Noticias RSS
    RSS
  • Todos los articulos
  • Todos los comentarios
Artículos Populares
Categorías
Enlaces

La Lira italiana, Marengo

janvier 29th, 2013

20 LIras Marengo

El apego de los italianos a las tradiciones se refleja en su moneda de oro nacional: la Marengo.

El equivalente a las 25 pesetas  de Alfonso XII  en España.

Características e historia:

La lira italiana, cuyo nombre proviene del latín libra, se comenzó a emitir en 1861. Integró desde 1865 la Unión monetaria latina (primera tentativa de unificación por medio de una moneda).

A raíz de la Unión latina, llamamos Marengo a todas las monedas del mismo valor, entre las que se encuentran las 20 Liras italianas: 20 Liras Napoleón, Vittorio Emanuele II y III, Umberto I, Carlo Alberto etc.

La moneda de oro italiana más común es la 20 liras Victor Emanuel y Umberto Primero.

Concebida para el comercio, y acuñada a gran escala, la Lira de oro italiana está compuesta por oro solido de pureza 900%. Se encuentra en los siguientes valores nominales: 5 liras, 10 liras, 20 liras, 50 liras, 80 liras y 100 liras.

Descripción

El diseño que ilustra el reverso es siempre el mismo, con algunas variaciones: el escudo de armas de la Casa de Saboya, con una cruz central, culminada por una corona y rodeado todo el conjunto por otra de laurel. En la parte inferior del escudo encontramos  el valor (L izquierda para Libra) y el valor facial a la derecha (por ejemplo, 20). La marca de la moneda de Roma (R) en la parte inferior de la moneda.

Como para el Soberano o el Napoleón, existen muchas ilustraciones para el anverso como monarcas reinantes en Italia hubo desde 1863 hasta 1940.  Vittorio EmanueleII, Umberto I, Carlo Alberto, Napoleón…..

Sus puntos fuertes

Como todas las monedas de este tipo, cotizan a la misma velocidad, con un aumento de la prima en caso de crisis grave seguida de una elevada demanda, para aquellas personas que les gusta diversificar sus compras en oro, no es una mala opción, pero no deja de ser una moneda con un toque semi numismático, y más bien demandada en su madre patria.

Se puede obtener una plusvalía sobre esta moneda si el precio del oro evoluciona considerablemente, es una pieza  para tener a mediano o largo plazo.

Ficha de país: Francia y el oro

décembre 4th, 2012

Seguimos recorriendo el mundo para observar cómo se llevan los países con el oro. En esta ficha, examinaremos la relación que tiene Francia con el metal amarillo, cómo el oro ha demarcado la historia y algunas cifras sobre el oro contenido en sus cajas de seguridad.

El oro de Francia en cifras

En diciembre de 2012, Francia se encuentra en el 5to puesto de los países que poseen más oro del mundo, con 2.435,4 toneladas. Con la crisis, toda Europa ha manifestado una fuerte demanda de oro, con el 30% de la demanda en lingotes y monedas de oro, lo que ha propulsado el crecimiento de la demanda de oro en un 135% en Europa en 2011.

La relación de los franceses con el oro

El mayor crecimiento de esta demanda se ha producido en Francia, con una demanda cercana a las 4,9 toneladas en el último trimestre de 2011, comparada con las 3 toneladas demandadas en el mismo período de 2010. Esto refleja la avidez de los franceses en materia de oro, su confianza en este producto y el miedo a la crisis de la deuda soberana en la Eurozona. El oro es percibido por los franceses como un valor refugio que puede protegerles contra el cielo que podría caérseles encima.

La historia ha entablado lazos muy estrechos entre los franceses y el oro. Las monedas de oro han sido la ocasión para que numerosos soberanos sucesivos marcaran su reino grabándoles su efigie. Desde la Galia hasta nuestra época, las monedas de oro francesas han sido testigo de un pasado histórico rico y glorioso.

La historia de las monedas de oro en Francia


En el siglo VII, San Eloi, patrón de los orfebres, acuñó la primera moneda de oro real bajo el reinado del rey Dagoberto. Un siglo más tarde, se acuñaron las últimas monedas de oro bajo el reinado de Pepino el Breve y el sólido bajo Luis el Piadoso, rey de los Francos a comienzos del siglo IX, antes de que la moneda de oro desapareciera de la circulación durante 3 a 4 siglos.

Habría que esperar hasta la segunda mitad del siglo XII, bajo el reinado de San Luis, para que volviera a aparecer el escudo de oro en 1266. Pero la primera moneda de oro acuñada en grandes cantidades fue el “agnel d’or”, bajo el reinado de Felipe el Hermoso, en 1311. En 1549, el rey Henri II fue el primer soberano cuyo retrato figuraba en una moneda de oro (el Henri de oro). En el siglo XVII ha surgido la serie de Luis de oro bajo el reinado de Luis XIII, con una profusión de series bajo el reinado de Luis XV. Las primeras monedas de oro napoleónicas fueron monedas de 20 francos y de 40 francos, con las cuales los franceses han mantenido una verdadera historia de amor. Éstas son monedas de oro de inversión por excelencia.

Después de la crisis de las subprimes en 2008, los franceses se hicieron más compradores que vendedores de oro, inversión que ha superado a los seguros de vida y el sector inmobiliario, sus inversiones habituales preferidas.

Ficha de país: los Estados Unidos a la conquista del oro

novembre 14th, 2012

Liberty $20

A LINGORO.info le interesa saber cómo es la relación de los diferentes países con el metal amarillo, a través de su política monetaria y su cultura. País de la conquista de grandes espacios y del oro, los Estados Unidos son también el país de las más grandes reservas de oro con su fortaleza inviolable Fort Knox. Como país que también ha puesto fin al sistema del patrón oro para imponer la supremacía del dólar, los Estados Unidos están muy unidos al oro y, en particular, a sus monedas nacionales.

El oro de los Estados Unidos en cifras

Si bien sufre una caída constante desde 1998, la producción de oro de los Estados Unidos sigue siendo la tercera más alta. Los Estados Unidos en la actualidad ocupan el tercer lugar del podio de los principales productores mundiales de oro, con el 9,2%, detrás de China (13,8%) y Australia (10,2%).

Los Estados Unidos poseen algunas de las más grandes minas de oro del mundo, principalmente concentradas en Nevada, que representa por sí solo cerca del 80% de la totalidad de la producción de oro en los Estados Unidos. Las más conocidas son la mina de Gold Quarry, explotada por la minera australiana Newmont Mining, la mina de Cortez y de Goldstrike, explotadas por Barrick Gold. La de Cortez ha producido 40,3 toneladas en 2011, y la de Goldstrike, cerca de 31 toneladas.

En términos de reservas, los Estados Unidos poseen las mayores reservas mundiales de oro, a saber, 8.133,5 toneladas, superando por lejos a Alemania (en segundo lugar), que cuenta con 3.401 toneladas (cifras del World Gold Council correspondientes al primer trimestre de 2012). La mayor parte del oro mundial estaría conservado en dos lugares de Norteamérica: En las cajas de seguridad de la Reserva Federal de Nueva York, y en el campo militar Fort Knox.

Los norteamericanos y el oro

El espíritu de conquista propio de los norteamericanos y su fe se inscriben en cada una de las monedas de oro emitidas en los Estados Unidos. Su sentimiento religioso aparece en la inscripción IN GOD WE TRUST, en casi todas las monedas nacionales, y el espíritu de libertad y de conquista se refleja en el símbolo del águila. A través de sus monedas, los norteamericanos han desarrollado un fuerte vínculo nacional, un verdadero orgullo.

