Noticias RSS
    RSS
  • Todos los articulos
  • Todos los comentarios
Artículos Populares
Categorías
Enlaces

El oro nuevamente de moda: el próximo objetivo: Alcanzar los 2300 dólares la onza.

août 20th, 2012

En su última edición del informe anual In Gold We Trust, Ronald Stoeferle, del Grupo Erste, explica cómo entrevé el mercado del oro entrar en una nueva era con precios alcistas que superan los 2000 dólares la onza.

Desde hace unos años, la concepción que las personas podrían tener sobre el oro ha cambiado mucho. Durante mucho tiempo considerado como una comodidad, este metal se ha convertido en dinero de calidad suprema. Este retorno hacia un estado monetario tradicionalmente aprobado es el signo de una nueva era en el mercado del metal amarillo.

En el informe anual de Stoeferle, este último observa el tema en los más mínimos detalles, desde la mejora de calidades del metal hasta su capacidad de producir argumentos emocionales, desde las acciones de las minas de oro hasta la caída del petrodólar.

Este informe pone de relieve las convicciones de Stoeferle, preconizando las propiedades más importantes del oro, deteniéndose en las diferentes razones por las cuales el metal ha tenido tanto viento en popa desde hace tanto tiempo y por qué eso continuará fuerte probablemente al alza en el transcurso del 4to trimestre de 2012, alcanzando los 2300 dólares la onza.

Entre estos motivos, encontramos el renacimiento del oro en el marco de las finanzas internacionales y las tasas de interés realmente negativas.

Stoeferle declara que el oro se ha vuelto a convertir, gradualmente, en estos últimos dos años, en un argumento “políticamente correcto”.

“Por su liquidez importante y sus características únicas, el oro se hace cada vez más importante a título de garantía. Por eso, estamos asistiendo al renacimiento del oro en las finanzas internacionales. Sería un retorno a la “moneda sana””.

Stoeferle añade que en una encuesta norteamericana, el 44% de los ciudadanos norteamericanos se han declarado a favor de un retorno al patrón oro contra solamente un 28% que se ha opuesto a esta idea. Algunos declaran que no hay suficiente oro existente para un patrón-oro en la actualidad, pero podemos considerar esa noción como una distorsión de la realidad.

El Imperio británico ha podido enriquecerse en la época del patrón-oro, cuando sólo había de 150 a 200 toneladas de oro en las cajas de seguridad del Banco de Inglaterra. Eso significa que la cantidad no es un problema: la calidad prima sobre la cantidad, siempre.

Stoeferle declara que recientes propuestas que emanan del FDIC, de la OCC y de la Reserva Federal, relativas a las exigencias vinculadas a los fondos propios, muestran por primera vez que el hecho de poseer oro no genera ningún riesgo. “El oro se revende oficialmente a “un valor sano” y se clasifica al mismo nivel que la plata”, declara. “Se espera que esta decisión tenga grandes implicancias. Por ejemplo, que el coste de poseer oro se vea masivamente reducido”.

El segundo argumento ponderable que justifica los precios elevados del oro con una tendencia más bien alcista se explica por el buen mantenimiento del oro en un contexto económico que muestra tasas de interés negativas.

“Desde la década de 2000, las tasas de interés reales se han mostrado más bien negativas el 51% del tiempo, lo que favorece al oro en tales circunstancias.”

El hecho de que la Reserva Federal prevea mantener una política a “tasa cero” hasta 2014 debería prolongar las tasas negativas durante un cierto tiempo, circunstancias propicias a nuevas alzas del precio del metal amarillo. También  hay que tener en cuenta la demanda creciente de India y China, que contribuyen al precio alcista del oro.

Si las tasas de interés reales aumentaran al menos un 3% durante un cierto tiempo, los precios del oro bajarían. Lo mismo sucedería si el mundo sufriera una sucesión de reformas estructurales extremas necesarias para la reducción significativa de las deudas.

Si China e India entran en una profunda recesión, eso podría perjudicar al oro como podría ser el caso con un retorno del dólar con fuerza, aunque esos factores no sean totalmente para descartarlos. Eso no corre el riesgo de suceder en el mediano plazo. Dado que la mayoría de las deudas no han sido ni recompradas y expulsadas sino únicamente transferidas, el problema del endeudamiento excesivo no está resuelto.

Los problemas fiscales no pueden ser resueltos de manera duradera por medidas monetarias. Eso sería como si quisiéramos resolver un problema de hardware con actualizaciones de software.

Es escepticismo, el temor y el pánico no detendrán el mercado alcista. De este modo, nosotros creemos que el objetivo de la cotización a largo plazo de 2300 dólares la onza podría ser alcanzado, visto desde un punto de vista conservador. Pensamos que la parabólica en un mercado de tendencia aún está por venir, al término del cual nuestro objetivo a largo plazo de 2300 dólares la onza habrá sido logrado.