Noticias RSS
    RSS
  • Todos los articulos
  • Todos los comentarios
Artículos Populares
Categorías
Enlaces

¿De dónde sale el oro y para qué se usa?

juin 20th, 2011
¿De dónde sale el oro?

Muchas veces hemos hablado del oro. Lo hemos tenido en nuestras manos. Lo hemos deseado. Lo hemos venerado. Pero muy pocas veces hemos reparado en el origen de ese metal precioso que llama la atención.
Pues bien, según Wikipedia, el oro es un “elemento químico de número atómico 79, situado en el grupo 11 de la tabla periódica. Es un metal precioso blando de color amarillo. Su símbolo es Au (del latín aurum, “brillante amanecer”). Es un metal de transición blando, brillante, amarillo, pesado, maleable y dúctil. El oro no reacciona con la mayoría de los productos químicos, solo es soluble en agua de cloro, agua regia o una mezcla de agua y cianuro de potasio.
El oro se encuentra habitualmente en estado puro. El oro puede encontrarse en la naturaleza en los ríos. Algunas piedras de los ríos contienen pepitas de oro en su interior. La fuerza del agua separa las pepitas de la roca y las divide en partículas minúsculas que se depositan en el fondo del cauce.
Desde el punto de vista geomorfológico, se sabe que se encuentra en los 3 tipos de rocas: ígneas, metamórficas y sedimentarias. Se forma en filones hidrotermales normalmente relacionados con el cuarzo y sulfuros, diseminado en rocas.

Según la más precisa de las teorías, se crea bajo condiciones extremas. Esto es, por ejemplo, las que se generan cuando colapsa el núcleo de las estrellas supergigantes. En ellas se producen reacciones de fusión nuclear que, cuando cesan, provocan que las capas superiores de la estrella se desplomen sobre el núcleo, comprimiendo y calentando la materia hasta el punto de que los núcleos más ligeros, como por ejemplo el hierro, se fusionan para dar lugar a los metales más pesados (uranio, oro, etc.).

Pepitas de oro en el río

Otras líneas de pensamiento insisten en que, a través de fallas en la corteza terrestre, se elevan gases y líquidos qu desde el estructura interna del planeta que dan lugar a la formación del oro. Sin embargo, muchos científicos coinciden en que las condiciones de presión y temperatura que se dan en el núcleo de la Tierra no alcanzan para dar lugar a la fusión nuclear de la cual surge el oro.


Su relativa abundancia media en el sistema solar parece que es mayor que en el universo primigenio, en las estrellas e incluso en las explosiones de supernovas típicas. Algunos astrónomos sugieren actualmente que los elementos pesados ricos en neutrones, como el oro, podrían crearse más fácilmente en explosiones ricas en neutrones poco frecuentes, como por ejemplo en la colisión de estrellas de neutrones . La imagen de arriba es una ilustración artística que representa dos estrellas de neutrones moviéndose en espiral la una hacia la otra, justo antes de chocar . Al suponerse que las colisiones de estrellas de neutrones están en el origen de los estallidos de rayos gamma, es posible que ya poseamos algún souvenir de una de las explosiones más potentes del universo.

¿Para qué se usa el oro?
Desde tiempos muy lejanos, el oro es uno de los metales que más se utlizó para acuñar monedas. También, desde mucho antes de Cristo hasta nuestros tiempos, se utiliza en la joyería, en la ornamentación. A finales del siglo pasado, se comenzó a utilizar en la industria y la electrónica por su resistencia a la corrosión, y por la combinación de propiedades químicas y físicas que lo hacen más atractivo para determinados elementos.
También, históricamente, se ha empleado como símbolo de pureza, de valor, de realeza. Desde épocas inmemoriales el principal objetivo de los alquimistas era producir oro partiendo de otras sustancias como el plomo, mediante la búsqueda de la llamada piedra filosofal. Tras una incontable cantidad de intentos infructuosos, se ha comprobado que es imposible químicamente convertir metales inferiores en oro. Este dato tiene una sola lectura: la cantidad de oro que existe en el mundo es constante. No se puede imitar, no se puede inventar, no se puede recrear, no se puede reproducir.
A lo largo de la historia, el oro ha sido utilizado para la acuñación de monedas para uso comercial que hoy se utilizan como forma de inversión (junto con los lingotes o las pepitas). Las hay de distintos tipos, valores, orígenes y composiciones (ver aquí). El Krugerrand, la moneda originaria de Sudáfrica, es la moneda de referencia para los inversores de todo el mundo. Las más conocidas y utilizadas como forma de inversión además de aquella son el American Gold Tagle de Estados Unidos, el Argentino de oro, el Chileno de oro, el Mexicano de oro, la Maple Leaf de Canadá, e Sol de oro de Perú, los 20 Francos de oro o “Napoleón” de Francia , los 20 Francos Vreneli de Suiza, la corona de oro de Austria, el Soberano Británico de Gran Bretaña, y otras tantas.

