Noticias RSS
    RSS
  • Todos los articulos
  • Todos los comentarios
Artículos Populares
Categorías
Enlaces

Como protegerse del riesgo de confiscación del oro?

février 6th, 2013

No debemos ser ingenuos.  Si compramos oro es porque somos prudentes, y porque nos anticipamos a ciertos problemas económicos que vienen. Tomaremos en consideración forzosamente en nuestra reflexión el hecho de que el oro puede ser requisado una vez más, pero por el momento los estados no tienen ningún interés en hacerlo. No hay móvil.

En mi opinión, solo debemos tener sentido común y respetar el adagio popular que dice “no poner todos los huevos en la misma cesta”.

Estamos en una situación económica inédita y en una experiencia monetaria jamás intentada en la historia de la humanidad. Usted perderá ciertamente dinero al final de esta crisis. La única solución patrimonial consiste en diversificar su ahorro, en diferentes activos tangibles, en diferentes localizaciones.

Tener el oro en su casa es una buena idea pero el riesgo de robo y de perdida es real. Tener el oro en su casa enterrado en el jardín a quince pasos del árbol de roble es realmente una buena idea? Tener todo su oro en cuentas de títulos desmaterializados en su banco es una buena idea? Tener todo su oro en una caja de seguridad de su banco, lo que es muy fácil de confiscar, es una buena idea? Tener todo su oro en Suiza con una frontera que sería cerrada, es una buena idea?

Individualmente ninguna de estas ideas es buena o sabia.  Es la razón por la cual aconsejo a los que me plantean la pregunta, de si tener el oro físico en su casa (que es lo que llamo un kit de supervivencia para los casos extremos), de conservarlo en Suiza, es decir fuera de la Unión Europea y fuera de las cajas de seguridad bancarias. Hace falta diversificar los puntos geográficos de almacenamiento.

Los riesgos del mercado negro

Uno de los problemas ocasionados por tener oro en el hogar en caso de confiscación por parte del estado es que si un propietario de oro lo desea utilizar, lo deberá cambiar por lo general por papel moneda.  Aunque algunos me dirán que ellos pueden en ese caso pagar directamente con oro, la historia nos enseña que es muy raro.  Los argentinos tuvieron que cambiar su oro durante la quiebra de su país en el 2001.

Los testimonios son unánimes, cambiar su oro en el mercado negro es una operación muy arriesgada.  El que cambia su oro como  un acto ilegal, no podrá hacerlo con total seguridad.

Por ello no tiene credibilidad, ni es serio el aconsejar a un propietario de oro y decirle que no tiene de que preocuparse al tener el oro en su casa, o enterrado en el jardín y cambiarlo en el mercado negro cuando sea necesario.  En la práctica, la toma de riesgos será muy elevada.

Invertir en otros activos tangibles

Otra solución en caso de confiscación del oro, es revenderlo y transformar el efectivo obtenido en otro activo tangible que puede ser la inmobiliaria (aunque es un sector muy afectado), las tierras agrícolas, o incluso en bosques.

Si yo soy un ferviente partidario del oro como muchos lo saben, como toda moneda el oro solo sirve para conservar el valor.  La idea no es hacer que compre por comprar, la idea es decirle que la confiscación es una expoliación  solo si la moneda papel que usted recupera pierde su valor y que usted no lo utiliza para convertir este “valor” en un activo tangible.

La pregunta que habrá que hacerse, será entonces, si el oro llegase a estar prohibido, cual es la otra inversión pertinente que le permitirá en ese momento conservar al máximo su valor?

Traducido de “Le Contrarien Matin” de Charles Sannat

LOS SIETE CRITERIOS DE INVERSION EN ORO SEGUN EL DR. HANS J BOCKER

janvier 22nd, 2013

En su libro “Libertad a través del oro” el Dr. Hans J. Bocker , (profesor y licenciado en ingeniería, dedicado desde hace décadas a los metales preciosos y la industria minera), expone sus siete criterios para invertir en oro físico:

  1. El oro es portátil y transportable

No es así en el caso de las sustancias químicas y los explosivos inestables, los campos de trigo, las granjas, los bienes raíces, los bosques, la leche en bolsas agujereadas, los caladeros, las pompas de jabón o la “ responsabilidad” de los políticos.

  1. El oro es fácil de identificar

Esto no es aplicable a la inteligencia de los presidentes estadounidenses, a los billetes bancarios de países recónditos, a los espías, al destino dado a grandes partidas del presupuesto nacional, a los diversos tipos de petróleo crudos, a los automóviles defectuosos, a las maquinas, a las casas, a los futuros cónyuges, a los agentes del orden publico vestidos de paisano, a las líneas de autopistas sin marcar o a las cámaras fotográficas, bien escondidas, para aplicar multas a las infracciones de tráfico.  Al oro lo reconoce hasta un guarda de zoológico, el vicepresidente de la asociación de criadores de liebres y un paciente que tras varios años se despierta de un coma.

  1. El oro es duradero

El sudor cuajado de los dioses es eterno y prácticamente indestructible.  Puede yacer durante milenios en el agua del mar, corrosiva para otros elementos, y mantenerse intacto.

  1. El oro es fraccionable

Es fácil de fraccionar, no con pinzas, alicates ni tenacillas, sino en presentaciones ya preparadas de varias denominaciones, desde las barritas de un gramo a las monedas habituales de 1 onza y hasta la moneda de 100 kilos e incluso una pieza fundida que pesa una tonelada.  No ocurre lo mismo con la propiedad y otros bienes servicios.  Por ejemplo, es imposible comprar la mitad de un corte de pelo, de un cambio de aceite, de un masaje, de un criado, de un animal de compañía (puede llevarse un buen tercio del gato), de un arrendatario, de un inquilino o de un agente de tráfico, etc.

  1. El valor del oro en relación con su peso o su volumen es grande, osea, que tiene una gran densidad de valor

El metal forma parte de una clase legalmente definida de pequeñas cosas de gran valor. Con el aumento del poder adquisitivo, aumentara la densidad de su valor o valor intrínseco.

  1. El oro es la única divisa aceptada voluntariamente en todo el mundo

En los 194 países del mundo, en guerra o en paz, se acepta el oro totalmente como materia prima comercial, valor de referencia, depósito de poder adquisitivo, objeto de trueque o alhaja.  Esta divisa universal se negocia en el mercado libre, o según sean las leyes al respecto, en los mercados grises, o negros y ni siquiera falla en casos de emergencia: durante el asedio de Saigón, solo a los oficiales survietnamitas que ofrecían un puñado de oro (no dólares), se les permitía abordar los últimos helicópteros estadounidenses.  Las masas que no tenían oro se quedaron atrás y solo horas después fueron fusiladas por los comunistas.

  1. El oro cautiva con su hermosura, su preciosidad y sus características fascinantes

El oro es eterno y eternamente hermoso.  Como las tasas de producción siguen disminuyendo a escala mundial, las cantidades de oro nuevo van resultando más escasas con el paso de los años.   Los nuevos hallazgos se vuelven cada vez menos frecuentes.  Los costes de extracción por unidad van en aumento.  Se está volviendo más escaso en comparación con el océano de papel moneda que va engrosando exponencialmente, los metales industriales y otros portadores de valor.  El oro del mundo, que podría consolidarse en un cubo con aristas de 18 metros, es sumamente escaso comparado con la masa de la Tierra, la de los océanos, y la de la mayoría de los otros elementos de la tabla periódica.  Nuestra fascinación con el oro no disminuye tras  años de permanecer en contacto con él, la gente no se cansa ni se aburre, aun después de haberse acostumbrado a él durante toda su vida.  El oro jamás será un artículo desechable, sino que continuara siendo un símbolo de prestigio permanente y que además va acompañado de cierta aura de misterio.

Extraído del libro: “Libertad a través del oro” del D.Hans J. Bocker

Y con esto concluimos  que el oro no es solo un precio que fluctua dado en dolares, el oro es valor, tradicion, seguridad ,historia y futuro.

Ficha de país: Francia y el oro

décembre 4th, 2012

Seguimos recorriendo el mundo para observar cómo se llevan los países con el oro. En esta ficha, examinaremos la relación que tiene Francia con el metal amarillo, cómo el oro ha demarcado la historia y algunas cifras sobre el oro contenido en sus cajas de seguridad.

