2012: ¿mejor con billetes o con monedas de oro?

mardi, juillet 10th, 2012

El siguiente es un análisis interesante que realiza un escritor de un medio online llamado Ágora vox, acerca de las diferencias entre ahorrar con billetes emitidos por los gobiernos y las monedas de oro.  Mediante este relato podemos ver que el oro siempre ha mantenido su valor, mientras que las monedas de papel desaparecen, o se devalúan al antojo de los gobiernos.

Y empieza así:

<<El 24 de junio de 1912, un valiente obrero llamado Anatole ahorra la suma de 100 francos, para sus descendientes. Le pagan 5 francos por día para 10 horas de trabajo como obrero tipográfico en una imprenta. Es un buen salario, ya que muchos otros ganan menos: un obrero carpintero o un obrero no especializado ganan 3 francos por día, una costurera 2 francos y un obrero agrícola, 1,5 francos.

El pan de 1 kg vale 0,40 francos. Esos 100 francos representan así el salario de 20 días y también 250 kg de pan. A razón de un día de paga que ahorre por mes, ha tenido que ahorrar más de un año y medio (20 meses) para juntar esos 100 francos.

Para el ahorro, hay tres soluciones:

– billetes, por ejemplo, 2 billetes de 50 francos « rosa y azul »

– monedas de plata, por ejemplo, 20 monedas de 5 francos « Escudo », o sea 500 g de plata con una ley de 900 milésimas

– monedas de oro, por ejemplo, 5 monedas de 20 francos « Napoleón», o sea 32,25 g de oro con una ley de 900 milésimas.

Como obrero tipógrafo, Anatole está fascinado por el nuevo billete de 100 francos del Banco de Francia, diseñado por Luc-Olivier Merson. Es el primer billete policromo en circulación. Con respecto a los viejos billetes monocromos negros, azules, violetas o incluso bicolores azul y rosa, ¡qué revolución! Es así que decide optar con total seguridad por la modernidad y coloca ese billete nuevo debajo de su pila de sábanas.

Entre las dos guerras, el billete de 100 francos « Merson » queda debajo de las sábanas, pero pierde valor ya que el alza de precios es importante. Para compensar la inflación Poincaré devalúa brutalmente el franco por medio de la ley del 25 de junio de 1928, que divide por cinco su valor en oro: el franco vale, a partir de ese momento, 65,5 mg de oro con una ley de 900 milésimas.

El valor anterior del franco, llamado franco Germinal, había sido definido por la Convención en 1795 y luego por la ley de 7 germinal año XI (27 de marzo de 1803). El franco Germinal equivalía a 5 g de plata con una ley de nueve décimas, y también a 322,58 mg de oro a nueve décimas (es decir, una relación oro/plata de 15,5). Es por eso que la moneda de 20 francos de oro pesaba 0,32258 x 20 = 6,4516 g desde la revolución hasta la devaluación de 1928.

Es así como, en 1928, las monedas de oro y de plata, cuyo valor en metal precioso se ha hecho cinco veces más fuerte con respecto al valor facial, son desmonetizadas y retiradas de la circulación (o tesorizadas). Pero los billetes siguen siendo válidos, y Anatole deja sus 100 francos « Merson » debajo de su pila de sábanas.

En octubre de 1936, el franco vuelve a ser devaluado y se decide que, desde ese momento, puede fluctuar entre 43 y 49 mg de oro con una ley de 900 milésimas. Luego, a comienzos de 1939, tras una nueva devaluación, el valor oro se define en 27,5 mg con una ley de 900 milésimas.

Con la guerra, la caída continúa, y en febrero de 1940 el franco no vale más que 23,34 mg de oro con una ley de 900 milésimas (es decir, 21 mg de oro fino).

Con la liberación llega el desorden. Billetes pre-guerra, billetes emitidos por el Estado Francés, y billetes emitidos por los norteamericanos, todos juntos. El 4 de junio de 1945, se retiran de la circulación todos los billetes con un valor superior o igual a 50 francos. Ese intercambio masivo contra  cortes de reserva de 300 y 5000 francos, se realizó en 12 días en toda Francia. Más tarde, cuando se imprimieron los nuevos billetes de 100 francos « Joven campesino », el hijo de Anatole se quedó con uno que colocó debajo de la pila de sábanas.