Monedas y lingotes de oro

Durante mucho tiempo, el oro fue utilizado como patrón de divisas. Es decir, se ha convertido en la unidad internacional a tomar como referencia para transacciones comerciales entre países, para medir la evolución de precios de bienes y servicios a lo largo del tiempo, para –en definitiva- regir la economía mundial. Los vaivenes de la globalización, la aparición de los bloques comerciales y las medidas generadas por organismos financieros internacionales, colocaron al dólar y más tarde al euro y el yen como alternativas de referencia. La realidad, tras las últimas crisis desatadas en Estados Unidos y Europa, es que los especialistas vuelven a insistir que el oro es el patrón de divisas por excelencia. Mientras el resto de las variables cae, el oro no solo se ha mantenido, creción sin cesar durante –cuanto menos- la última década. Pero dejaremos este análisis para otro momento.

Aplicaciones en la joyería
El oro puro -que es el de 24 kilates- es demasiado blando. Para poder utilizarlo en sus múltiples aplicaciones se endurece mediante un proceso de aleación con plata, cobre o ambos. Esto es lo que genera distintas tonalidades (ver más aquí).
En joyería fina se denomina oro alto o de 18k (kilates) a aquél que tiene 18 partes de oro por cada 6 de otro metal o metales (75% en oro), oro medio o de 14k (análogamente, tiene 14 partes de oro por 10 de otros metales, lo que representa una pureza del 58,33% en oro) y oro bajo o de 10k que es el que está compuesto por 10 partes de oro por cada 14 de otros metales (41,67% de pureza).

Anillo hecho con una pepita de oro

Por razones obvias, el más preciado en joyería es el oro alto, es muy brillante y vistoso, pero es caro y poco resistente. Por su parte, el más utilizado por su mayor resistencia y menor costo es el oro de 14 kilates.
Las diferentes aleaciones de oro alto permiten obtener diferentes colores y esto le da mayor atractivo visual y económico. Así, pueden encontrarse las variantes de oro amarillo (1000 g de oro amarillo contienen 750 g de oro, 125 g de plata y 125 g de cobre), oro rojo (75% oro, 25% cobre), oro rosa (75 de oro, 5 de plata y 20 de cobre), oro blanco (75 de oro, 16 de paladio, 9 de plata), oro gris (75 de oro, 15 de níquel, 10 de cobre), oro verde (75 de oro, 25 de plata), oro azul (75 de oro, 25 de hierro).

También en medicina
La terapia mas antigua de segunda línea para el tratamiento de la artritis reumatoide, y que se reconoce y usa en la actualidad, es la crisoterapia (tratamiento con base en sales de oro). Fue utilizada a principios de siglo pasado para el tratamiento de la tuberculosis. Tiempo después, mostró su efectividad en la artritis reumatoide. En algunos casos se utilizó de manera abusiva y durante un tiempo generó incredulidad. Pero finalmente, con estudios científicos más serios como respaldo, en la actualidad está siendo utilizado frecuentemente en la terapia antirreumática.

Algunos tiolatos (o parecidos) de oro (I) tienen propiedades antiinflamatorias. La mayoría de estos compuestos son poco solubles y es necesario inyectarlos. Algunos son más solubles y se pueden administrar por vía oral. El cuerpo humano no absorbe bien este metal, pero –en exceso- sus compuestos pueden ser tóxicos.

El isótopo de oro 198Au, con un período de semidesintegración de 2,7 días, se emplea en algunos tratamientos de cáncer y otras enfermedades.Y también se emplea como recubrimiento de materiales biológicos permitiendo ser visto a través del microscopio electrónico de barrido (SEM).

Otros usos comunes
También hemos visto al oro aplicado a variadas disciplinas y actividades.

Medalla de oro olímpica

• Se utiliza para las medallas olímpicas y en la mayoría de las competiciones deportivas es entregada una medalla de oro al ganador
• Cumple funciones críticas en comunicaciones, naves espaciales, motores de aviones de reacción y otros muchos productos
• Su alta conductividad eléctrica y resistencia a la oxidación ha permitido un amplio uso como capas delgadas electrodepositadas sobre la superficie de conexiones eléctricas para asegurar una conexión buena, de baja resistencia
• En algunas ocasiones es utilizado en amalgama con el mercurio para empastes dentales
• El oro también se ha estado estudiando en laboratorios con otros fines médicos y biológicos. Allí se ha llegado a una solución intensamente coloreada que se ha dado en llamar oro coloidal (nanopartículas de oro). También es la forma empleada como pintura dorada en cerámicas
• En fotografía se utiliza el ácido cloroaúrico
• Como el oro refleja la luz infrarroja con mayor eficacia se utiliza como recubrimiento protector en los satélites
• Se utiliza para la elaboración de flautas traveseras finas debido a que se calienta con mayor rapidez que otros materiales facilitando la interpretación del instrumento
• El oro se usó en los primeros cables debido a su gran conductividad. Pero debido a los robos que se producían fue sustituido por plata primero y el cobre después