Los Estados Unidos son el país de la desmesura, y también los reyes del “market-making”, donde ciertos productos como una moneda de 1 dólar de plata de 1804 pueden valer varios millones de dólares. En materia del oro, el mercado de los Estados Unidos está completamente desconectado del mercado europeo, por ejemplo. Los norteamericanos no razonan, en términos de inversiones seguras a largo plazo, sino que están muy ávidos de rarezas.

Ellos “consumen” muchas monedas de oro nacionales cada año, aunque este año, la venta de las Águilas (nuevas) se hay reducido con respecto a años anteriores. Un dólar más fuerte y una cotización alta del oro serían los motivos del alza constante de las ventas de monedas de oro made in USA, pero los norteamericanos, como buenos patriotas, están orgullosos de poseerlas.

La fiebre del oro

Después del descubrimiento, en 1848, de algunas pepitas de oro en un arroyo de California, más de 100.000 personas fueron allí a probar suerte. La cantidad de oro de esta región californiana revolucionó el mercado mundial del metal amarillo, lo que ha implicado especialmente la devaluación del dinero. Rápidamente se autoriza la acuñación de dólares de oro y, en 84 años de producción, los Estados Unidos fabricarían 175 millones de monedas de 20 dólares.

La historia de los Estados Unidos leída a través de sus monedas

Las primeras monedas de oro han sido entregadas a los Estados Unidos en 1795. Estaban acuñadas en oro de 22 kilates. En esa época, un dólar norteamericano representaba 24 granos de oro.

Hasta 933, fecha en la cual el oro fue retirado de circulación (o la posesión de oro simplemente se hizo ilegal), se han emitido cuatro monedas de oro en el continente americano: El cent, el dime, el dólar y el águila. Esta última no sólo es la más expandida sino que también es la unidad de base de las monedas de oro. Por ejemplo: Un águila (27 milímetros de diámetro) corresponde a 10 dólares. El águila (American eagle) existe en formato de 1 onza, de 1/2 onza, 1/4 de onza y 1/10 de onza.

{0>Le 20 dollars Liberty de Saint Gaudens fut créé par le sculpteur Augustus Saint-Gaudens à la demande du président Théodore Roosevelt.<}0{>La moneda de 20 dólares Liberty de Saint Gaudens fue creada por el escultor Augusto Saint-Gaudens a pedido del presidente Theodore Roosevelt. Esta moneda mide 34 milímetros y pesa 33,437 gramos. También se han emitido 10 dólares Indio de Saint-Gaudens entre 1907 y 1933.

Estas monedas gozan hoy en día de un reconocimiento en todos los mercados del oro de inversión, y constituyen excelentes productos de diversificación.

El país que desafía al patrón oro

Los norteamericanos están muy apegados a sus monedas nacionales, y no podía ser de otra manera para su adorada divisa: El dólar.

El 15 de agosto de 1971, Nixon puso fin a la convertibilidad de los dólares en oro, lo que significó el fin del patrón oro, para asegurar la hegemonía del billete verde, convertido a partir de ese momento en la divisa internacional de referencia y que, a fuerza de tantas impresiones, ha perdido el 98% de su valor en un siglo, a diferencia del oro.

Desde hace años, organismos como el Gold Antitrust Action Committee denuncian una manipulación de la cotización del oro a favor del dólar. Circulan rumores de lo más disparatados acerca de los Estados Unidos que han empujado a los demás países a vender su oro para hacer bajar el precio. Pero los Estados Unidos no podrán despegarse por mucho tiempo de dos realidades que son ley y que la Historia va a probar con el tiempo: La fugacidad de las monedas en papel, todas destinadas a una muerte certera, y la invulnerabilidad del oro como unidad de cuenta, reserva de valor e intermediario de los intercambios.

Para comprar monedas americanas entra en: LINGORO.com

La moneda de oro del Señor de los Anillos: quien quiere el tesoro?

novembre 5th, 2012

Moneda de oro -Hobbit Bilbo

El 1ro de noviembre, la New-Zeland Post empezó a acuñar monedas de oro de curso legal sobre el tema del Señor de los Anillos. Una iniciativa que debería seducir más a los fanáticos de J.R.R. Tolkien que a los inversores. Con un precio dos veces superior a la cotización del oro, la moneda de oro tiene motivos para generar entusiasmo.

Pocas veces el marketing del cine habría llegado tan lejos. La trilogía del Señor de los Anillos, de Peter Jackson, cuenta con muchísimos seguidores, y Nueva Zelanda, la patria de la Tierra Media y la Comarca (donde se han filmado las películas), lo sabe muy bien.

Con ocasión del 4to capítulo del Señor de los Anillos (“El Hobbit”), que es, en realidad, el primero, Nueva Zelanda lanza una moneda “Hobbit” de curso legal, de las cuales algunas son de oro puro con una ley de 999,90‰ (24 kilates). Una bella opción con 3 monedas de una onza sobre las cuales figura el habitual retrato de Su Majestad la reina Isabel II en el anverso y, en el reverso, el retrato de Bilbon Bolson (héroe y protagonista de la película), así como Gandalf y Thorin Escudo de Roble. Sobre el titular dice “Tierra Media – Nueva Zelanda” en inglés y en el idioma de los elfos.

Las monedas propuestas tienen una tirada muy limitada: 1.000 ejemplares para la moneda de oro Bilbon y solamente 250 estuches que contienen 3 monedas de una onza con la esfinge de los tres protagonistas.

La moneda única costará 3.695 dólares y el estuche de 3 monedas, 10.995 dólares.
A 1680,60 dólares la onza de oro actualmente, las monedas son sobrevendidas con una prima de colección asombrosa de entrada, que está muy lejos del precio spot de la moneda. Está claro que no se trata de una buena inversión en absoluto.

Ciertamente, el Señor de los Anillos tiene un éxito innegable, sobre todo después de la salida del primer capítulo en 2002, pero estas monedas son, al igual que las reproducciones del precioso anillo de oro, objetos de colección pero no una buena inversión. En resumen, un artilugio para fanáticos afortunados.

Los compro-oro: crónica de una quiebra anunciada

juillet 12th, 2012

Pese a una cotización del oro siempre muy alta (aunque se hable del fuerte período de consolidación actual), no es por vender oro que vamos a salir ganando. ¿Por qué las agencias compro-oro se encuentran amenazadas con la quiebra? Porque apuestan a una subida constante de la cotización del oro. Un muy mal cálculo para estas empresas cuyo volumen de negocios baja junto con la cotización del oro.

Por ejemplo el grupo CVA Direct (el n°1 de compra de oro en la tele) está en cese de actividades en Francia. Esto no hace más que corroborar nuestras previsiones sobre este tipo de comercios. No desde un punto de vista ético, sino estratégico. Es mejor tener solvencia y observar un Business model diferente para tener éxito en este oficio. Para decirlo de otro modo, no apostar únicamente a la sola alza de la cotización del oro, ya que ésta fluctúa tanto al alza como a la baja, incluso en el seno de un mercado alcista a largo plazo. Los períodos de baja consecutivos harán estragos en las agencias de compro-oro. Y no sorprenderá ver a más de la mitad de esta tiendas poner el candado en la puerta de aquí a fin de año.

Baja la cotización del oro = baja el volumen de negocios

Incluso el comunicado publico que acompaña la entrada en  bolsa de Gold by Gold (empresa especializada en la compra y el reciclado de oro) precisa con mucha razón la posibilidad de este riesgo en el capítulo dedicado a los riesgos vinculados a las fluctuaciones de la cotización del oro: “una evolución a la baja de las cotizaciones del oro durante un período prolongado podría afectar negativa y significativamente el volumen de actividad y los desempeños de la empresa”.