Tras la guerra, la inflación se hace cada vez peor, y el poder de compra de un billete de 100 francos se viene abajo. Dos nuevas devaluaciones tienen lugar en 1945 y 1949.

Tras recobrar el poder en 1958, el general de Gaulle anuncia la creación de un « franco pesado » que confía a su ministro de finanzas, Antoine Pinay, y al economista Jacques Rueff. El 27 de diciembre de 1958 una ordenanza implementa el « nuevo franco », igual a 100 francos viejos. Como el viejo franco valía 1,8 mg de oro fino en ese momento (33 veces menos que el franco Poincaré de 1928, y 12 veces menos que en 1940), el nuevo franco vale entonces 180 mg de oro fino.

Las viejas monedas y billetes siguen siendo válidos algún tiempo, pero la cifra inscrita en su faz vale ahora centavos de franco. El nieto de Anatole cambia así el billete de 100 francos viejos « Joven campesino» que le ha legado su padre, a cambio de una reluciente moneda de 1 franco « Sembradora » de níquel. La moneda le parece muy bella y brillante. Y la coloca debajo de la pila de sábanas.

El valor del nuevo franco es una vez más devaluado un poco en 1969 y pasa a 160 mg de oro. Luego la referencia con el oro es abandonada e incluso prohibida por los acuerdos de Kingston en 1976.

Durante los años 70 a 90, la inflación sigue presente y se producen algunas devaluaciones suplementarias. En el año 2000, la moneda de 1 franco « Sembradora » sigue teniendo curso legal.

Finalmente, después de 17 devaluaciones del franco en el transcurso del siglo 20, llegamos a la gran revolución del pasaje al euro: las monedas y billetes se pone en circulación el 1ro de enero de 2002. Los franceses tienen 6 meses para intercambiar sus francos en todos los bancos, y luego 3 años más para las monedas y 10 años para los billetes en el Banco de Francia.

En enero de 2002, el bisnieto de Anatole saca la moneda de 1 franco « Sembradora » de debajo de las sábanas y va a cambiarla por euros: 1 moneda de 10 centavos, más una moneda de 5 centavos. Vuelve a colocar las 2 monedas debajo de la pila de sábanas.

Y más tarde, el 24 de junio de 2012, el tataranieto de Anatole, que tiene 60 años, piensa que la fecha aniversario es conveniente y le dice a su hijo:

– Pierre, te tengo que transmitir algo. Hace exactamente un siglo, tu tatarabuelo Anatole ahorró 100 francos. En esa época, era una suma importante. Todos sus descendientes han conservado cuidadosamente esa suma y ha sido transmitida de generación en generación, en forma de billetes y luego de monedas, pasando por dos guerras mundiales y varios cambios de moneda. Hoy te entrego solemnemente el equivalente a los 100 francos del principio: 15 centavos de euro. Ahora es tu deber conservarlos y transmitírselos a tus hijos, para perpetuar la tradición familiar.

– Pero papá, ¿qué quieres que haga con 15 centavos? ¡No alcanzan ni para pagar un cuarto de baguette! ¡Con eso, puedo comprar apenas 40 gramos de pan!

CONCLUSION

Hoy, en 2012, Pierre, un obrero que cobra el salario básico gana 50 euros por día por 7 horas de trabajo. Gana 1100 euros por mes por 22 días trabajados.

1 kg de pan cuesta 4 euros, y para ganar 250 kg hacen falta 1000 euros. Ahorrando 1 día de salario por mes, como su tátara -tátara abuelo Anatole, debe ahorrar durante 20 meses.

Sin embargo, si su ancestro hubiera ahorrado sus 100 francos en 20 monedas de 5 francos de plata « Escudo », él tendría ahora unos 340 euros, en lugar de 15 centavos. Con eso, podría comprar 85 kg de pan.