Fundiciones: el arte de crear oro rosa y blanco

juin 16th, 2011

Nuestro sentido común identifica automáticamente las joyas o cualquier pieza de oro con el con ese amarillo característico del metal precioso. Sin embargo, el arte de trabajar con el oro produce para las joyerías más importantes hermosas y costosas piezas de color blanco o rosa. Sí, leyó bien. ¿Cómo se crean? Allí entra en juego lo que se conoce como fundición, es decir, el proceso de fabricación de piezas metálicas que consiste en fundir el metal e introducirlo en una cavidad (molde) donde se solidifica. Y las aleaciones con diferentes elementos producen, obviamente, las diferentes tonalidades.

Es frecuente que las joyerías o relojerías más importantes tengan su propia fundición de oro. Para fabricar oro se debe respetar al detalle un proceso muy específico, que varía según la aleación que se desea obtener (oro blanco, rosa o amarillo). El primer paso consiste en colocar los metales finos necesarios en un crisol de grafito y arcilla. Si el fundidor desea producir oro rosa, por ejemplo, precisará una cantidad de oro fino de 24 quilates, plata y cobre. Para originar oro blanco, en tanto, deberá añadir paladio, un raro metal de transición del platino, sumamente maleable y poco abundante que se emplea frecuentemente como catalizador.

La fundición se inicia cuando el recipiente entra en el horno, donde el calor será más intenso según el tipo de aleación. Para el oro rosa, la temperatura será de aproximadamente 1000 grados, lo que permite que los materiales del recipiente entren en fusión. En un lapso de media hora, se verá un líquido rojo semejante a la lava de un volcán en el crisol, lo que indica que llegó el momento de volcarlo en una masa de acero.

El lingote resultante siempre está compuesto por 750 gramos de oro puro, que es el peso que indica la norma. En este momento de la fabricación tienen lugar las ingerencias burocráticas, ya que acto seguido, el oro es laminado por los artesanos, que recortan unos una porción para ser enviada –previamente se la pesa y numera- al Control Metales Preciosos de cada país para que se audite la aleación.

Después de haber recibido el correspondiente certificado de control de metales, los artesanos pueden comenzar a utilizar la aleación. A tal fin, el metal debe ser horneado en reiteradas ocasiones a una temperatura promedio de 600 grados para devolverle al lingote su estructura inicial. Es allí cuando el oro puede ser laminado por última vez, con el objetivo de darle el grosor exigido por los usos a que estará destinado.
Y no son los únicos colores: también existe el oro gris, rojo, verde y azul. Sin embargo, dentro de esta gama de tonalidades, la que mayormente se comercializa es la de color blanco. La composición de cada uno de ellos es la siguiente:

• Oro amarillo. Aleación que tiene, por cada 1000 g de la misma, 750 g de oro fino, 125 g de plata fina y 125 g de cobre.
• Oro rojo Aquí las proporciones son 750 g de oro fino y 250 g de cobre.
• Oro rosa. El contenido de 1000 g presenta 750 g de oro fino 50 g de plata fina y 200 g de cobre.
• Oro blanco o Paladio. Por cada 1000 g de oro blanco o paladio hay 750 g de oro fino y de 100 a 160 g de paladio. El resto es de plata fina.
• Oro gris. En 1000 g de oro gris hay 750 g de oro fino y alrededor de 150 g de níquel. El resto es de cobre.
• Oro verde. En 1000 g de oro verde hay 750 g de oro fino y 250 g de plata.
• Oro azul. En 1000 g de oro azul hay 750 g de oro fino y 250 g de hierro.

Si usted quiere agasajar a su amada con una joya de oro rosa, sepa que va a tener que hacer algún sacrificio, en tanto se trata de piezas que valen un dinerillo más que importante. La firma Cartier, por ejemplo, lanzó a fines del año pasado al mercado unos anillos de oro rosa con el logotipo grabado y un pequeño diamante que simboliza el amor por esa persona. Una exquisita pieza que tiene un valor de 1.140 euros. Van Cleef & Arpels también fabrica joyas de oro rosa, pero algo más accesibles, como por ejemplo una alianza perlada que puedes conseguir por unos 400 euros.