Noticias RSS
    RSS
  • Todos los articulos
  • Todos los comentarios
Artículos Populares
Categorías
Enlaces

El Soberano británico: la moneda de oro que abre todas las puertas

juin 14th, 2012

Anverso

Y si el Soberano no fuera una moneda de oro como las demás… Como vamos a descubrir, su historia da muestras de ello en lo ámbitos más diversos y variados (puede leer nuestro artículo sobre la especificación y la historia del Soberano: El Soberano: la moneda de oro preferida de la Reina de Inglaterra)

El Soberano británico es, sin lugar a dudas, una de las monedas de oro más respetadas y seguras jamás acuñadas. Ha sido una fuente de inspiración para las grandes realizaciones de la historia, y ha permitido salvar la vida a una cantidad importante de personas de todos los horizontes, en situaciones diversas y variadas. También ha figurado en la comedia y la ficción inglesa y occidental y ha formado parte de la identidad británica. Ha servido como moneda tanto en el seno del territorio británico como en el resto del mundo.

En el apogeo del imperio británico, los Soberanos de oro eran una moneda tan potente que se los llamaba “el ejército de San Jorge”, luego de que se grabara una representación de San Jorge venciendo al dragón en el anverso de la moneda, en 1817. Es por eso que se puede decir que el Soberano ha contribuido a formar y reforzar el imperio británico.

Kit de supervivencia durante la segunda guerra mundial

El Soberano ha sido denominado “medalla de oro de la supervivencia”. Esto comienza a partir de 1916, en que los pilotos son remunerados con pequeños paquetes de 4, 6, 8 o 12 soberanos de oro (para los cuales firman un formulario antes de cada vuelo) según la presunta peligrosidad de la misión.

Durante la segunda guerra mundial, los aviadores británicos y norteamericanos, así como los agentes de la SOE (Dirección de operaciones especiales, el servicio secreto británico), sistemáticamente utilizaban los Soberanos como garantía de su libertad, cualquiera fuera el país donde encontraran dificultades u hostilidades.

Como las monedas de papel fluctúan rápidamente y con mucha amplitud, el Soberano de oro es un valor seguro. Durante el ataque de la base de misiles nazi de Peenmünde, los comandos de la SOE se ocupan de llevar con ellos una gran cantidad de Soberanos de oro de servirían como medio de persuasión para su liberación si eran capturados. Esto ha inspirado a Ian Fleming cuando escribió “Desde Rusia con amor”: Q le da a James Bond una maleta especial que contiene armas… ¡y 50 monedas de oro en el forro!

Más recientemente y de manera igualmente asombrosa, varios ejércitos han incluido Soberanos en su kit de supervivencia: los aviadores americanos y británicos y los agentes especiales de la SOE han cosido en el forro de la ropa Soberanos para comprar alimentos, asegurarse un alojamiento o para tener un poder de negociación en caso de conflictos con las fuerzas enemigas.
En 1991, el Ministerio de Defensa invirtió 1 millón de libras en Soberanos de oro como previsión para la guerra del Golfo. Las monedas que no sirvieron al ejército han sido revendidas algunos años más tarde, lo que le ha permitido obtener grandes rendimientos.

El ejército no fue el único en creer en el poder del Soberano. A modo de ejemplo, los combatientes Sikh lo utilizaban para oponerse a la dominación británica en India. Ocultaban los Soberanos en un bolsillo de piel en el fondo de su garganta y la utilizaban como moneda a cambio de su libertad.

Otro ejemplo es el del hijo de un rico industrial que residía en Thessalonique en Macedonia que cuenta cómo su familia se ha protegido de la hambruna durante la invasión alemana convirtiendo toda su fortuna en Soberanos que escondían en los marcos de las puertas. Aquellos que han preferido conservar la moneda en papel se han encontrado con muchos billetes griegos que habían perdido todo su valor.

Algunos recordarán seguramente la serie de los años 1960, Dad’s Army, basada en la Home Guard durante la segunda guerra mundial en la ciudad balnearia de Wilmington. En el episodio “Miser’s Hoard” (literalmente, el tesoro del avaro), se descubren los Soberanos del detective Frazer (que son los ahorros de toda una vida). La capitán Mainwaring, bancaria durante el día, intenta persuadirle de poner su fortuna en un lugar seguro… en el banco. Frazer, que no confía en nadie y por eso, tampoco en el banco, intenta hallar una solución. El único problema es que, a esta altura, toda la comunidad está al tanto de su riqueza. Y una noche decide enterrarla procurando protegerse de las miradas curiosas de sus vecinos. Sin embargo, siempre teme por la seguridad de sus monedas. El lema del detective es, a partir de ese momento: “Condenados, estamos condenados”.

Es así como el Soberano ofrece una liquidez de las más seguras y es una de las monedas más reconocidas desde los mercados árabes hasta las montañas de Pendjab y en la Europa ocupada.

La Historia ha así probado que, en caso de conflicto, poseer oro era una seguridad casi infalible. A diferencia de la moneda en papel, las monedas no se pueden quemar ni ser destruidas, no le temen al agua y, sobre todo, conservan todo su valor. Algo que, como sabemos, no es para nada el caso de las monedas en papel.

Sin embargo hay que tener cuidado con la tentación de la pala que nos invita a enterrar nuestro botín en nuestro jardín. Podría sucedernos como al detective Frazer y exponernos a la pérdida o al robo de nuestro oro.

Por: Anaïs Bourdon