Noticias RSS
    RSS
  • Todos los articulos
  • Todos los comentarios
Artículos Populares
Categorías
Enlaces

Crisis: Del Y2K a la incertidumbre de los mercados o la seguridad del oro

juin 17th, 2011

Llevamos recorridos once años del siglo XXI. Una centuria a la que aguardamos agazapados, a la espera de una debacle informática que nunca llegó. El ya olvidado Y2K acaparó, en su momento, la atención mundial, mientras la verdadera crisis se iba cocinando a fuego lento, muy lento.

Los augurios no eran equivocados, había un desastre esperándonos detrás de la puerta del siglo XXI, pero nada tenía que ver con la sustentabilidad de la plataforma informática. Los cimientos de la economía mundial eran los que rechinaban, mientras nosotros velábamos por nuestros ordenadores.

Y la crisis estalló, en algunos países golpeó más duro que en otros. Y como toda situación de estas características, obliga a los actores (gobiernos, instituciones y particulares) a reacomodarse para lograr hacerle frente, y salir airoso.

Estamos en plena reestructuración. No es posible aún conocer cuál es el rumbo que nos conviene elegir. Estamos en pleno caos, y eso genera tanto miedo como cuando éramos pequeños y nos iba mal en alguna incursión en el mundo adulto que ansiábamos conocer, en aquellas ocasiones, corríamos de regreso a los brazos de nuestros padres, a la seguridad de lo conocido. En este contexto de crisis, los inversores vuelven a los brazos de aquel metal que abandonaron en pos de los billetes, regresan a la seguridad que, tal como recuerdan, les brindaba el oro. Las voces son muchas, y por lo tanto, muchas son las ideas. Sin embargo, el alza que demuestra el metal dorado en los mercados indica que está siendo elegido como refugio anticrisis por gran cantidad de inversores, mientras aguardan que pase la tormenta. Hace pocos días, Steve Forbes, conocido editor de la revista que lleva su apellido, destacó que “un retorno al patrón oro por parte de los Estados Unidos en los próximos cinco años resulta ahora verosímil, porque esa decisión ayudaría a la nación a resolver una variedad de problemas económicos, fiscales y monetarios”. Las palabras que el responsable de la lista anual de millonarios más famosa del mundo brindara en una entrevista concedida a Human Events replicaron en todos los rincones del escenario financiero.

Conocedor de las vueltas del mercado, Forbes destaca que aquello que hoy puede generar rechazo, “podría convertirse en la opinión generalmente aceptada dentro de poco tiempo”, y aumenta su apuesta al decir que “un cambio así ayudaría a estabilizar el valor de dólar, devolver la confianza en los bonos del Gobierno americano entre los inversores extranjeros y desincentivaría el gasto federal insensato”.
El debate sobre el futuro de la economía mundial está en su punto más álgido, y esto es lógico, pues nos hallamos atravesando una de las crisis globales más preocupantes de las que tengamos memoria. Nos llena de incertidumbre, sólo hay una cosa que sabemos, es que las crisis sirven para acomodarse de otra manera ante el mundo. Nos corren del lugar “tranquilo” en el que nos habíamos apoltronado, nos sacuden la modorra, y nos obligan a tomar decisiones sobre qué camino seguir. Y muchas de estas decisiones deben tomarse “en caliente”, por eso el primer paso, para vencer la incertidumbre, es acudir a lo seguro. Los índices no mienten, el oro continúa siendo el refugio preferido de los inversores (grandes y pequeños), al que regresan cual hijos pródigos. Se busca seguridad, y eso es lo que parece ofrecer el oro. Tan simple y tan claro como eso.