El oro de Francia en cifras

En diciembre de 2012, Francia se encuentra en el 5to puesto de los países que poseen más oro del mundo, con 2.435,4 toneladas. Con la crisis, toda Europa ha manifestado una fuerte demanda de oro, con el 30% de la demanda en lingotes y monedas de oro, lo que ha propulsado el crecimiento de la demanda de oro en un 135% en Europa en 2011.

La relación de los franceses con el oro

El mayor crecimiento de esta demanda se ha producido en Francia, con una demanda cercana a las 4,9 toneladas en el último trimestre de 2011, comparada con las 3 toneladas demandadas en el mismo período de 2010. Esto refleja la avidez de los franceses en materia de oro, su confianza en este producto y el miedo a la crisis de la deuda soberana en la Eurozona. El oro es percibido por los franceses como un valor refugio que puede protegerles contra el cielo que podría caérseles encima.

La historia ha entablado lazos muy estrechos entre los franceses y el oro. Las monedas de oro han sido la ocasión para que numerosos soberanos sucesivos marcaran su reino grabándoles su efigie. Desde la Galia hasta nuestra época, las monedas de oro francesas han sido testigo de un pasado histórico rico y glorioso.

La historia de las monedas de oro en Francia


En el siglo VII, San Eloi, patrón de los orfebres, acuñó la primera moneda de oro real bajo el reinado del rey Dagoberto. Un siglo más tarde, se acuñaron las últimas monedas de oro bajo el reinado de Pepino el Breve y el sólido bajo Luis el Piadoso, rey de los Francos a comienzos del siglo IX, antes de que la moneda de oro desapareciera de la circulación durante 3 a 4 siglos.

Habría que esperar hasta la segunda mitad del siglo XII, bajo el reinado de San Luis, para que volviera a aparecer el escudo de oro en 1266. Pero la primera moneda de oro acuñada en grandes cantidades fue el “agnel d’or”, bajo el reinado de Felipe el Hermoso, en 1311. En 1549, el rey Henri II fue el primer soberano cuyo retrato figuraba en una moneda de oro (el Henri de oro). En el siglo XVII ha surgido la serie de Luis de oro bajo el reinado de Luis XIII, con una profusión de series bajo el reinado de Luis XV. Las primeras monedas de oro napoleónicas fueron monedas de 20 francos y de 40 francos, con las cuales los franceses han mantenido una verdadera historia de amor. Éstas son monedas de oro de inversión por excelencia.

Después de la crisis de las subprimes en 2008, los franceses se hicieron más compradores que vendedores de oro, inversión que ha superado a los seguros de vida y el sector inmobiliario, sus inversiones habituales preferidas.

Ficha de país: los turcos y el oro

novembre 22nd, 2012

Crisis en Turquía. Dos palabras que no suelen estar asociadas en estos últimos tiempos. ¿La causa? A partir que el estado turco fomenta la extracción del oro en su territorio, las finanzas del país son estables y Turquía se destaca ante sus países vecinos. Mientras que su vecina Grecia se desliza en la pendiente inexorable del endeudamiento, Turquía alza la cabeza después de decenios muy difíciles. Un retrato de esta nación que le debe mucho al oro.

El oro de Turquía en cifras

Turquía se encuentra en el puesto 18 del ranking mundial de países que poseen oro, con 302,4 toneladas en sus cajas de seguridad (cifras del World Gold Council, noviembre de 2012). Turquía está dos puestos más arriba de España, con sus 281,6. Y algo más lejos de Grecia, en el puesto 32, y de Australia, que pese a ser una gran productora de oro, se encuentra en el puesto 36.

La historia de las monedas de oro en Turquía

En 1844, el Estado turco introdujo la libra turca como divisa oficial, en reemplazo del akçe. En sus orígenes, la libra turca fue una moneda de oro, y equivalía a 100 Kurush. Hay muy bellos especímenes de estas monedas de oro que aún circulan, monedas de 25, 50 y 100 Kurush especialmente.

Turquía apuesta al oro y gana

Desde 2005, Turquía ha escogido apostar a sus recursos de oro presentes en su territorio. Y si bien el país no se encuentra en los primeros puestos de los productores de oro en el mundo, hay dos factores que lo colocan en una situación económica y geopolítica cómoda:
El país ha reanudado masivamente su producción de oro y produce 15 toneladas de oro por año.
La cotización del oro ha pasado de 250 a 1900 dólares US en menos de 10 años, lo que ha aumentado de manera considerable el valor global del oro extraído en el país.

Turquía: el verdadero poder del oro

Tengamos en cuenta que, en 2005, las modificaciones de la legislación minera turca han favorecido la explotación aurífera, que se ha triplicado en cuatro años y, como consecuencia, ha contribuido al desarrollo económico del país. Mientras que Turquía recurría en 2001 al FMI por 18va vez, el imperio bizantino ostenta en la actualidad una de las tasas de crecimiento más sólidas del mundo, a la par de los BRICS. Este fuerte crecimiento económico, alimentado por la extracción de oro, es una apuesta seria en los intercambios de Turquía con sus vecinos y con los países occidentales.

Resumen del Gold & Silver Meeting Madrid 2012

novembre 15th, 2012

Ayer tuvimos la oportunidad de asistir a la IV edición del Gold& Silver Meeting Madrid 2012, organizada por Oro y finanzas.com y la AEMP, con el patrocinio de LINGORO.com.

“Las claves para sobrevivir a la crisis financiera”, atrajo a publico variado e interesado por los temas que actualmente golpean a la economía mundial.

Los ponentes: Rubén Manso Olivar y Francisco Álvarez Molina nos han esclarecido ciertas dudas, como también nos han brindado ciertas pautas a seguir para sobrevivir o protegernos de la crisis.

Les dejamos los dos siguientes enlaces de Oro y Finanzas.com y El Mundo Financiero, en los cuales podrán leer un resumen  completo  de la conferencia.  El video de la misma estará disponible en tres semanas en la web de Oro y Finanzas.com:

–          La salida de la crisis requiere un profundo cambio del sistema financiero.

–          Manso Olivar defiende una vuelta al “patrón oro”.

Ficha de país: los Estados Unidos a la conquista del oro

novembre 14th, 2012

Liberty $20

A LINGORO.info le interesa saber cómo es la relación de los diferentes países con el metal amarillo, a través de su política monetaria y su cultura. País de la conquista de grandes espacios y del oro, los Estados Unidos son también el país de las más grandes reservas de oro con su fortaleza inviolable Fort Knox. Como país que también ha puesto fin al sistema del patrón oro para imponer la supremacía del dólar, los Estados Unidos están muy unidos al oro y, en particular, a sus monedas nacionales.

El oro de los Estados Unidos en cifras

Si bien sufre una caída constante desde 1998, la producción de oro de los Estados Unidos sigue siendo la tercera más alta. Los Estados Unidos en la actualidad ocupan el tercer lugar del podio de los principales productores mundiales de oro, con el 9,2%, detrás de China (13,8%) y Australia (10,2%).

Los Estados Unidos poseen algunas de las más grandes minas de oro del mundo, principalmente concentradas en Nevada, que representa por sí solo cerca del 80% de la totalidad de la producción de oro en los Estados Unidos. Las más conocidas son la mina de Gold Quarry, explotada por la minera australiana Newmont Mining, la mina de Cortez y de Goldstrike, explotadas por Barrick Gold. La de Cortez ha producido 40,3 toneladas en 2011, y la de Goldstrike, cerca de 31 toneladas.

En términos de reservas, los Estados Unidos poseen las mayores reservas mundiales de oro, a saber, 8.133,5 toneladas, superando por lejos a Alemania (en segundo lugar), que cuenta con 3.401 toneladas (cifras del World Gold Council correspondientes al primer trimestre de 2012). La mayor parte del oro mundial estaría conservado en dos lugares de Norteamérica: En las cajas de seguridad de la Reserva Federal de Nueva York, y en el campo militar Fort Knox.

Los norteamericanos y el oro

El espíritu de conquista propio de los norteamericanos y su fe se inscriben en cada una de las monedas de oro emitidas en los Estados Unidos. Su sentimiento religioso aparece en la inscripción IN GOD WE TRUST, en casi todas las monedas nacionales, y el espíritu de libertad y de conquista se refleja en el símbolo del águila. A través de sus monedas, los norteamericanos han desarrollado un fuerte vínculo nacional, un verdadero orgullo.