La problemática es doble con una baja duradera de la cotización del oro: la gente no vende porque espera que la cotización vuelva a subir y comprende cada vez más el interés de destinar una parte de su ahorro al oro físico, y/o de conservar lo que ya posee.

Los franceses cada vez menos inclinados a vender su oro
En testimonio de ello estas cifras que revela la encuesta IFOP llevada a cabo por la empresa francesa AuCOFFRE.com dueña de LINGORO.com, el pasado mes de  febrero:
El 84% de los franceses estiman que el oro es un valor refugio. Las tres cuartas partes también destacan el hecho de que se trata de una inversión segura, particularmente en contexto de crisis económica. Invertir en oro es incluso considerado más interesante que otros productos de inversión más comunes tales como el sector inmobiliario o las acciones, y todo esto para una parte importante de la población en total: para la mitad de los franceses.

Vender su oro hoy en día sería como vaciar el contenido de su botella de agua en pleno desierto. Por último, incluso si la mayoría aún no razona en esos términos, cada vez más las personas están menos dispuestas a intercambiar un bien que tiene el mismo valor desde hace 6000 años (actualmente se puede comprar una vaca con dos onzas de oro, como en la época del Faraón Tutmosis III) a cambio de una moneda en caso de necesidad.

No hay prórroga sin un Business model coherente
Es la suerte que corren estas empresas que han querido surfear la cresta de la ola sin razonar sobre el ahorro, y las monedas de inversión. Sin un Business model coherente con la naturaleza misma del producto (que es un valor refugio, que se inscribe en el tiempo), no hay salvación. La avidez y el efecto de moda no bastan. Y una vez que la cotización del oro vuelva a subir  (cosa que no es una vaga profecía sino una certeza teniendo en cuenta los malos fundamentos económicos) será demasiado tarde para que estas empresas corrijan su curso.

Cuando compramos oro como seguro, no existe nunca un mal momento para comprar, ya sea que la cotización esté alta o baja. Y las empresas como AuCOFFRE.com, LINGORO.com, o Bullionvault, que proponen el oro como un seguro anti-crisis, lo han comprendido bien. Es por eso que su business model es radicalmente diferente y está instalado en la duración. Y por eso estas empresas estarán siempre allí cuando el sistema económico y financiero se desmorone, ya que los seguros nunca quiebran cuando no hay siniestro.

Ahorrar desde 1912 al 2012: ¿mejor con billetes o con monedas de oro?

juillet 10th, 2012

El siguiente es un análisis interesante que realiza un escritor de un medio online llamado Ágora vox, acerca de las diferencias entre ahorrar con billetes emitidos por los gobiernos y las monedas de oro.  Mediante este relato podemos ver que el oro siempre ha mantenido su valor, mientras que las monedas de papel desaparecen, o se devalúan al antojo de los gobiernos.

Y empieza así:

<<El 24 de junio de 1912, un valiente obrero llamado Anatole ahorra la suma de 100 francos, para sus descendientes. Le pagan 5 francos por día para 10 horas de trabajo como obrero tipográfico en una imprenta. Es un buen salario, ya que muchos otros ganan menos: un obrero carpintero o un obrero no especializado ganan 3 francos por día, una costurera 2 francos y un obrero agrícola, 1,5 francos.

El pan de 1 kg vale 0,40 francos. Esos 100 francos representan así el salario de 20 días y también 250 kg de pan. A razón de un día de paga que ahorre por mes, ha tenido que ahorrar más de un año y medio (20 meses) para juntar esos 100 francos.

Para el ahorro, hay tres soluciones:

– billetes, por ejemplo, 2 billetes de 50 francos « rosa y azul »

– monedas de plata, por ejemplo, 20 monedas de 5 francos « Escudo », o sea 500 g de plata con una ley de 900 milésimas

– monedas de oro, por ejemplo, 5 monedas de 20 francos « Napoleón», o sea 32,25 g de oro con una ley de 900 milésimas.

Como obrero tipógrafo, Anatole está fascinado por el nuevo billete de 100 francos del Banco de Francia, diseñado por Luc-Olivier Merson. Es el primer billete policromo en circulación. Con respecto a los viejos billetes monocromos negros, azules, violetas o incluso bicolores azul y rosa, ¡qué revolución! Es así que decide optar con total seguridad por la modernidad y coloca ese billete nuevo debajo de su pila de sábanas.

Entre las dos guerras, el billete de 100 francos « Merson » queda debajo de las sábanas, pero pierde valor ya que el alza de precios es importante. Para compensar la inflación Poincaré devalúa brutalmente el franco por medio de la ley del 25 de junio de 1928, que divide por cinco su valor en oro: el franco vale, a partir de ese momento, 65,5 mg de oro con una ley de 900 milésimas.

El valor anterior del franco, llamado franco Germinal, había sido definido por la Convención en 1795 y luego por la ley de 7 germinal año XI (27 de marzo de 1803). El franco Germinal equivalía a 5 g de plata con una ley de nueve décimas, y también a 322,58 mg de oro a nueve décimas (es decir, una relación oro/plata de 15,5). Es por eso que la moneda de 20 francos de oro pesaba 0,32258 x 20 = 6,4516 g desde la revolución hasta la devaluación de 1928.

Es así como, en 1928, las monedas de oro y de plata, cuyo valor en metal precioso se ha hecho cinco veces más fuerte con respecto al valor facial, son desmonetizadas y retiradas de la circulación (o tesorizadas). Pero los billetes siguen siendo válidos, y Anatole deja sus 100 francos « Merson » debajo de su pila de sábanas.

En octubre de 1936, el franco vuelve a ser devaluado y se decide que, desde ese momento, puede fluctuar entre 43 y 49 mg de oro con una ley de 900 milésimas. Luego, a comienzos de 1939, tras una nueva devaluación, el valor oro se define en 27,5 mg con una ley de 900 milésimas.

Con la guerra, la caída continúa, y en febrero de 1940 el franco no vale más que 23,34 mg de oro con una ley de 900 milésimas (es decir, 21 mg de oro fino).

Con la liberación llega el desorden. Billetes pre-guerra, billetes emitidos por el Estado Francés, y billetes emitidos por los norteamericanos, todos juntos. El 4 de junio de 1945, se retiran de la circulación todos los billetes con un valor superior o igual a 50 francos. Ese intercambio masivo contra  cortes de reserva de 300 y 5000 francos, se realizó en 12 días en toda Francia. Más tarde, cuando se imprimieron los nuevos billetes de 100 francos « Joven campesino », el hijo de Anatole se quedó con uno que colocó debajo de la pila de sábanas.

Tras la guerra, la inflación se hace cada vez peor, y el poder de compra de un billete de 100 francos se viene abajo. Dos nuevas devaluaciones tienen lugar en 1945 y 1949.

Tras recobrar el poder en 1958, el general de Gaulle anuncia la creación de un « franco pesado » que confía a su ministro de finanzas, Antoine Pinay, y al economista Jacques Rueff. El 27 de diciembre de 1958 una ordenanza implementa el « nuevo franco », igual a 100 francos viejos. Como el viejo franco valía 1,8 mg de oro fino en ese momento (33 veces menos que el franco Poincaré de 1928, y 12 veces menos que en 1940), el nuevo franco vale entonces 180 mg de oro fino.

