Noticias RSS
    RSS
  • Todos los articulos
  • Todos los comentarios
Artículos Populares
Categorías
Enlaces

¿Qué es mejor: Comprar 32 Krugerrands o un lingote?

janvier 10th, 2011

Durante mucho tiempo la compra y venta de oro ha estado fuera del alcance de los ciudadanos de a pie. El predominante billete, la dominante divisa, llegaron a posicionarse muy bien con respecto al precioso metal en tiempos estables. Sin embargo, es en la situaciones difíciles en las que sobresalen los valores realmente seguros. Muchos negocios tenidos como lucrativos y fiables, se han desenmascarado desde 2008 quedando bien clara la realidad.

La realidad a la que nos referimos es la estabilidad y confianza de la inversión en oro. Afortunadamente, a día de hoy es muy fácil que usted convierta sus ahorros en el dorado mineral. Reflexione un momento sobre el valor real de un billete o de una divisa. Son irremediablemente vulnerables, dado que un trozo de papel teñido, no vale nada. No se engañe. Sus ahorros están asegurados si los convierte en oro, y es que desde que el primer humano lo admiró, ha sido deseado, buscado y atesorado a través de los siglos.

El primer paso a su Dorado

Si usted ya ha decidido comprar oro, transformar en un valor seguro sus ahorros, quizá no sepa por dónde empezar. Desde que España entró en esta crisis en la primavera de 2008, muchos negocios de compra venta de oro han proliferado en las calles de todas la ciudades. Es normal que usted se plantee la cuestión sobre si estos negocios son fiables. ¿Le venderán oro de 24 quilates? ¿Lo harán por un precio justo? ¿Qué hacer cuando lo quiera vender?

Probablemente si visita a su banquero, éste no le aconseje bien dado que no es su especialidad. Si decide entrar en uno de esos pequeños negocios que surgen en cada esquina de La Rambla en Barcelona o la Plaza del Sol en Madrid o la Gran Vía de cualquier capital española, es posible que le traten de vender lingotes de oro enteros o fraccionados. A simple vista parece un negocio fácil y seguro. Usted compra el oro, lo deposita en una caja fuerte en Suiza y estudia la manera de rentabilizarlo, pero cuidado, es muy sencillo errar cuando se compran lingotes.

El lingote no compensa lo que pagó por él

Hemos de señalar que un lingote presenta algunos inconvenientes. Para empezar, si se desea vender en fracciones, es obviamente difícil de partir; también de transportar pues en los aeropuertos está considerado como un objeto contundente; es imposible de enviar por correo pues sólo se asegura un máximo de cinco mil euros de valor del envío; y se da la existencia de lingotes falsos chapados o forrados con tungsteno. La lista es larga pero nada es más desmotivante que su precio de reventa, dado que nunca lo venderá más caro que su valor en oro. Usted podría responder que eso es todo lo que pedirá, pero, si puede elegir, adquirir monedas de oro es mucho más deseable.

En resumen, el lingote no le garantiza los máximos beneficios en periodos de alza del precio del oro, especialmente en crisis como la actual. Pero, ¿qué hacer si disponemos de veintiseis mil euros: comprar un lingote o monedas de oro? La respuesta es clara: compre treinta y dos Krugerrands.

El oro, el valor de la confianza

La palabra crisis significa cambio, y no dudamos que en muchas ocasiones sea positivo, pero si se trata de nuestros ahorros, nuestra confianza en el futuro, entonces la crisis nos sacude y llena de incertidumbre.
Muchos europeos han confiando siempre en el oro y ahora, en tiempos inestables, se sienten satisfechos con su elección. Por ejemplo, nuestros vecinos los franceses, poseen entre tres mil y cinco mil toneladas de oro, casi el doble de lo que posee el Banco de Francia. Pero, ¿son lingotes? No. Son monedas, y concretamente Krugerrand. ¿Cómo se puede ahorrar con tranquilidad en tiempos de crisis si nuestro valor de confianza es el papel? No se equivoque. No hay valor más fiable que el oro. ¿Acaso no ha sobrevivido miles de años hasta nuestros días?

¿Cómo medir su valor?

En este momento inestable que estamos atravesando, vender monedas de oro es más fácil que comprarlas. Ahora asistimos a un periodo de alza del precio del dorado metal. Su valor lo podemos calcular con un número llamado prima.
La prima ha estado en cero, incluso en negativo, durante buena parte del año 2008, cuando las monedas se vendían al precio del oro que contenían. La prima se calcula hallando la diferencia de cotización entre una Krugerrand de una onza en España, por ejemplo, y la misma en Túnez. Estas dos monedas tienen el mismo peso y la misma cantidad de oro (Ley de 900 °/oo) y sin embargo el precio es diferente ya que la Krugerrand presenta mucha demanda en este momento. Esta diferencia de precio es lo que llamamos prima.
Hemos decidido tomar el ejemplo de la Krugerrand de una onza porque se trata de una moneda muy conocida, pero igualmente podríamos haber elegido la Vreneli suiza, la Soberano o el Águila americana, todas reconocidas mundialmente.