Los Estados Unidos son el país de la desmesura, y también los reyes del “market-making”, donde ciertos productos como una moneda de 1 dólar de plata de 1804 pueden valer varios millones de dólares. En materia del oro, el mercado de los Estados Unidos está completamente desconectado del mercado europeo, por ejemplo. Los norteamericanos no razonan, en términos de inversiones seguras a largo plazo, sino que están muy ávidos de rarezas.

Ellos “consumen” muchas monedas de oro nacionales cada año, aunque este año, la venta de las Águilas (nuevas) se hay reducido con respecto a años anteriores. Un dólar más fuerte y una cotización alta del oro serían los motivos del alza constante de las ventas de monedas de oro made in USA, pero los norteamericanos, como buenos patriotas, están orgullosos de poseerlas.

La fiebre del oro

Después del descubrimiento, en 1848, de algunas pepitas de oro en un arroyo de California, más de 100.000 personas fueron allí a probar suerte. La cantidad de oro de esta región californiana revolucionó el mercado mundial del metal amarillo, lo que ha implicado especialmente la devaluación del dinero. Rápidamente se autoriza la acuñación de dólares de oro y, en 84 años de producción, los Estados Unidos fabricarían 175 millones de monedas de 20 dólares.

La historia de los Estados Unidos leída a través de sus monedas

Las primeras monedas de oro han sido entregadas a los Estados Unidos en 1795. Estaban acuñadas en oro de 22 kilates. En esa época, un dólar norteamericano representaba 24 granos de oro.

Hasta 933, fecha en la cual el oro fue retirado de circulación (o la posesión de oro simplemente se hizo ilegal), se han emitido cuatro monedas de oro en el continente americano: El cent, el dime, el dólar y el águila. Esta última no sólo es la más expandida sino que también es la unidad de base de las monedas de oro. Por ejemplo: Un águila (27 milímetros de diámetro) corresponde a 10 dólares. El águila (American eagle) existe en formato de 1 onza, de 1/2 onza, 1/4 de onza y 1/10 de onza.

{0>Le 20 dollars Liberty de Saint Gaudens fut créé par le sculpteur Augustus Saint-Gaudens à la demande du président Théodore Roosevelt.<}0{>La moneda de 20 dólares Liberty de Saint Gaudens fue creada por el escultor Augusto Saint-Gaudens a pedido del presidente Theodore Roosevelt. Esta moneda mide 34 milímetros y pesa 33,437 gramos. También se han emitido 10 dólares Indio de Saint-Gaudens entre 1907 y 1933.

Estas monedas gozan hoy en día de un reconocimiento en todos los mercados del oro de inversión, y constituyen excelentes productos de diversificación.

El país que desafía al patrón oro

Los norteamericanos están muy apegados a sus monedas nacionales, y no podía ser de otra manera para su adorada divisa: El dólar.

El 15 de agosto de 1971, Nixon puso fin a la convertibilidad de los dólares en oro, lo que significó el fin del patrón oro, para asegurar la hegemonía del billete verde, convertido a partir de ese momento en la divisa internacional de referencia y que, a fuerza de tantas impresiones, ha perdido el 98% de su valor en un siglo, a diferencia del oro.

Desde hace años, organismos como el Gold Antitrust Action Committee denuncian una manipulación de la cotización del oro a favor del dólar. Circulan rumores de lo más disparatados acerca de los Estados Unidos que han empujado a los demás países a vender su oro para hacer bajar el precio. Pero los Estados Unidos no podrán despegarse por mucho tiempo de dos realidades que son ley y que la Historia va a probar con el tiempo: La fugacidad de las monedas en papel, todas destinadas a una muerte certera, y la invulnerabilidad del oro como unidad de cuenta, reserva de valor e intermediario de los intercambios.

Para comprar monedas americanas entra en: LINGORO.com

Ficha de país: Suiza, una tradición de orfebres

octobre 31st, 2012

20 Francos Suizos Vreneli

En Lingoro.com nos interesa la historia del oro en los diferentes países del mundo, las relaciones que tienen las distintas culturas con el metal amarillo. Suiza tiene una relación muy tradicional con el oro y atrae a cada vez más compatriotas españoles.

El oro en Suiza
El Franco Suizo, definido por su peso en gramos de oro y de plata, se ha convertido en un sustituto del oro cuando se fundó el Banco Nacional Suizo. Durante la Primera Guerra Mundial, el Franco Suizo se despegó definitivamente del oro. En la actualidad, sólo se trata de una moneda de papel.
En Suiza, es posible encontrar oro en numerosos lugares, en forma de pequeños rastros como lentejuelas de oro, por ejemplo. La región Napf, en el centro del país, es el principal yacimiento de oro y contendría aún millones de francos franceses en lentejuelas de oro. Con muchas de estas regiones ricas, Suiza posee en la actualidad 1040 toneladas de reservas de oro. Y ocupa el 7mo puesto de la clasificación establecida por el World Gold Council de julio de 2012.

El pasado turbulento de Suiza

Por su posición estratégica, su neutralidad política y económica, su fiscalidad ventajosa, Suiza cuenta con oro “recuperado” por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Alrededor de las dos terceras partes del oro vendido a Suiza durante la guerra fueron adquiridos ilegalmente.
Si a eso añadimos la cultura del secreto (anonimato y secreto bancario), Suiza ha accedido a un cuasi—monopolio del mercado del oro en Europa: “Jamás la cantidad total de oro almacenado simultáneamente en los 94 armarios ha superado la suma alcanzada a finales de junio de 1943: oro por 730,5 millones de francos suizos,”.

La ausencia de control sobre las transacciones que se llevaban a cabo en las fronteras suizas ha permitido al país realizar buenos negocios, hasta los menos legales, como el tráfico de monedas de oro entre Italia y Suiza.

Esto ha contribuido considerablemente a convertir a Suiza en el lugar seguro (y la caja fuerte) de las reservas de oro del continente europeo.
Aún hoy día, Suiza se beneficia con una “clemencia económica” que la transforma en el refugio de numerosos ahorradores, inversionistas y hombres de negocios que desean escapar de la fiscalidad de sus países.

La relación de los suizos con el oro

Suiza está ligada a una especie de secreto bancario, que prohíbe a los bancarios divulgar cualquier tipo de información con respecto a un cliente y a sus cuentas. El país tiene una fiscalidad muy ventajosa. Por eso, son muchos quienes guardan allí su dinero, y también su oro.
Además, el país es muy tradicional en materia de orfebrería. Los suizos están muy vinculados al oro. Prueba de ello son la relojería de punta y los numerosos fundidores.

La historia de las monedas de oro en Suiza
Los suizos han podido construir su moneda hasta 1848, cuando una nueva constitución se los ha impedido. A partir de 1871, tras varias pruebas se ha logrado confeccionar una moneda de oro confederal. La monetización regular no comenzó hasta 1883. Se trataba de una moneda de 20 Francos, bautizada « la 20 Francos Vreneli » o « cabeza de Helvecia », de la cual se han acuñado 58,9 millones de ejemplares. Emitida entre 1883 y 1949, esta moneda pesa 6,45 gramos y mide 21 milímetros. Su porcentaje de oro es de 900/1000. Del lado de la cruz, esta moneda de oro representa una cabeza de mujer que personifica a la Confederación Suiza. Del lado de la cara, representa una cruz suiza. Esta moneda de oro tiene las mismas características que los Napoleones franceses.
Pese a las tentativas del partido UDC de reinstaurar una nueva moneda de oro (especialmente para aliviar al Franco Suizo, convertido en divisa refugio y sobrevaluado), Suiza sin embargo ha renunciado al Franco de oro.

Oro en suiza

En el contexto de inestabilidad y de sospecha en torno a la salud de los países de la Eurozona, riesgos de confiscación, etc., la conservación en cajas de seguridad suizas se ha convertido en la mejor opción para el oro.