Pero si su ancestro hubiera ahorrado sus 100 francos en 5 monedas de 20 francos de oro « Napoleón », él tendría aproximadamente 1300 euros. Eso representa 26 días de salario, y más de 2 años de ahorros (26 meses). Con todo ese dinero, podría comprar 325 kg de pan…>>

Por: Lizette Paternina

EL ORO COMO CLAVE DE LA LIBERTAD

vendredi, juillet 6th, 2012

“Tras veinticinco años de investigación y pensamiento, llegue a la conclusión de que el oro es decisivo para la libertad tanto interior como material”.

Johannes Müller

<Los reyes del papel moneda, parasitarios y antisociales, conocen bien a su mayor enemigo, el mercado libre, pero temen aun mas al oro, su enemigo mortal.  Al manipular el dinero y los metales preciosos, esos reyes autoproclamados revelan lo que son en realidad.  Sin embargo a largo plazo ningún gobernante tiene posibilidad alguna frente a la inclinación humana a la libertad, la paz y la justicia.  Al final el mercado siempre es más fuerte.  Este triste capitulo de la historia del mundo terminara, cuando quiera que sea, en el momento en que se agoten las existencias de oro de los bancos centrales.  Entonces y solo entonces, se dará cuenta la gente de que el emperador, real  y verdadero, esta desnudo, y de que el terriblemente injusto sistema monetario tendrá que dejar paso a otro orden…esperemos que mas equitativo>.

“El sistema financiero mundial se tambalea.  Por cada dólar producido en la economía real, unos 350 dólares vuelan descontroladamente de acá para allá por todo el ámbito financiero mundial.  El mundo bancario ha degenerado en un casino gigantesco con millones de jugadores de suma cero.  Su época, como lugar para el depósito de capitales, por una parte, y por otra para la concesión de préstamos desapareció hace ya mucho tiempo.  Su juego de tahúr es desmedido y ningún ojo ávido de dólares se mantiene seco.

A cada dólar de valor añadido en la producción corresponden seis dólares de nueva deuda crediticia a lo largo de la cadena de suministros.  Los EE.UU. necesitan 2.500 millones de dólares de ahorros extranjeros todos los días!  Ambas cosas son necesarias simplemente para el mantenimiento y la supervivencia de un SISTEMA ENFERMIZO conectado a un goteo intravenoso.  La quiebra de los grandes bancos esta a la orden del día y los boletines informativos sobre otra nueva quiebra ya solo causan bostezos.  Las quiebras financieras han pasado a ser casi aceptables en la sociedad educada y casi nadie es procesado.  Al contrario, a la mayoría de los responsables se le dice adiós con un “apretón de manos de oro”.

La función del Estado (que en tiempos anteriores se encargaba solo de la seguridad interior y la defensa), con su entrometimiento en las vidas privadas de sus ciudadanos y su incesante torrente de nuevas medidas de control, aumenta exponencialmente.  Las libertades civiles se marchitan.  Bajo varios disfraces y justificaciones espurios, proliferan unas maquinas fascistas de poder.

A la vez el papel moneda, sin respaldo alguno y ampliable al azar, va por el mismo camino que todos los anteriores sistemas monetarios sin respaldo.  Al final todo ellos – uno tras otro sin excepción durante el transcurso de los siglos- vuelven a su verdadero valor: CERO!  Asi como la gravedad siempre tira hacia abajo y no hacia arriba, esta vez tampoco habrá excepción.

Los metales preciosos siempre son solventes.  A diferencia del papel, no se basan en las promesas de entidad, empresa o persona alguna.  Los metales preciosos representan un elemento de libertad en medio de cada vez mas esclavitud y restricciones estatales en un mundo que se ensombrece y que puede describirse con una palabra que rima con izquierda.

Extraído del libro: “Libertad a través del oro” del Profesor Dr. Hans J. Bocker

El oro papel se lo lleva el viento….

mardi, juillet 3rd, 2012

El 80 % del oro papel no existe, o no tiene equivalencia física en todo caso. Ha sido Chris Powell de G.A.T.A quien ha hecho esta declaración en la CNBC Asia hace algunos días. Sospechábamos que las existencias reales de oro eran muy inferiores a toda la cantidad prometida por los contratos papel, pero el 80 %? Si el oro de bolsa no es una estafa, aspira a serlo.