Las viejas monedas y billetes siguen siendo válidos algún tiempo, pero la cifra inscrita en su faz vale ahora centavos de franco. El nieto de Anatole cambia así el billete de 100 francos viejos « Joven campesino» que le ha legado su padre, a cambio de una reluciente moneda de 1 franco « Sembradora » de níquel. La moneda le parece muy bella y brillante. Y la coloca debajo de la pila de sábanas.

El valor del nuevo franco es una vez más devaluado un poco en 1969 y pasa a 160 mg de oro. Luego la referencia con el oro es abandonada e incluso prohibida por los acuerdos de Kingston en 1976.

Durante los años 70 a 90, la inflación sigue presente y se producen algunas devaluaciones suplementarias. En el año 2000, la moneda de 1 franco « Sembradora » sigue teniendo curso legal.

Finalmente, después de 17 devaluaciones del franco en el transcurso del siglo 20, llegamos a la gran revolución del pasaje al euro: las monedas y billetes se pone en circulación el 1ro de enero de 2002. Los franceses tienen 6 meses para intercambiar sus francos en todos los bancos, y luego 3 años más para las monedas y 10 años para los billetes en el Banco de Francia.

En enero de 2002, el bisnieto de Anatole saca la moneda de 1 franco « Sembradora » de debajo de las sábanas y va a cambiarla por euros: 1 moneda de 10 centavos, más una moneda de 5 centavos. Vuelve a colocar las 2 monedas debajo de la pila de sábanas.

Y más tarde, el 24 de junio de 2012, el tataranieto de Anatole, que tiene 60 años, piensa que la fecha aniversario es conveniente y le dice a su hijo:

– Pierre, te tengo que transmitir algo. Hace exactamente un siglo, tu tatarabuelo Anatole ahorró 100 francos. En esa época, era una suma importante. Todos sus descendientes han conservado cuidadosamente esa suma y ha sido transmitida de generación en generación, en forma de billetes y luego de monedas, pasando por dos guerras mundiales y varios cambios de moneda. Hoy te entrego solemnemente el equivalente a los 100 francos del principio: 15 centavos de euro. Ahora es tu deber conservarlos y transmitírselos a tus hijos, para perpetuar la tradición familiar.

– Pero papá, ¿qué quieres que haga con 15 centavos? ¡No alcanzan ni para pagar un cuarto de baguette! ¡Con eso, puedo comprar apenas 40 gramos de pan!

CONCLUSION

Hoy, en 2012, Pierre, un obrero que cobra el salario básico gana 50 euros por día por 7 horas de trabajo. Gana 1100 euros por mes por 22 días trabajados.

1 kg de pan cuesta 4 euros, y para ganar 250 kg hacen falta 1000 euros. Ahorrando 1 día de salario por mes, como su tátara -tátara abuelo Anatole, debe ahorrar durante 20 meses.

Sin embargo, si su ancestro hubiera ahorrado sus 100 francos en 20 monedas de 5 francos de plata « Escudo », él tendría ahora unos 340 euros, en lugar de 15 centavos. Con eso, podría comprar 85 kg de pan.

Pero si su ancestro hubiera ahorrado sus 100 francos en 5 monedas de 20 francos de oro « Napoleón », él tendría aproximadamente 1300 euros. Eso representa 26 días de salario, y más de 2 años de ahorros (26 meses). Con todo ese dinero, podría comprar 325 kg de pan…>>

Por: Lizette Paternina

El Soberano británico: la moneda de oro que abre todas las puertas

juin 14th, 2012

Anverso

Y si el Soberano no fuera una moneda de oro como las demás… Como vamos a descubrir, su historia da muestras de ello en lo ámbitos más diversos y variados (puede leer nuestro artículo sobre la especificación y la historia del Soberano: El Soberano: la moneda de oro preferida de la Reina de Inglaterra)

El Soberano británico es, sin lugar a dudas, una de las monedas de oro más respetadas y seguras jamás acuñadas. Ha sido una fuente de inspiración para las grandes realizaciones de la historia, y ha permitido salvar la vida a una cantidad importante de personas de todos los horizontes, en situaciones diversas y variadas. También ha figurado en la comedia y la ficción inglesa y occidental y ha formado parte de la identidad británica. Ha servido como moneda tanto en el seno del territorio británico como en el resto del mundo.

En el apogeo del imperio británico, los Soberanos de oro eran una moneda tan potente que se los llamaba “el ejército de San Jorge”, luego de que se grabara una representación de San Jorge venciendo al dragón en el anverso de la moneda, en 1817. Es por eso que se puede decir que el Soberano ha contribuido a formar y reforzar el imperio británico.

Kit de supervivencia durante la segunda guerra mundial

El Soberano ha sido denominado “medalla de oro de la supervivencia”. Esto comienza a partir de 1916, en que los pilotos son remunerados con pequeños paquetes de 4, 6, 8 o 12 soberanos de oro (para los cuales firman un formulario antes de cada vuelo) según la presunta peligrosidad de la misión.

Durante la segunda guerra mundial, los aviadores británicos y norteamericanos, así como los agentes de la SOE (Dirección de operaciones especiales, el servicio secreto británico), sistemáticamente utilizaban los Soberanos como garantía de su libertad, cualquiera fuera el país donde encontraran dificultades u hostilidades.

Como las monedas de papel fluctúan rápidamente y con mucha amplitud, el Soberano de oro es un valor seguro. Durante el ataque de la base de misiles nazi de Peenmünde, los comandos de la SOE se ocupan de llevar con ellos una gran cantidad de Soberanos de oro de servirían como medio de persuasión para su liberación si eran capturados. Esto ha inspirado a Ian Fleming cuando escribió “Desde Rusia con amor”: Q le da a James Bond una maleta especial que contiene armas… ¡y 50 monedas de oro en el forro!

Más recientemente y de manera igualmente asombrosa, varios ejércitos han incluido Soberanos en su kit de supervivencia: los aviadores americanos y británicos y los agentes especiales de la SOE han cosido en el forro de la ropa Soberanos para comprar alimentos, asegurarse un alojamiento o para tener un poder de negociación en caso de conflictos con las fuerzas enemigas.
En 1991, el Ministerio de Defensa invirtió 1 millón de libras en Soberanos de oro como previsión para la guerra del Golfo. Las monedas que no sirvieron al ejército han sido revendidas algunos años más tarde, lo que le ha permitido obtener grandes rendimientos.

El ejército no fue el único en creer en el poder del Soberano. A modo de ejemplo, los combatientes Sikh lo utilizaban para oponerse a la dominación británica en India. Ocultaban los Soberanos en un bolsillo de piel en el fondo de su garganta y la utilizaban como moneda a cambio de su libertad.

Otro ejemplo es el del hijo de un rico industrial que residía en Thessalonique en Macedonia que cuenta cómo su familia se ha protegido de la hambruna durante la invasión alemana convirtiendo toda su fortuna en Soberanos que escondían en los marcos de las puertas. Aquellos que han preferido conservar la moneda en papel se han encontrado con muchos billetes griegos que habían perdido todo su valor.

Algunos recordarán seguramente la serie de los años 1960, Dad’s Army, basada en la Home Guard durante la segunda guerra mundial en la ciudad balnearia de Wilmington. En el episodio “Miser’s Hoard” (literalmente, el tesoro del avaro), se descubren los Soberanos del detective Frazer (que son los ahorros de toda una vida). La capitán Mainwaring, bancaria durante el día, intenta persuadirle de poner su fortuna en un lugar seguro… en el banco. Frazer, que no confía en nadie y por eso, tampoco en el banco, intenta hallar una solución. El único problema es que, a esta altura, toda la comunidad está al tanto de su riqueza. Y una noche decide enterrarla procurando protegerse de las miradas curiosas de sus vecinos. Sin embargo, siempre teme por la seguridad de sus monedas. El lema del detective es, a partir de ese momento: “Condenados, estamos condenados”.