Para comprar FRANCOS SUIZOS VRENELI entra en: LINGORO.com

El oro es una inversión duradera

octobre 29th, 2012

En un mundo donde los recursos naturales se agotan, el oro es la única inversión duradera que existe. Nada más dura: las tecnologías evolucionan a una velocidad inalcanzable, las monedas en papel están destinadas a una muerte segura, el crecimiento no dura nunca. El oro pasa a través de los siglos sin que le salga ni una arruga, pese a todas las tentativas de vulgarización por parte de sus detractores. Es la moneda hecha para resistir el paso del tiempo.

La obsolescencia programada
Una emisión que transmiten por el canal Arte, en Francia, se llama “Listo para descartar – ¿Obsolescencia programada? La “obsolescencia programada” (también llamada “el desuso planificado”) agrupa todas las técnicas que apuntan a reducir la duración de vida o de utilización de un producto con el fin de aumentar las tasas de reemplazo. Es lo que figura en la descripción del vídeo. Ya todo está dicho para el próximo siglo: el hombre evoluciona en una sociedad “Kleenex”, donde todo es reemplazable y bueno para descartar. En un momento en que la duración de vida del hombre es cada vez más larga, los bienes, la tecnología, se hacen obsoletos rápidamente. Nos empujan sin cesar al consumo forzándonos a creer que el crecimiento es infinito, que es sólo cuestión de estirar la mano y abastecernos de un cuerno de abundancia.

Los bancos en la silla de los acusados
El problema es cuando esta obsolescencia (no programada) afecta a los establecimientos financieros, cuyos gobiernos antes eran garantes de un cierto orden y de una cierta moralidad, y de las monedas, ya que las monedas fiduciarias, consideradas de confianza, se basan en un contrato de confianza mutua entre varios actores: pueblo, bancos, gobiernos…. Ahora bien, si la confianza se va, es la economía la que se desmorona.

Sin embargo, según L’Observatoire 2012 Ifop /FBF sobre la imagen de los bancos, el 69% de los franceses tiene una buena imagen de los bancos, y el 81% tiene una buena imagen de su propio banco. Nos gustaría saber con cual público ha sido realizado este estudio, ya que la reputación de los bancos ha sido abatida en estos últimos tiempos, y ha acumulado escándalos. Y la amenaza de la bancarrota sigue pendiendo sobre los bancos “intoxicados” desde 2008. Si a estos chanchullos (en los cuales están implicados los bancos más grandes) le añadimos el hecho que incluso los “más estables” se han visto degradados por los organismos de calificación (17 bancos alemanes por Moody’s el verano pasado), la credibilidad de los bancos está más que quebrantada. Y cuando la confianza en los establecimientos financieros se va socavando, también se ve afectada la moneda que distribuyen.

“He comprado un poco de oro, porque el dólar tiene fecha de vencimiento”. Es un hecho: desde su creación, todas las monedas en papel están destinadas a una desaparición segura, en especial porque ya no están adosadas a un activo tangible como el oro.
Antes de desaparecer, todas ellas experimentan una lenta degradación para terminar en el arcón de los recuerdos.
La excelente obra de James Turk y John Rubino, « L’effondrement du dollar et de l’euro et comment en profiter » (La caída del dólar y del euro, y cómo aprovecharla), Edición le Jardin des Livres, explica claramente este principio de no durabilidad de la “moneda deuda”, como la llaman. De hecho, el dinero en papel no es otra cosa que un reconocimiento de deuda infinita. Una deuda que, en los Estados Unidos, es de aproximadamente 150.000 dólares por habitante. La vida a crédito de los norteamericanos durante mucho tiempo ha conservado la ilusión de un crecimiento para un país que gasta mucho para mantener un cierto nivel de vida. Le invitamos a leer los numerosos ejemplos de monedas ya desaparecidas, en el segundo capítulo de esta obra (“Las monedas en papel siempre mueren”).

Concientes de la vanidad de sus empresas y sobre todo cuando la gente es cada vez menos crédula, los banqueros despliegan tesoros imaginarios para crear “productos que duran”, en los cuales podemos tener confianza durante mucho tiempo, y que estarán siempre allí cuando estemos jubilados. El año pasado, por ejemplo, tuvo lugar la semana del inversionista socialmente responsable. Se trataba de hacer conocer inversiones en empresas que privilegiaban las energías renovables o la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

La gente sigue manteniendo la ilusión (y la esperanza) de que todo va a durar, ya que el ser humano tiene necesidad de estabilidad. Ahora bien, las grandes instituciones, la moneda única a la cual nos han querido convencer a fuertes golpes del método Couet, todo eso puede desaparecer más brutalmente que como ha aparecido. Mientras los políticos no miren más allá de sus narices y no planifiquen reformas para los próximos 30 o 40 años, las cosas están destinadas a desaparecer muy rápidamente.

El oro: el mejor conservador de valor

El oro, aunque más no sea por sus sorprendentes propiedades físicas, ha servido de moneda desde hace siglos, por no decir milenios. Su rareza, su ductilidad, el hecho de que no se oxida y resiste al ácido hacen que este metal tenga todas las cualidades requeridas para que sea una buena moneda. Como decía Píndaro 5 siglos antes de nuestra era: “El oro es el hijo de Zeus: ni la polilla ni el óxido lo devoran”.

El oro es, por ejemplo, el mejor conservador de valor y, a la vez, el mejor protector contra la inflación. Prueba de ello es que se puede comprar lo mismo con una onza de oro desde la Antigüedad. En la época del Faraón Toutmosis III, se necesitaba el equivalente de 2 onzas de oro (unos 62 g) para comprar un buey. En la actualidad, se necesitarían 2,5 onzas. La inflación ha sido bastante débil en 4000 años. En 1911 se podía comprar una bicicleta con un Napoleón de 20F ¡y hoy aún se puede comprar una bicicleta con la misma moneda! Si aún tuviera necesidad de convencerse del valor eterno del oro, esta pequeña historia publicada por Robin F, llamada “Ahorrar de 1912 a 2012: ¿con billetes o con monedas de oro? le explicará mejor la cualidad principal del oro, que reside en su capacidad de conservar poder de compra.

Adosar una moneda al abrigo del oro es “ponerla al abrigo de la podredumbre, enfermedad congénita de todas las monedas en papel”, para citar una expresión del profesor de economía Antal Fekete. La preocupación de la gente no será reemplazar un material pasado de moda u obsoleto, sino encontrar trabajo y poder alimentarse. Quienes ya poseen oro podrán comprar de todo con él. El oro es una inversión de largo plazo que está hecha más para proteger el ahorro que para derivar efectivo rápidamente, pero esta propiedad también la tiene.

¿En vías de la remonetización?
La Editorial sobre materias primas del 19/10 pasado evoca el cambio de estatus del oro ante los bancos, gracias a los acuerdos de Bâle III actualizados. De este modo, el comité de Bâle III (versión 2012) acaba de decidir que a partir de ahora el oro será contabilizado para el 100% de su valor. Es así considerado como un activo de riesgo 0, al igual que las obligaciones soberanas clasificadas AAA o el efectivo en dólares o en euros. Lo que ha cambiado es que el oro es, a partir de ahora, contabilizado al 100% de su valor y no más al 50%. Los bancos centrales tienen así mucho interés en poseer oro en sus cajas de seguridad y en diversificar sus reservas. Sin ánimo de pronunciarnos por un retorno al patrón oro o por una remonetización factual del oro, la Historia prueba que, en cada crisis económica grave, en cada crisis monetaria y bancaria, el oro vuelve al ruedo en el circuito de los intercambios monetarios.

Cualesquiera sean las fluctuaciones de su cotización, actualmente en fase de consolidación, el oro sigue siendo un activo duradero.

GRECIA, LA NUEVA MINA DE ORO DE EUROPA?

octobre 19th, 2012

He aquí una noticia que podría bien cambiar el rumbo del país más insolvente de la Unión Europea.  Grecia rebosaría  recursos naturales (gas, petróleo y oro) y se convertiría en el nuevo El Dorado europeo.  Con los beneficios esperados de la explotación de estos recursos, el país estaría en condiciones de pagar su deuda…. Sin contar la deuda que Alemania tiene con Grecia desde la segunda Guerra mundial.