Según el portavoz del Gold Antitrust Action Comité, los bancos seguirían  manipulando los precios del oro con el fin de continuar llevando su política de tasas de intereses bajas. Chris Powell alerta a los inversores sobre los peligros del oro papel e intenta a través de esta entrevista de persuadirlos a invertir más bien en el oro físico.

LOS ETF’S DESCANSAN SOBRE EL 5% DEL ORO FISICO

Así, entre los poseedores de oro papel, entre el 75 y 80 % no tendrían contrapartida física. Este oro prometido de hecho no existe. <Los ETF’s (certificados respaldados en oro) contemplan el 5 % solamente en oro físico. Datos concedidos por parte del máximo responsable de una empresa de fabricación de lingotes >.

Hace algún tiempo Jean-François Faure,  presidente de la sociedad francesa AuCOFFRE.com y especialista en el mundo del oro nos comentaba sobre esto: « El curso del oro papel está basado en algo que no existe, éste parasita el curso real del oro físico, y los intercambios de común acuerdo. El oro es infravalorado, tirando a la baja por el oro papel, este mismo queda atrapado por la apetencia de los inversores en el oro».

Hasta el grupo CME, el líder del sector de los futuros en el oro (compra a crédito de oro) cambió su estrategia proponiéndole a su clientela la entrega física de los contratos de oro a corto plazo, y no solo dinero en efectivo. Para CME, esta opción vuelve los contratos más atractivos, sobretodo porque la demanda emanaba sobre todo de clientes, deseosos de tener la posibilidad de obtener la contrapartida física de sus inversiones.

El oro papel bajo todas sus formas está sometido a una volatilidad fuerte, con riesgos de ganancias elevados como también grandes riesgos de pérdidas, de otra parte.

UN GRAN PROBLEMA CON LA ENTREGA

Esta « sobrestimación » o más bien venta al descubierto masiva del oro, subraya su rareza y la revelación de la cantidad efectiva debería lógicamente inducir su revaluación, y representar una subida muy fuerte. “Si hacemos el cálculo del total de la transacción-oro, no habrían bastantes ceros para cifrar el valor de la cantidad de oro físico que esto representa”, dice Chris Powell. Habría un gran problema si cada poseedor de ETF’s y de contratos de oro, cada trader de futuros-oro solicita la entrega física de su inversión.

Esta falsificación puede durar mientras los compradores de oro papel no exijan su contrapartida de oro física. Y esto podría llegar antes de lo previsto.

CON EL ORO FISICO NO HAY RIESGO DE CONTRAPARTIDA

El oro físico es el mejor conservador de valor, es por eso que es un valor refugio. El oro físico, tiene la capacidad de trasladar de modo seguro el poder adquisitivo en el futuro.

Fallo de la entidad emisora de los contratos de oro, acciones de las minas auríferas (ETF’s) sometidas a la geopolítica, a los costes de producción, al entorno … La multiplicación de los riesgos es demasiado peligrosa con relación al oro físico ya extraído que se puede palpar y poseer.

Los inversores no se equivocan, entre el último trimestre del 2010 y el último trimestre del 2011, la demanda de ETF’s bajó más de la mitad, pasando de 367,7 toneladas a 162 toneladas, mientras que la demanda de monedas y lingotes pasó de 1210 a 1524,4 toneladas (fuentes WGC).

Congrats on your Speedy! Replace the leather when it gets even darker that way it'll be more worth the expense S166831 I have two of them. However, I did buy them pre-loved so I didn't pay anywhere near retail. They have snags so they're far from being in mint condition but you can't tell when you're wearing them. I would have a hard time paying full retail for them. louis vuitton handbags I want one soooooooooooo bad!!!!! It's absolutely STUNNING! lv bag Anybody around? Weboor Ebene louis vuitton luggage .