Es así como el Soberano ofrece una liquidez de las más seguras y es una de las monedas más reconocidas desde los mercados árabes hasta las montañas de Pendjab y en la Europa ocupada.

La Historia ha así probado que, en caso de conflicto, poseer oro era una seguridad casi infalible. A diferencia de la moneda en papel, las monedas no se pueden quemar ni ser destruidas, no le temen al agua y, sobre todo, conservan todo su valor. Algo que, como sabemos, no es para nada el caso de las monedas en papel.

Sin embargo hay que tener cuidado con la tentación de la pala que nos invita a enterrar nuestro botín en nuestro jardín. Podría sucedernos como al detective Frazer y exponernos a la pérdida o al robo de nuestro oro.

Por: Anaïs Bourdon

Los 20 Francos Genio: la moneda de oro francesa de la Tercera República

juin 1st, 2012

Anverso de los 20F Genio III Republica

La moneda de oro de 20F Genio 3ra República es la moneda de oro francesa más acuñada y, por ende, la más conocida después del Napoleón III o las Marianne Coq.

Tras la caída de Napoleón III, la joven república se vio en apuros para pagar la enorme indemnización de guerra reclamada por los alemanes. Fue así como se retomaron para las nuevas monedas los diseños de cuños grabados hacía tiempo. Entonces, para las monedas de 20, 50 y 100 francos se conservó el inmortal Genio de Augustin Dupré, adoptado en 1792 bajo la Primera República.

Acuñada en 86 millones de ejemplares entre 1871 y1898, esta moneda llega cronológicamente justo después del Napoleón III Cabeza laureada. Si bien retoma los diseños clásicos, afirma una completa ruptura con la Napoleón III, por destacar valores de la 3ra República construida sobre las cenizas del Imperio. Es así como figura “Liberté Egalité Fraternité” grabado en el reverso, pero también símbolos antiguos íntimamente ligados a la noción de la república: un haz de lictores subido por una mano de justicia, la Tabla de Leyes, el genio (en realidad, un ángel, que hace referencia a las victorias aliadas de las antigüedades romanas y griegas). Sin embargo, el Estado y el clero aún no están separados, y sobre el canto figura la mención “Dios proteja a Francia”. Estas monedas son típicas de la atmósfera ambigua de comienzos de la Tercera República.

¿Lo sabía?

Probablemente se haya preguntado qué es lo que el Genio puede escribir en la Tabla de Leyes. Se trata de la palabra CONSTITUCIÓN, únicamente visible en las monedas de 50 y 100 Francos, que tienen un formato más grande.

Reverso de la moneda Genio III Republica

La opinión del inversor:

Por pertenecer al “súper tipo” Napoleón, estas monedas representan un gran interés para el inversor. Sin embargo, y contrariamente a las “reacuñaciones Pinay” de las Marianne Coq, que son casi nuevas, estas monedas con frecuencia están “marcadas” por el paso del tiempo y su comprador podrá fácilmente utilizar el argumento de cortes en los campos  para rechazarle la prima. A la inversa, usted podrá encontrar en eBay monedas que sólo valen su peso en oro y se venderán a un precio elevado, con la prima. En resumen, los  novatos deberán abstenerse, a menos de que tengan la certeza de la calidad de las monedas que compran o venden.

El Genio de la 3ra República en cifras.
Al igual que las demás monedas del “súper tipo” Napoleón de 20 Francos, el Genio de 20F mide 21 mm de diámetro y pesa 6,45161 gramos. La ley es de 900 °/oo (para 1000 g., hay 900 g. de oro y 100 g. de cobre, el vil metal necesario para la buena dureza de la moneda). Se aceptan tolerancias de 2 °/oo  para el peso y de 1 °/oo para la ley. Cuando usted desee calcular el peso en oro de una moneda (en especial, para conocer la prima), tiene que hacer: 6,45 * 900/1000 = 5,81 gramos de oro puro.

Una dirección para comprar Napoleones y otras monedas de oro: LINGORO.com


El Napoleón III cabeza laureada y cabeza desnuda: una inversión segura

mai 18th, 2012

NAPOLEON 100F Cabeza laureada- Anverso

Ya se lo hemos dicho desde hace tiempo en LINGORO.info: una de las mejores inversiones son, sin lugar a dudas, las monedas de oro. Si bien el Napoleón Marianne Coq de 20 Francos es una de las monedas de oro francesas por excelencia que debe comprar para garantizar su patrimonio (y seguramente una de las más conocidas), los otros Napoleones no se quedan atrás. Entre ellos, los Napoleón III cabeza desnuda y cabeza laureada, acuñados entre 1852 y 1870. Lingoro.info le hace la presentación de estas monedas de oro… ¡que valen oro!

El Napoleón III cabeza desnuda

LINGORO.com

Haga clic aquí para descargar la guía completa de inversión en Monedas de Oro

A simple vista, el Napoleón III cabeza desnuda se parece al Luis-Napoleón. Pero desde el punto de vista histórico, la diferencia es más que notable. En esta última, alrededor del perfil se puede leer “Louis-Napoléon Bonaparte”. En ese momento presidente de la 2da república, hizo acuñar estas monedas, que anticipan el advenimiento del Imperio, en la cual la figura del presidente ha tomado el lugar de la imagen de la República… En el anverso, el valor de la moneda está rodeado por las tradicionales ramas de laurel atadas en su base con un nudo.

El Napoleón III cabeza desnuda tiene los mismos atributos que el Luis Napoleón a diferencia que, en el reverso, el perfil ya no es el del presidente de la República sino el del “Napoleón III Emperador”, como lo indican justamente las inscripciones.

El Napoleón III cabeza laureada

NAPOLEON 100F CABEZA LAUREADA- Reverso

Como su nombre lo indica, el Napoleón III cabeza laureada muestra el perfil derecho del emperador adornado con una corona de laurel. Está rodeado, al igual que el Napoleón III cabeza desnuda, por las palabras “Napoleón III Emperador”.
Es en el reverso que el cambio es significativo con respecto al de cabeza desnuda. Como punto de valor enmarcado en ramas de laurel, las palabras “Imperio Francés” encuadran, en el centro, los símbolos imperiales con una frondosidad de detalles: el águila (de inspiración claramente carolingia), la corona, la capa imperial adornada de abejas. También encontramos, debajo del águila, la cruz de caballero de la legión de honor, con una “N” encima (de Napoleón) y el cetro y la mano de la justicia.
Con respecto al valor de la moneda, se encuentra ubicado a ambos lados, hacia los bordes.

Por qué el Napoleón III es una buena inversión

La mayoría de la gente piensa legítimamente en la moneda de 20 Francos Marianne Coq (Mariana Gallo) cuando quieren invertir su dinero en monedas de oro. Sin embargo, el Napoleón III que le acabamos de presentar es igual o  más interesante. Y por muchos motivos.