El país, que hasta entonces había dejado a un lado la búsqueda de explotación de sus recursos naturales, decidió reanudar  la explotación de petróleo y gas de su tierra.  Grecia es actualmente un pequeño productor de petróleo con 2.000 barriles por día, que cubren solo el 0,5% de sus necesidades.  Pero las cosas podrían cambiar con las tres licitaciones lanzadas en tres regiones helenas.  Si las estimaciones de rendimiento de estos recursos petroleros quedan no obstante anecdóticas, es diferente en el caso del gas situado en los bordes de Chipre.

Todavía mejor, es el hecho de convertirse en el 2016 en el primer productor aurífero de Europa por delante de Finlandia.  Estamos muy lejos del rendimiento de los productores más grandes como China y Australia, pero se estiman en 3.000 millones de euros el impacto de estas minas, aproximadamente la cantidad de la deuda griega.

Y la deuda alemana?

Es otra deuda de la que no se habla (y que no es reconocida por el “agradecido”), se trata de la deuda que tiene Alemania con Grecia desde la Segunda guerra mundial.  Este tema ha sido evocado por cierta prensa durante la visita de Angela Merkel, el 9 de octubre a Grecia.

Además de los perjuicios sufridos (Grecia fue uno de los países que mas resistencia puso durante la II guerra mundial), un saqueo sistemático de los recursos, el dinero requisado para el esfuerzo de la guerra, mas todas las reservas de oro del banco central griego que fueron saqueadas y jamás entregadas.

Si la historia tiene un poco mas de memoria, la situación de Grecia hubiera sido muy diferente, y sus recursos naturales se utilizarían hoy mejor que para pagar una improbable deuda.  En cualquier caso este es un país que podría salir de la crisis por el oro.  Teniendo en cuenta el curso récord que este podría alcanzar en los próximos años, una explotación rentable de 425.000 onzas en 2016 no es despreciable.

Sigue siendo necesario que una parte no despreciable de estos beneficios se quede en las manos del Estado griego.

¿Por qué la cotización del oro está condenada al alza?

juillet 31st, 2012

El oro fue el primer metal conocido por la humanidad en épocas primitivas, y es la moneda por excelencia desde hace varios milenios. Nada ha cambiado. El oro nos protege, ahora y siempre, contra los riesgos de la inflación y las variaciones irracionales de las divisas nacionales. Con una onza de oro, uno puede comprar hoy día casi la misma cantidad de bienes de primera necesidad que en la época del Imperio Romano, o de la civilización egipcia*.

Sin embargo, la cotización del oro ha bajado bastante en las últimas semanas.  Algunos motivos son: la valorización del dólar, la baja del petróleo y los grandes actores que han decidido abandonar mercados considerados volátiles para disminuir su riesgo y cobrar sus plusvalías sobre una cotización que se había duplicado en menos de tres años. El oro es una de las materias primas más usadas. Los intercambios representan más de 4 billones de dólares por año. Es normal en ese caso que dependa tanto de las circunstancias coyunturales que le rodea. Un contexto donde todo es posible en el corto plazo: una fuerte alza temporal para contrarrestar las principales caídas bursátiles, un estancamiento o una lenta caída si el dólar continúa valorándose y el petróleo sigue cayendo.

En el largo plazo, existe una sola posibilidad que nos parece factible: el valor del oro no podrá más que acrecentarse. Y éstos son algunos de los motivos más que válidos:

  • Más que todos los demás índices, el precio del oro ha evolucionado enormemente entre 2000 y 2008. Se ha cuadruplicado en ese período, pero pese a ello aún no ha llegado a la mitad de los niveles de 1980 (en datos corregidos por la inflación).
  • La oferta de las minas es muy inferior a la demanda final. Las empresas que explotan los yacimientos de oro han cerrado las minas más difíciles de explotar para mejorar su rentabilidad. La producción de oro mundial se encuentra estancada. Como hacen falta entre 7 y 10 años para explotar nuevos yacimientos, durante ese período la demanda será más fuerte que la oferta. El año en que la producción ha comenzado a disminuir ya ha pasado: fue en 2001, con un poco más de 2.500 toneladas extraídas. La cantidad de metal amarillo producido hasta la fecha es de 155.000 toneladas, que cabrían dentro de un enorme cubo de 20 metros de lado. Aún quedan unas 100.000 toneladas de oro en la tierra, de las cuales como máximo la mitad se puede explotar.
    Datos interesantes: Extraer una onza de oro cuesta en total 700 dólares en la actualidad. La cincuentena de minas que entrarán en servicio de aquí al año 2015 producirán únicamente 600 toneladas y, paralelamente, muchos yacimientos van a cerrarse. Al final, hay que prever una progresión del 3 al 4% de la producción donde la demanda es muy superior y únicamente se ve compensada por las ventas de los bancos centrales (que también se reducen).
  • El oro progresa siempre cuando las tasas reales son bajas. Ahora bien, estamos en un período de tasas de interés bajas, incluso muy bajas (EE.UU.). Los desempeños del oro en los períodos de estanflación han sido demostrados muchas veces. El metal amarillo se comporta muy bien cuando las tasas de interés reales son nulas o negativas (el oro no proporciona ningún rendimiento).
  • A partir de 2004, los bancos han acatado los acuerdos de Washington con el fin de regular y limitar las ventas de las reservas de oro de los bancos centrales. Por ende, no se puede esperar un flujo masivo de oro proveniente de los bancos centrales. Algunos bancos centrales incluso desean comprar oro: China, Rusia y fondos soberanos de los países del Golfo.
  • La demanda no deja de aumentar, en especial en la industria (13%) y sobre todo en la joyería (70%). Estos dos sectores tienen una progresión anual en sus necesidades de aproximadamente un 5% a un 8%. El consumo de joyas va a seguir en aumento a medida que las poblaciones del Sur, muy entusiastas de la orfebrería, accedan a un mejor nivel de vida. En veinticinco años, las compras de joyas han aumentado de 1.000 a 3.000 toneladas por año. En 2007, India ha consumido el 23%, el resto de Asia el 22% (de los cuales el 13% corresponde a China), Medio Oriente el 14%, y los Estados Unidos el 11%. En promedio, cada habitante del planeta se apropia de 0,7 de gramo de oro por año. El consumo de oro crece con el poder adquisitivo, lo que se refleja en la demanda de los países emergentes. La correlación entre el consumo del metal amarillo y el rendimiento mundial por habitante está confirmada.
  • Como el comercio del oro está liberado en China pero la importación aún está muy reglamentada, el potencial de crecimiento es enorme, ya que la demanda no deja de aumentar.
  • El oro vuelve a convertirse en un valor refugio, y las compras de oro financiero se disparan. Desconectado de los desempeños de las acciones u obligaciones, el oro es más bien una herramienta de diversificación de la cartera para los fondos de pensión y para inversores profesionales. El oro tiene la gran ventaja de no poder ser duplicado por pedido y de no depender más de la soberanía de un Estado. Las características de rareza y de seguridad son, en definitiva, las bases del oro. Y ya ha dado pruebas de ello en épocas difíciles (por ejemplo, durante la crisis de Argentina, los propietarios de oro no sufrieron la enorme devaluación de la moneda local). Cualquier problema geopolítico es favorable para el oro, al igual que cualquier crisis financiera (también ha dado pruebas de ello durante la crisis bursátil de este año).
  • Las reciente crisis de los Estados Unidos ha hecho tomar conciencia a los ahorradores de que las inversiones monetarias dinámicas eran riesgosas. Eso ha desencadenado un reflejo de compra de oro.
  • Desde 2002, el dólar no deja de perder su valor frente a la mayoría de las divisas. El oro es percibido como “el anti-dólar” por excelencia. La excesiva emisión de dólares por parte de la FED devalúa el valor de la moneda, lo que genera un aumento en el nivel de los precios en los EE.UU. y en el resto del mundo. El poder de compra de un dólar está cada vez más corroído. En cambio el oro, por su rareza, mantiene su valor. El nivel actual del dólar no es inédito. La paridad Euro/Dólar (reconstituida a partir de las antiguas monedas nacionales de la Euro zona actual) era de 1,70 dólares por Euro el 7 de enero de 1980.
  • Como el oro estaba cotizado en dólares, una baja del dólar implicaba un alza mecánica de la cotización del metal precioso.  Para contrarrestar la caída del crecimiento norteamericano, la FED debe mantener las tasas de interés bajas y eso ocasionará que el dólar siga debilitado.
  • El alza del oro está vinculada al retorno de la inflación, que está asociada a la subida vertiginosa de las cotizaciones del petróleo y de las materias primas o agrícolas. En el largo plazo, lo más probable es que el precio del petróleo no caiga, y la inflación mundial debería mantenerse en la franja alta durante muchos años.