Por cierto, estas monedas no han dejado de hacerse cada vez más raras… por lo cual su valor ha aumentado. El hecho de ser tan raras se debe a muchas razones. La primera es que la mayoría de los Napoleón III, antes de 2007-2008, se fundían: la gente no mostraba mucho interés en esta moneda, que incluso en esa época terminó teniendo una prima negativa. Y como los Napoleones eran menos costosos que el lingote, era más conveniente fundirlos que venderlos tal cual estaban.
La segunda razón es que incluso hoy día la mayoría de los Napoleón III se hacen fundir porque están muy deteriorados…. Mientras que las monedas de calidad MBC son muy raras (de 800 Napoleones III, unos 90 son de calidad MBC). ¿Por qué? Los Napoleón III tuvieron curso legal en Francia y han sido muy utilizados, y por eso es natural que se hayan desgastado con el correr del tiempo: tanto que los Napoleón III Cabeza desnuda o cabeza laureada FDC ya no existen.

Una moneda accesible a todos los bolsillos

Si bien la de 100 Francos no es accesible para todos, porque su precio actual es de aproximadamente 1.427 € la moneda (su valor se acerca al de la onza de oro, con un peso total de 32,26g), estas monedas también existen en 5, 10, 20, 40 y 50 Francos. Pesan respectivamente 1,6 g ; 3,22 g ; 6,45 g, 12,9 g et 16,12 g. Su precio de compra (si bien depende del estado de la moneda y, por ende, de la prima) varía según su peso. Traducción: si usted no tiene los medios para comprar un Napoleón III de 100 Francos, en cambio puede invertir en una moneda de 10 francos que cuesta entre 100 y 150 euros según su estado. ¡Hay monedas para todos los presupuestos!

Aunque son raras en un excelente estado de conservación, como hemos dicho, el Napoleón III cabeza desnuda y el Napoleón III cabeza laureada han sido acuñadas respectivamente en más de 146 y 85 millones de ejemplares entre 1852 y 1870. Estas monedas son muy buscadas, al igual que la de 20 Francos Marianne Coq: es por eso que éste es el momento de comprarlas, no para construir un imperio, pero al menos para asegurar su futuro.

Por: Lizette Paternina

DIRECCION DONDE COMPRAR EL NAPOLEON100F: LINGORO.COM


La “American Eagle” o águila americana de los Estados Unidos

mai 11th, 2012

Anverso de la milésima 1995

No hay que confundirla con la antigua Liberty, aunque la Eagle moderna también es una hermosa moneda norteamericana.

Su primera aparición fue en 1986, acuñada por la « United States Mint » en West Point, Nueva York.

Rápidamente se convierte en una moneda “bullion” de inversión principal, conocida y reconocida en todo el mundo. La Eagle es la competidora del Krugerrand sudafricano, a la que reemplazara en el corazón de los inversores hasta el final del Apartheid.

En el momento de su aparición se vendieron casi 1,3 millones.

Esta moneda de 22 kilates es acuñada en diversos módulos y valores faciales diferentes: 5$, 10$, 25$ y 50$. Todas con una ley de 916,67°/oo de oro, son monedas que resisten muy bien el desgaste.

El anverso está inspirado en el diseño de la de 20$ de oro acuñada entre 1907 y 1933, que representa la « Liberty » del célebre escultor norteamericano Augustus Saint-Gaudens.

En el reverso, esculpido por Miley Busiek, un nido de águilas, símbolo de la familia tradicional norteamericana y de la unidad nacional.

La Eagle se caracteriza por:

Es una hermosa moneda para la diversificación, cuyo precio y la prima pueden trepar en función de la oferta y la demanda. Tiende a seguir la cotización del Krugerrand pero es posible verla más cara para la compra en períodos de fuerte demanda. Es normal que las monedas de un módulo más pequeño tengan primas y diferenciales de prima más elevados de los que se observan en la moneda de una onza.

Reverso

Tiene muy buenas cualidades para la inversión, ya sea para novatos o experimentados, ya que es reconocida en el mundo entero y circula en los mejores mercados de inversión.

En julio de 2009 se vendieron en los EE.UU. 86.000 monedas de una onza contra 47.000 en julio de 2008, lo que demuestra en esas épocas difíciles el interés de la inversión en oro y de esta moneda propiamente dicha.

Esta moneda es una verdadera alternativa al Krugerrand por su amplio reconocimiento universal.

Dirección donde comprar la Eagle Americana: LINGORO.COM


Las monedas de oro de Bonaparte y Napoleón 1ro

mai 9th, 2012

PRIMER CONSUL

Fabricadas a partir del año 1803, las primeras monedas de oro de tipo Napoleón eran monedas de 20 y 40 Francos. Son las monedas de oro francesas más antiguas que hoy día pertenecen al llamado oro de inversión. Estas nuevas monedas estaban destinadas a reemplazar al Luis y al fin respetar las reglas del sistema decimal ya aplicadas a las monedas a partir del 24 de agosto de 1793.

Estas monedas fueron grabadas por Pierre Joseph Tiolier: en el ejemplar que aquí se reproduce, su firma figura por debajo de la efigie del Primer Cónsul, que aparece con la cabeza desnuda, rodeado por la leyenda: BONAPARTE PRIMER CÓNSUL. En el reverso, se lee REPÚBLICA FRANCESA, y AÑO XI (aquí, 1803). Para realizar esta moneda, Tiolier seguramente se ha inspirado en el último Augusto, el fundador del Imperio Romano.

El 18 de mayo de 1804, Napoleón fue proclamado “Emperador de los franceses”. En conformidad con la tradición monárquica, el nuevo emperador dejaba de usar su apellido y en sus monedas figuraba como: NAPOLEÓN EMPERADOR. Durante algún tiempo, conservaba en el reverso, hasta 1809, la mención: REPÚBLICA FRANCESA, tal como lo vemos en el ejemplar aquí reproducido del año XIV, emitido por la Casa de Moneda de Perpignan (identificada por la letra Q). Esta aparente contradicción se explica por el hecho de que este título significaba en primer lugar jefe del poder ejecutivo de la República.

PRIMER EMPERADOR

El calendario republicano fue abandonado el 1ro de enero de 1806, pero la ficción de la República se mantuvo algunos años más en las monedas. Sin embargo, a partir de 1807, Napoleón apareció coronado de laureles. Este retrato muy preciso había sido diseñado por Droz y Brenet bajo la dirección de Tiolier. A partir del 1ro de enero de 1809 en el reverso figura la leyenda: IMPERO FRANCÉS.

El tipo final, que podemos ver aquí representado por un ejemplar de la Casa de Moneda de Turín, acuñado en 1811, es una moneda de veinte Francos, que tuvo curso legal hasta la caída del Imperio, en 1815, y se llamaba popularmente Napoleón, cuyo nombre fue aplicado a las siguientes emisiones del mismo valor.

PRIMER IMPERIO

La familia de Napoleón

El Emperador había llegado a crear fuera de los límites territoriales franceses reinos vasallos que ponía en poder de sus hermanos. El menor, Jerónimo, recibió el reino de Westphalie, donde reinó de 1807 a 1813. El nuevo reino comprendía una gran parte de la Hesse-Cassel, de Brunswick y de Hanovre, así como los antiguos obispados de Paderborn, Hildesheim y Magdebourg. Jerónimo hizo acuñar sus monedas por la Casa de la Moneda de Brunswick.

Napoleón creó otro reino para su hermano Luis, el de los Países Bajos. Pero Luis, convertido en rey de Holanda, se preocupaba mucho más por el bienestar de sus súbditos que por la política de su hermano. Se esforzó por eliminar el “Bloqueo continental”, que arruinó la industria holandesa, y Napoleón, furioso, lo destituyó después de un corto reinado de cuatro años (1806-1810). Durante ese corto período, Luis hizo acuñar para su reinado de Holanda monedas de oro por la Casa de Moneda de Utrecht. La pequeña abadía que se encuentra en el reverso del ducado es la marca de ese taller. El escudo está dividido por las armas de los Países bajos (el león sosteniendo un haz de flechas) y del imperio francés. Las leyendas, en holandés, son: “Luis Napoleón, rey de Holanda” Y “Reino de Holanda”.