Como conclusión, las principales razones para comprar son: el oro es un valor refugio conocido y aceptado en todo el mundo, la demanda de los países emergentes es fuerte y las necesidades a mediano y largo plazo son superiores a la oferta.

En resumen, como ya habrá comprendido, nosotros le aconsejamos invertir en oro. Ahora sólo queda saber cómo. HAGA CLIC AQUÍ PARA LEER LO QUE SIGUE.

* : En la época del Faraón Tutmosis III, se necesitaba el equivalente de 2 onzas de oro (unos 62 g) para comprar un buey. En la actualidad, se necesitarían 2,5 onzas. La inflación ha sido bastante débil en 4000 años.

Traducido del blog: L’or et l’argent

Ahorrar desde 1912 al 2012: ¿mejor con billetes o con monedas de oro?

juillet 10th, 2012

El siguiente es un análisis interesante que realiza un escritor de un medio online llamado Ágora vox, acerca de las diferencias entre ahorrar con billetes emitidos por los gobiernos y las monedas de oro.  Mediante este relato podemos ver que el oro siempre ha mantenido su valor, mientras que las monedas de papel desaparecen, o se devalúan al antojo de los gobiernos.

Y empieza así:

<<El 24 de junio de 1912, un valiente obrero llamado Anatole ahorra la suma de 100 francos, para sus descendientes. Le pagan 5 francos por día para 10 horas de trabajo como obrero tipográfico en una imprenta. Es un buen salario, ya que muchos otros ganan menos: un obrero carpintero o un obrero no especializado ganan 3 francos por día, una costurera 2 francos y un obrero agrícola, 1,5 francos.

El pan de 1 kg vale 0,40 francos. Esos 100 francos representan así el salario de 20 días y también 250 kg de pan. A razón de un día de paga que ahorre por mes, ha tenido que ahorrar más de un año y medio (20 meses) para juntar esos 100 francos.

Para el ahorro, hay tres soluciones:

– billetes, por ejemplo, 2 billetes de 50 francos « rosa y azul »

– monedas de plata, por ejemplo, 20 monedas de 5 francos « Escudo », o sea 500 g de plata con una ley de 900 milésimas

– monedas de oro, por ejemplo, 5 monedas de 20 francos « Napoleón», o sea 32,25 g de oro con una ley de 900 milésimas.

Como obrero tipógrafo, Anatole está fascinado por el nuevo billete de 100 francos del Banco de Francia, diseñado por Luc-Olivier Merson. Es el primer billete policromo en circulación. Con respecto a los viejos billetes monocromos negros, azules, violetas o incluso bicolores azul y rosa, ¡qué revolución! Es así que decide optar con total seguridad por la modernidad y coloca ese billete nuevo debajo de su pila de sábanas.

Entre las dos guerras, el billete de 100 francos « Merson » queda debajo de las sábanas, pero pierde valor ya que el alza de precios es importante. Para compensar la inflación Poincaré devalúa brutalmente el franco por medio de la ley del 25 de junio de 1928, que divide por cinco su valor en oro: el franco vale, a partir de ese momento, 65,5 mg de oro con una ley de 900 milésimas.

El valor anterior del franco, llamado franco Germinal, había sido definido por la Convención en 1795 y luego por la ley de 7 germinal año XI (27 de marzo de 1803). El franco Germinal equivalía a 5 g de plata con una ley de nueve décimas, y también a 322,58 mg de oro a nueve décimas (es decir, una relación oro/plata de 15,5). Es por eso que la moneda de 20 francos de oro pesaba 0,32258 x 20 = 6,4516 g desde la revolución hasta la devaluación de 1928.

Es así como, en 1928, las monedas de oro y de plata, cuyo valor en metal precioso se ha hecho cinco veces más fuerte con respecto al valor facial, son desmonetizadas y retiradas de la circulación (o tesorizadas). Pero los billetes siguen siendo válidos, y Anatole deja sus 100 francos « Merson » debajo de su pila de sábanas.

En octubre de 1936, el franco vuelve a ser devaluado y se decide que, desde ese momento, puede fluctuar entre 43 y 49 mg de oro con una ley de 900 milésimas. Luego, a comienzos de 1939, tras una nueva devaluación, el valor oro se define en 27,5 mg con una ley de 900 milésimas.

Con la guerra, la caída continúa, y en febrero de 1940 el franco no vale más que 23,34 mg de oro con una ley de 900 milésimas (es decir, 21 mg de oro fino).

Con la liberación llega el desorden. Billetes pre-guerra, billetes emitidos por el Estado Francés, y billetes emitidos por los norteamericanos, todos juntos. El 4 de junio de 1945, se retiran de la circulación todos los billetes con un valor superior o igual a 50 francos. Ese intercambio masivo contra  cortes de reserva de 300 y 5000 francos, se realizó en 12 días en toda Francia. Más tarde, cuando se imprimieron los nuevos billetes de 100 francos « Joven campesino », el hijo de Anatole se quedó con uno que colocó debajo de la pila de sábanas.

Tras la guerra, la inflación se hace cada vez peor, y el poder de compra de un billete de 100 francos se viene abajo. Dos nuevas devaluaciones tienen lugar en 1945 y 1949.

Tras recobrar el poder en 1958, el general de Gaulle anuncia la creación de un « franco pesado » que confía a su ministro de finanzas, Antoine Pinay, y al economista Jacques Rueff. El 27 de diciembre de 1958 una ordenanza implementa el « nuevo franco », igual a 100 francos viejos. Como el viejo franco valía 1,8 mg de oro fino en ese momento (33 veces menos que el franco Poincaré de 1928, y 12 veces menos que en 1940), el nuevo franco vale entonces 180 mg de oro fino.

Las viejas monedas y billetes siguen siendo válidos algún tiempo, pero la cifra inscrita en su faz vale ahora centavos de franco. El nieto de Anatole cambia así el billete de 100 francos viejos « Joven campesino» que le ha legado su padre, a cambio de una reluciente moneda de 1 franco « Sembradora » de níquel. La moneda le parece muy bella y brillante. Y la coloca debajo de la pila de sábanas.

El valor del nuevo franco es una vez más devaluado un poco en 1969 y pasa a 160 mg de oro. Luego la referencia con el oro es abandonada e incluso prohibida por los acuerdos de Kingston en 1976.

Durante los años 70 a 90, la inflación sigue presente y se producen algunas devaluaciones suplementarias. En el año 2000, la moneda de 1 franco « Sembradora » sigue teniendo curso legal.

Finalmente, después de 17 devaluaciones del franco en el transcurso del siglo 20, llegamos a la gran revolución del pasaje al euro: las monedas y billetes se pone en circulación el 1ro de enero de 2002. Los franceses tienen 6 meses para intercambiar sus francos en todos los bancos, y luego 3 años más para las monedas y 10 años para los billetes en el Banco de Francia.

En enero de 2002, el bisnieto de Anatole saca la moneda de 1 franco « Sembradora » de debajo de las sábanas y va a cambiarla por euros: 1 moneda de 10 centavos, más una moneda de 5 centavos. Vuelve a colocar las 2 monedas debajo de la pila de sábanas.

Y más tarde, el 24 de junio de 2012, el tataranieto de Anatole, que tiene 60 años, piensa que la fecha aniversario es conveniente y le dice a su hijo:

– Pierre, te tengo que transmitir algo. Hace exactamente un siglo, tu tatarabuelo Anatole ahorró 100 francos. En esa época, era una suma importante. Todos sus descendientes han conservado cuidadosamente esa suma y ha sido transmitida de generación en generación, en forma de billetes y luego de monedas, pasando por dos guerras mundiales y varios cambios de moneda. Hoy te entrego solemnemente el equivalente a los 100 francos del principio: 15 centavos de euro. Ahora es tu deber conservarlos y transmitírselos a tus hijos, para perpetuar la tradición familiar.