Otro hermano, José, fue colocado primero en el trono de Nápoles, y luego en el de España. En el transcurso de este último reinado (1808-1814), José hizo acuñar monedas de oro por la Casa de Moneda de Madrid. En el reino de Nápoles, su lugar fue ocupado por Joaquín Murat, el bello espadachín que había desposado a la hermana de Napoleón, Carolina. Murat adoptó el apellido imperial e hizo acuñar monedas de oro con el nombre de “Gioacchino Napoleón”, rey de las Dos Sicilias. La esposa de Napoleón, María Luisa, no obtuvo el derecho de acuñar moneda hasta que el congreso de Viena, en el transcurso de su reorganización de Europa, le atribuyó el ducado de Parma, Plaisance y Guastalla. Si bien reinó durante treinta y dos años, María Luisa emitió monedas de oro sólo en 1815, 1821 y 1832.

El Napoleón 1ro en cifras.

Por su gran rareza, estas monedas están en general reservadas a los numismáticos, incluso  si entran en el contexto del oro de inversión.

Al igual que las demás monedas del “súper tipo” Napoleón de 20 Francos, la Napoleón 1ro mide 21 mm de diámetro y pesa 6,45161 gramos. La ley es de 900 °/oo (para 1000 g., hay 900 g. de oro y 100 g. de cobre, el vil metal necesario para la buena dureza de la moneda). Se aceptan tolerancias de 2°/oo  para el peso y de 1 °/oo para la ley. Cuando usted desee calcular el peso en oro de una moneda (en especial, para conocer la prima), tiene que hacer: 6,45 * 900/1000 = 5,81 gramos de oro puro.

Artículo de Burton Hobson

DIRECCION DONDE COMPRAR NAPOLEONES Y OTRAS MONEDAS DE ORO: LINGORO.COM


La Búfalo americana

mai 4th, 2012

Reverso

La última hija de las monedas americanas de inversión es todo un símbolo.  Con sus características excepcionales, la joven pieza tiene todas las ventajas requeridas para competir con el histórico Eagle y hacerse un sitio en el seno de las “monedas bullion”.

La Búfalo editada en 2006 antes de la crisis de las subprimes, pudo responder a la explosión de la demanda de oro físico que actuó con rigor en los Estados Unidos.

Descripción

Los grabados que figuran en el anverso y el reverso (un indio y un bisonte) han estado inspirados por la creación del escultor James Earle Fraser : las “ Cabezas de Indio” (Indian Head) de níquel de 1913.

Sobre el anverso de la moneda apreciamos la figura de un indio de perfil, constituido de hecho por tres jefes indios diferentes, con la palabra Liberty grabada en el borde derecho y la milésima en el borde inferior en la espalda del jefe indio.

LINGORO.com

Haga clic aquí para descargar la guía completa de inversión en Monedas de Oro

El reverso esta representado por un bisonte, otro símbolo fuerte de los Estados Unidos. La inscripción ” UNITED.STATES.OF.AMERICA ” se aprecia en lo alto del borde de la pieza, con “e pluribus unum” (que puede traducirse por ” Uno a partir de varios “) escrito justo debajo.

Sobre el contorno bajo de la moneda, aparece el valor facial y la pureza (1OZ. .9999 FINE GOLD. Podemos leer la frase tan típica estadounidense “IN GOD WE trust ”, a la izquierda debajo de la cabeza del bisonte.

Historia

La Búfalo americana ha sido introducida por la United States Mint en 2006. La primera edición era de una onza de oro. ½ onza, ¼ de onza y 1/10 de onza vinieron después para unirse a las filas de Búfalo en 2008. Es hoy la moneda más acuñada de los Estados Unidos (209 000 en 2010 para el formato 1 onza y 337 012 en 2006).

En  tiempos de crisis, la Búfalo americana es muy buscada y fue objeto de escasez en los Estados Unidos, en respuesta a la demanda fuerte consecutiva a la crisis de las subprimes.

Características

La pureza de su título (999,9 ° / oo de oro, es decir 24 quilates) hacen de ella una moneda delicada, por tanto se debe manipular con mucho cuidado. Es sobretodo una pieza aconsejable para inversión, mejor en todo caso que la Eagle con una pureza de 916,67 ° / oo. Con una pureza superior a 995 ° / oo, la Búfalo americana entra en el marco legal de las monedas de inversión.

En conclusión es una bella moneda, como lo son todas en general, todas tienen su encanto, su historia y sus particularidades.  Para nosotros todas las monedas de oro son una buena inversión, constituyen una forma de dividir el capital y de ahorrar, no importa que el oro baje o suba, que la crisis pase o se quede, dentro de unos años cuando las reservas de oro se terminen por completo aquellas personas que posean cualquier moneda de oro, tendrán un gran tesoro en sus manos y lo que no valen ahora, se multiplicará en el mañana cuando ese momento llegue.

La Búfalo americana no es la excepción,   busca su sitio entre los Krugerrands, Eagles, la Vera Valor, los Napoleones y lo encuentra y le ayuda a usted a tener una variedad de opciones en su inversión.

Dirección donde comprar la Búfalo americana: LINGORO.COM


Britannia, la otra moneda de oro inglesa

avril 27th, 2012

Anverso de la Britannia de 100 libras de una onza de oro puro.

Los amantes del oro conocen bien el Soberano. ¿Pero acaso conocen la Britannia? Esta moneda de oro británica ha sido emitida desde 1987 por la Royal Mint, la agencia ejecutiva del Reino Unido a cargo de la acuñación de la moneda británica.

En el reverso de la moneda está representada Britannia, la encarnación femenina de la nación británica, de allí su nombre.

Britannia suele estar acompañada por un león, usa un casco griego, está armada con un tridente y flanqueada por un escudo. El paisaje del fondo a menudo es la orilla del mar. La primera representación de Britannia en una moneda se remonta a 1672.

LINGORO.com

Haga clic aquí para descargar la guía completa de inversión en Monedas de Oro

En el anverso se distingue el perfil de Isabel II, un clásico de las monedas de oro inglesas contemporáneas.

Originalmente se trata de una moneda “Bullion”, una moneda “lingote” emitida con el fin de competir con el Krugerrand sudafricano y el Eagle norteamericano. Claramente, esta hermosa moneda ha sido creada con fines de atesoramiento.

Interés de la Britannia como moneda de oro de inversión

La Britannia, menos monetizada en el mundo que el Krugerrand o la Eagle, es sin embargo muy apreciada en Inglaterra ya que, junto con el Soberano, se trata de la única moneda de oro que no está sometida al CGT (Capital Gain Tax) durante la reventa, que es el impuesto inglés sobre las plusvalías. De hecho, al igual que el Soberano, el valor facial de la moneda se expresa en la moneda oficial en Gran Bretaña (la libra esterlina), y por ende no está sometida a impuestos.

Se trata de una muy bella moneda de diversificación, fácilmente monetizable y con una cotización muy similar a la de las demás monedas bullion (Krugerrand, Eagle, Nugget australiano, Panda China, Maple Leaf canadiense, Filarmónica de Viena).

La Britannia en cifras

Reverso de una Britannia de 1987

Su valor facial de 100 libras esterlinas contiene exactamente 1 onza troy de oro. También existen monedas que representan diferentes fracciones de la Britannia: semi/half, con un valor facial de 50 libras esterlinas, cuarto/quarter, con un valor de 25 libras esterlinas, y 10°/tenth con un valor de 10 libras esterlinas.

Esta moneda de 22 kilates tiene una ley de 916,67°/00 de oro fino. Por ende, resiste muy bien las manipulaciones pero es un poco más pesada que un Nugget australiano o que una Maple Leaf, que están compuestas de oro puro (con una ley de 999°/oo como mínimo). Hasta 1989 la aleación utilizada era el cobre, pero a partir de 1990 es la plata.

Dirección donde comprar la Britannia y otras monedas de oro: LINGORO.COM

Por: Lizette Paternina


Liberty de Longacre: la primera moneda de oro norteamericana de 20 dólares

avril 26th, 2012

Anverso de la moneda

Todos conocemos la historia de la fiebre del oro: algunas pepitas halladas en 1848 en un arroyo de montaña en Coloma (Sutter’s Mill) desataron una avalancha mundial hacia los campos auríferos de California. Sólo en el año 1849, más de cien mil personas llegaron en busca de oro.

El raudal de oro de California transformó el mercado mundial del metal. El precio de la plata con respecto al oro aumentó a tal punto que era fructífero volver a fundir las monedas de plata por su solo valor en lingotes. Con el fin de reemplazar esas monedas de plata, que desaparecían rápidamente, en 1849 se autorizó la acuñación de dólares de oro. Incluso se autorizó la emisión de una moneda más importante, la de veinte dólares de oro, cuya acuñación efectiva comenzó en 1850. La casa de la Moneda recibía enormes cantidades de oro, y era más fácil y menos costoso emitir una moneda grande que muchas pequeñas por el mismo valor. En ochenta y ocho años de producción, se fabricaron cerca de 175 millones de monedas de veinte dólares, con un valor facial total de 3500 millones de dólares.

Reverso

Estas dos nuevas monedas, diseñadas por James B. Longacre, cuya inicial “L” aparecía en  el corte del busto, tenían los tipos habituales: la cabeza de  la Libertad y el águila (Longacre fue así el primer grabador cuya identidad figuraba de esta manera en una moneda de oro norteamericana). Una cabeza análoga a la Libertad, diseñada por Christian Gobrecht, ya había entrado en uso en 1838, cuando se volvió a introducir la moneda de diez dólares. En 1839 fue representada en la de cinco dólares y, en 1840, en la de dos dólares y medio.

Los veinte dólares Liberty Longacre en cifras.

Esta moneda mide 34 mm de diámetro y pesa 33,4370 gramos. La ley es de 900 °/oo (para 1000 g., hay 900 g. de oro y 100 g. de cobre, el vil metal necesario para la dureza de la moneda).

Cuando usted desee calcular el peso en oro de una moneda (en especial, para conocer la prima), tiene que efectuar la siguiente operación: 33,44 * 900/1000 = 30,1 gramos de oro puro.

Por: Lizette Paternina

Dirección donde comprar la Liberty de Longacre y otras monedas de oro: LINGORO.com


Ceres: las múltiples facetas de un tipo de moneda

avril 25th, 2012

La Ceres se encuentra entre las monedas de oro más atípicas por su historia. Si bien algunos tipos son más bien comunes, hay otros que son rarísimos y convierten a la Ceres en una de las monedas más buscadas por los numismáticos. Aquí presentamos estas pequeñas monedas que tienen todo para ser grandes:

Anverso Moneda de oro Napoleón 20 Francos - Ceres

Una mirada a la moneda

La Ceres, como su nombre lo indica, presenta en el anverso la figura de Ceres, la diosa romana de la agricultura, de las cosechas y de la fertilidad, símbolo de la República. Se puede apreciar su perfil derecho, con un pendiente, un collar de perlas y peinada con un rodete trenzado atado con una cinta donde hay espigas, bellotas y hojas de robles. Esta figura está enmarcada por un haz de lictores adornado con una mano de la Justicia a la izquierda, detrás de la nuca, y una rama de laurel a la derecha, debajo del mentón. Por encima de la cabeza se eleva una estrella de 6 picos. Bordeando la moneda podemos leer “República Francesa”.

En el reverso, que incluye las palabras “Liberté, égalité, fraternité”, está indicado el valor de la moneda (5, 10 o 20 francos) entre una rama de olivo (a la izquierda) y de roble (a la derecha) unidas en su base por una cinta.

La Ceres de 5 Francos: un tipo rarísimo

Los numismáticos que han tenido el inmenso privilegio de cruzarse en el camino de una Ceres de 5 Francos ya se pueden morir tranquilos: han tenido en sus manos la moneda de oro más rara, ¡o casi! No se encuentran en estado MC, RC ni BC, pero sí en MBC, EBC o FDC…  y sólo 30 ejemplares en total para el año 1878 y 40 ejemplares para la fecha de 1889.

LINGORO.com

Haga clic aquí para descargar la guía completa de inversión en Monedas de Oro

¿Por qué esta rareza extrema? Se trata de una moneda que ha sido destruida ya que se oponía a la convención de la Unión Latina, una convención de 1865 que apuntaba a unificar las monedas entre Francia, Bélgica, Italia y Suiza, y más tarde Grecia en 1868, y que dictaminó entre otras cosas que las monedas de 5 Francos debían ser de plata… ¡y no de oro!

En esa época, por sorprendente que pueda parecer, el “oro del pobre” prevalecía sobre el oro… antes de ser severamente devaluado en 1871…

La Ceres de 10 Francos: una pequeña joya de la numismática

Con una tirada de un poco más de 3,7 millones de ejemplares, la Ceres de 10 Francos es una moneda un poco menos rara que la de 5 Francos. Si bien se encuentra fácilmente en estado MC, RC y más difícilmente BC, bienaventurados son quienes la encuentren en estado MBC o EBC. Con respecto a la FDC: no se encuentra para la Ceres de 10 Francos de 1850. Para tener una idea: la de 10 Francos de 1850 MC se monetiza a unos 70 €, mientras que la flor de cuño puede llegar a los 3.000 €.

La Ceres de 20 Francos: la quintaesencia de la 2da República

Se han acuñado más de 17 millones de monedas de 20 Francos entre 1949 y 1951. La calidad de acuñación es bastante excepcional. En cambio, esta moneda es difícil de autentificar. Lo que dictamina su autentificación es su estado de conservación. Hay que detenerse en la hoja final a la derecha de la corona y en la mejilla  del rostro para diferenciar la EBC de la FDC. Como todas las monedas de oro de esa época que han estado en circulación, esta serie se encuentra con tres superficies diferentes entre el anverso y el reverso: brillante, mate y satinado.

Las Ceres: ¿monedas de numismática o una excelente inversión?

Reverso Moneda de oro Napoleón 20F - Ceres

Ambas cosas. La Ceres de 5 Francos, pese a su rareza extrema que la coloca entre las bellas monedas de numismática pura, así como la de 10 Francos FDC, pueden constituir un buen objeto de inversión… para aquellos que tienen los medios y el enorme privilegio de poder comprarlas… De hecho, al igual que una obra de arte, conservan una cotización bastante estable, protegida así de toda fluctuación de la cotización del oro.

Con respecto a la Ceres de 20 Francos BC, constituye al igual que la Napoleón III o la Marianne Coq de 20 Francos, una moneda ideal para invertir en oro físico, con un precio que ronda los 170€.

Por: Lizette Paternina

Dirección donde comprar la Ceres y otras monedas de oro: LINGORO.com