– Pero papá, ¿qué quieres que haga con 15 centavos? ¡No alcanzan ni para pagar un cuarto de baguette! ¡Con eso, puedo comprar apenas 40 gramos de pan!

CONCLUSION

Hoy, en 2012, Pierre, un obrero que cobra el salario básico gana 50 euros por día por 7 horas de trabajo. Gana 1100 euros por mes por 22 días trabajados.

1 kg de pan cuesta 4 euros, y para ganar 250 kg hacen falta 1000 euros. Ahorrando 1 día de salario por mes, como su tátara -tátara abuelo Anatole, debe ahorrar durante 20 meses.

Sin embargo, si su ancestro hubiera ahorrado sus 100 francos en 20 monedas de 5 francos de plata « Escudo », él tendría ahora unos 340 euros, en lugar de 15 centavos. Con eso, podría comprar 85 kg de pan.

Pero si su ancestro hubiera ahorrado sus 100 francos en 5 monedas de 20 francos de oro « Napoleón », él tendría aproximadamente 1300 euros. Eso representa 26 días de salario, y más de 2 años de ahorros (26 meses). Con todo ese dinero, podría comprar 325 kg de pan…>>

Por: Lizette Paternina

REPORTAJE SOBRE LOS « ZAMA-ZAMA » DEL ORO EN SUDAFRICA

juin 20th, 2012

Si la cotización sube; los ladrones están a la orden del día.

Los explotadores sudafricanos se enfrentan a una competencia cada vez más feroz: los zama-zama, a menudo antiguos mineros regulares, que les roban el metal precioso en condiciones extremas.

Foto de Arnaud Thierry

EMPIEZA EL RELATO:

“Las pesadas puertas se cierran, la jaula oxidada se sacude estrepitosamente, y nosotros comenzamos a sumergirnos en la oscuridad. Los zumbidos nos atraviesan las orejas mientras que la temperatura y la humedad se hacen cada vez más opresivas. No menos que 84 caras negras se apilan en tres niveles. Después de un descenso interminable, el ascensor se queda quieto “#DRD Blyvoor, nivel 15, 1783,08 metros” se puede leer en un letrero verde. Bienvenido al décimo quinto nivel de la mina Blyvoor, explotada por la empresa minera DRD Gold, a casi 1,8 kilómetros bajo la superficie de la Tierra. Los hombres se montan luego a bordo de pequeños vagones (donde se apiñan hasta una decena en cada uno de ellos) y luego aún tienen que caminar un rato sobre fragmentos de roca filosos antes de llegar a su lugar de trabajo. Allí, los haces luminosos que emanan de sus cascos barren la oscuridad y revelan la presencia de hombres doblándose sobre paredes destripadas en medio del estruendo de martillos y picos. Más allá de la zona iluminada comienza el territorio de los ladrones de oro. En los muros, hay signos que indican el camino a los iniciados, que penetran en el inmenso laberinto de galerías.

Se estima que el subsuelo sudafricano encierra unas 36.000 toneladas de oro, es decir, un tercio de las reservas mundiales aún no explotadas. Pero la gran época de las minas sudafricanas se encuentra en decadencia. En 1970 el país representaba más del 70% de la producción mundial de metal precioso, y hoy representa menos del 10%.

Las minas más profundas del mundo se encuentran en los alrededores de Johannesburgo. Su explotación es un combate permanente, un abismo que devora energía y material. Los sistemas de climatización cuestan fortunas. Sólo la rentabilidad económica de estas operaciones puede justificar esas condiciones de trabajo, según explica Chris Miller, representante de la empresa aurífera Gold Fields.

Los “zama-zama” al acecho

En el mes de septiembre, el precio de la onza de oro rozaba los 1.900 dólares, es decir seis veces más que su valor de hace diez años. A este precio, el oro ya no les interesa solamente a las empresas sino a todo tipo de bandoleros. Ubicada en la provincia de Gauteng, la mina Blyvoor remueve unas 80.000 toneladas de tierra por mes, de donde se extraen cerca de 300 kilos de oro. En total, eso representa 3,6 toneladas por año, es decir casi el 2% de la producción nacional. La galería no tiene más que 1,50 metro de alto, para “limitar el material necesario estrictamente al mínimo”, explica Hennie-King, uno de los responsables de DRD Gold. Incluso el fango que recubre el suelo contiene oro: entre 3 y 4 gramos por tonelada, es decir un poco menos que los 4,5 gramos de oro por tonelada de tierra.

El equipo de la mañana cava y hace saltar los bloques de tierra que los equipos de la tarde y de la noche hacen subir a la superficie. Los vagones vuelcan la tierra sobre un transportador que la reparte sobre bandejas horizontales que la llevan a la superficie. En uno de los volquetes, una mano ha trazado con pintura roja las palabras “zama-zama” en letra de imprenta.

La expresión proviene del idioma zulú y significa algo así como “los que buscan su destino”. También es el nombre que se les da a los ladrones de oro que operan en las minas más profundas y más peligrosas de Sudáfrica. A cientos de metros bajo tierra, extraen el oro con sus propias manos. Son en general hombres jóvenes que sueñan con hacerse ricos. Son miles en el Estado libre, y la ciudad de Welkom es su feudo.

Una larga silueta demacrada se desliza discretamente en una casa destartalada del pueblo de Thabong, nuestro punto de encuentro en Welkom. Con la cara en parte oculta por su turbante, el hombre es visiblemente desconfiado y usa gafas de sol. Hace sólo pocos días que volvió a la superficie. Prefiere mantenerse discreto. “Sin nombre, sin foto”, exige antes de empezar.

Este zama-zama vuelve de pasar un tiempo bajo tierra con otras nueve personas, La mayoría son antiguos mineros que conocen el oficio. Les sucede de pasar semanas, a veces meses, bajo la tierra. El trabajo les rinde bastante, pero también pagan su precio por ello.

PEPITAS EN SUIZA

Los zama-zama se aventuran allí donde los demás mineros no se atreven a llegar. Hacen saltar la roca sin medidas de seguridad y trabajan sin sistema de aireación o de climatización en galerías donde la temperatura puede llegar a los 50°C. No tienen suficiente agua para limitar las nubes de polvo y trabajan en medio de una atmósfera de mercurio que penetra la piel y las vías respiratorias. Al cabo de algunos días bajo la tierra, se pierde toda noción del tiempo, explica el hombre. Muchos se vuelven locos en esas condiciones de pesadilla.

Los ladrones de oro existen desde el comienzo de la industria aurífera. Cada dos años, las empresas como Gold Fields realizan entrevistas individuales y someten a sus empleados al detector de mentiras para desenmascarar a los eventuales ladrones. Es difícil calcular las cantidades de oro robadas o extraídas ilegalmente. El gobierno calcula que el monto de los robos es de 617 millones de euros, es decir, el 10% de la producción anual nacional. Nuestro interlocutor va develando cada vez más: “Podéis llamarme Peter, si os place”, nos dice súbitamente antes de proseguir. “Hay menos gente en las galerías durante la noche y justo antes de las explosiones”. Es en ese momento que los zama-zama se proveen de material y de explosivos. “No los robamos, simplemente los usamos sin pedir autorización”, explica con una sonrisa.

Antes, los ladrones se conformaban con partes de minas abandonadas, pero en la actualidad también están presentes en las secciones en explotación. Una vez bajo tierra, es prácticamente imposible encontrarles en ese laberinto de galerías de varios miles de kilómetros. El oro se trabaja directamente en la mina. Los intermediarios se encargan de proporcionar las herramientas y máquinas en las galerías y de revender el oro puro en la superficie. Peter no sabe en qué se convierte su botín.

La mayor parte del tiempo, ese oro pasa por Swazilandia y Mozambique antes de llegar a India o a China. También aterriza en Suiza, afirma Dick Kruger, de la Cámara de Minas. ¿Cómo saberlo? Gracias a los métodos de rastreo sobre las partículas finas, que permiten identificar la zona, el método de extracción e incluso quizás la mina de donde proviene el oro. Sin embargo esto no sirve de mucho, reconoce Kruger: “eso nos da el punto de partida y de llegada del oro, y quizás el recorrido”.

Cuanto más sube el precio, más florece la actividad de los ladrones. En 2008 Peter permaneció seis meses seguidos en la mina. Volvió a subir el 25 de julio: “una fecha que nunca voy a olvidar”. Seis meses de labor en la oscuridad y en el horno para obtener unos 1.680 euros. Hoy, podría ganar 4.800 en el mismo período. Peter se vuelve a colocar sus gafas de sol y sonríe. Algo es seguro: va a volver a descender en la mina”.

Un reportaje de Brigitte Reisenberger , periodista y coautora del libro: “El libro negro del oro. Ganadores y perdedores de la nueva fiebre del oro”.

LA LOGICA DEL MERCADO DEL ORO

mai 17th, 2012

El mercado del oro responde a una lógica que puede parecer ilógica pero que continua siendo lógica y explicamos por qué:

En  período de inflación es decir de arrebato monetario, donde las planchas de billetes funcionan a pleno rendimiento, la moneda pierde  valor ya que la cantidad de ésta en circulación aumenta.

El oro cuya cantidad queda fija, va a ver pues su precio exprimido en moneda y sufrirá una subida fuerte. Simple.

Cuando se trata de un período de recesión, el riesgo es la deflación. La deflación es la baja del precio del conjunto de los activos debido a una contracción de la masa monetaria (disminución de la cantidad de dinero disponible).

En este caso, los inversores piensan, con razón por otra parte, que vale más mantener  la moneda que  oro,  la cantidad de este último es relativamente fija, mientras que la cantidad de moneda disminuye, en este caso entonces la moneda se aprecia y el oro baja.

Pasó a partir de octubre de 2008 en el momento de la quiebra del banco Lehmann  Brother’s.

Este período de anticipación de recesión es siempre incomodo para el particular que invierte en oro.

Sin embargo no hay que perder de vista los fundamentos económicos.  Vivimos una crisis de endeudamiento.

Por definición la deuda es exprimida por ración de deuda / PIB. Si el PIB disminuye  en un marco de recesión esto quiere decir que la ración de endeudamiento aumenta.

Al cabo del camino de la recesión se encuentra la insolvencia de los estados que son ya incapaces de rembolsar sus deudas.

Esta corrección del oro es sin duda una de las últimas ocasiones para volver sobre el mercado de los metales preciosos antes de la toma de conciencia general del gran trastorno monetario que viene.

Para tener en cuenta:

El oro va a aumentar gracias a la inflación si los Estados deciden poner a funcionar la plancha de billetes para pagar sus deudas.

El oro va a aumentar porque la recesión hará insolvente los estados que no podrán rembolsar sus deudas.

El solo caso donde el oro podría ser perdedor sería en caso de un retorno a un crecimiento sostenible, fuerte, y perenne.

Y nosotros no vamos por ese camino.

Por: Charles Sannat

La creación de una moneda del futuro recompensada en oro

avril 11th, 2012

¿Una reliquia bárbara, el oro? Para los viejos economistas que apelan a Keynes seguramente, pero no para la mayoría de las personas para las que el oro es una inversión de futuro cuyo valor no deja de aumentar (2 tercios), y para las que el oro hasta podría ser una mejor moneda que el dólar y el euro. El oro es un valor que todavía tiene bellos días por delante, el único que ha servido de moneda de intercambio en el curso de los siglos y que ha sobrevivido a todas las monedas. ¿Es esta la razón por la cual La Royal Mint Canadiense quiere recompensar la creación de una moneda electrónica con oro físico?.

Carteras virtuales, pagos por teléfono móvil … La era está en la desmaterialización del dinero contante y sonante. No podemos negar su lado práctico. Las ventajas de una moneda del futuro parecen no haber escapado a la Royal Mint canadiense que desea seguramente desempolvar su imagen ,abriendo un concurso a los desarrolladores de softwares que deberán basar sus ideas sobre un formato de divisa electrónica.

Para la Moneda Real Canadiense, la creación de una moneda virtual se sitúa en la evolución lógica de la moneda. Los temas ha desarrollar son por supuesto la seguridad y la facilidad de las transacciones, lo que nos lleva al corazón de la problemática de las monedas virtuales: la piratería. La moneda Bitcoin ha pagado el precio en junio de 2011.

Una recompensa en oro

La paradoja de este concurso es que los premios se distribuyen en oro: un lingote de 10 onzas de oro (con un valor de $ 17.000) para el primer puesto y los creadores de las mejores aplicaciones de B2C y micro-pagos serán premiados con tres monedas de oro cada uno (un total de aproximadamente US $ 5.100). Incluso un concurso orientado a la “moneda del futuro” de oro es una manera de rendir homenaje a la moneda, que es la más antigua. También es un recordatorio de que el oro es una moneda de futuro y sin duda más duradero que la moneda electrónica por venir.

Por: Lizette Paternina

España a la reconquista del Oro

avril 6th, 2012

25 Pesetas de Alfonso XII

España y el Oro: un poco de cifras y de historia

Decimonoveno país sobre 100 con 281,6 toneladas de Oro, España forma parte de las 20 reservas mundiales más grandes de oro.

Desde el descubrimiento del Nuevo Mundo por Cristóbal Colon, los lazos entre España y el oro son muy estrechos.  Incas, aztecas, El Dorado, tesoros, conquistadores….todo olía a oro en la España del siglo XVI, pero por desgracia gran cantidad se dilapidó por pagar guerras interminables.

Relación de los españoles con el Oro

Orgullosos y sentimentales, los españoles tienen un afecto especial hacia las monedas nacionales como las pesetas de oro, en particular por las 25 Pesetas de Alfonso XII y las 100 Pesetas de Alfonso XIII.  Estas monedas de semi-colección son también piezas excelentes de inversión más allá de su interés numismático.

A los españoles les gusta también invertir en monedas de oro internacionales y reconocidas en el mundo entero como es el caso de las: Krugerrands sudafricanas, Maple Leaf canadiense, Panda China, American Eagle…. Y también en los 50 pesos mexicanos, si bien esta moneda es la favorita de los mexicanos por todo el valor histórico y sentimental que tiene para ellos, también se convierte en una opción para personas de otros países que desean realizar una inversión a largo plazo y a la vez tener una de las monedas de oro mas bonitas que existen.

Con la crisis en medio, la afección de los españoles por el oro se ha visto incrementada y se traduce en el número de pequeños sitios de compra y venta que florecen por doquier y sobre todo de joyerías, implantadas ellas, desde hace mucho tiempo en el tejido económico de España.

Pero aparte de este menudeo que abunda a la salida del metro de las grandes ciudades,  los españoles  han empezado poco a poco a integrarse en el mundo del oro de inversión, entrando en un mercado que el resto de los europeos dominan y conocen desde hace mucho tiempo.

Debido a esta reciente inmersión, la desconfianza y la inseguridad se posan sobre ellos,  lo que les lleva a la gran mayoría a tener el oro guardado en sus casas, con todos los riesgos que esto implica; en lugar de las cajas de seguridad destinadas para ello.

Pero como pasó con los franceses y alemanes solo es cuestión de tiempo para que los españoles empiecen a valorar otras opciones mas seguras y practicas para guardar sus monedas de oro, de forma segura, porque no todas las empresas son fraudulentas, no todas huyen con el dinero de los clientes, las hay muy seguras, transparentes y rentables. Solo es cuestión de informarse, comparar y trabajar con aquella que nos ofrezca mayor seguridad y confianza.

España en crisis a la reconquista del oro

En el momento en el que redactamos nuestro artículo sobre los españoles y el oro, el país sufre de frente el revés de la crisis económica.

En España, no se trata solo de la deuda pública (aunque ésta comienza a tocar al estado), se trata sobretodo de los particulares y de los ahorradores quienes son los primeros perjudicados y tocados por la crisis. Las medidas recientes de austeridad tomadas por el nuevo gobierno en el poder desde diciembre de 2011 no van a arreglar nada.

Los españoles se manifiestan particularmente contra la flexibilización de las condiciones de despido, a favor de las empresas. Si el fin de esta política “europea” es de ” romper el empleo ” con el fin de reindustrializar el país, esta medida pretende sobre todo tranquilizar a los mercados cuyos portavoces fieles son los gobiernos de Alemania y Francia.

Todo esto, por supuesto, ayudar a cambiar el juego en términos de demanda de oro por parte de los españoles, porque tienen menos confianza en su gobierno y  en sus bancos.