Noticias RSS
    RSS
  • Todos los articulos
  • Todos los comentarios
Artículos Populares
Categorías
Enlaces

De los GoldSmith y el nacimiento de los bancos

octobre 3rd, 2011

El dinero es deuda

El dinero es el medio de intercambio que desde siempre nos ha importado y preocupado a todos los seres humanos, a mayor o menor escala.

Saber de dónde proviene no está de más, aunque sea para tener un poco de noción sobre este asunto que tanto nos está tocando últimamente con el tema de la crisis, la deuda y el problema con los bancos, o simplemente por cultura general.

El sistema de la banca como tal surgió hace muchos años con los Goldsmith, los trabajadores del oro.  Al ser considerados el metal amarillo y la plata como los materiales más atractivos para realizar intercambios comerciales, los Goldsmith entraron en escena, regularizando el oro en moneda, dependiendo de su peso y su pureza hasta emitir una certificación.

En aras de proteger todo su oro, los Goldsmith se hicieron con una caja fuerte que pronto sus vecinos empezaron a demandar en forma de alquiler para depositar en ella su dinero y joyas.

Pasaba el tiempo y los vecinos rara vez retiraban su oro y sus joyas, y mucho menos lo hacían todos en la misma ocasión.  La razón eran los cheques extendidos por los Goldsmith a los depositantes por guardar su oro, que utilizaban en el mercado para comprar como si de este se tratara.

Por tema de facilidad y manejo, los clientes del banquero lo encontraban más adecuado, que cargar con las pesadas monedas para realizar sus transacciones comerciales.

Su fama se fue extendiendo, y más personas recurrían a ellos para que les guardaran su oro, lo que llevo a los Goldsmith y su ambición, a fabricar más cheques en función de los cheques del oro que depositaban los clientes en su caja fuerte, además del metal de los depositantes que custodiaban realmente.

De esta manera, pensaron que nadie se daría cuenta de la treta, si contaban con el oro para devolver a aquellos clientes que en algún momento desearan tenerlo consigo.

Pero en vez de sacar su oro de la caja fuerte, los clientes prefirieron que Goldsmith les pagase un interés por ese depósito, ya que había generado una gran fortuna a través de este negocio y sus vecinos deseaban que compartiera algún porcentaje de esas ganancias con ellos, y fue en este momento cuando nació la Banca.

El banquero pagaba un pequeño interés por el depósito del dinero de otras personas, que posteriormente prestaba a un interés más elevado, cubriendo con la diferencia los costes de la operación y su beneficio.

El sistema parecía sencillo, pero la manera en la que la banca actúa actualmente no es el mismo.

Goldsmith no estaba contento con lo que ganaba, y más aún porque sus préstamos estaban limitados por la cantidad de oro que poseía.  Aprovechándose de la ignorancia de los clientes, que no sabían realmente cuanto oro había en la caja fuerte, y actuando con omnipotencia al ser el único en conocer ese dato, empezó a generar dinero de la nada, extendiendo cheques sobre oro que ni siquiera  existía.

Este fraude tardo mucho tiempo en descubrirse, porque aunque el banquero se hacía exageradamente rico, las personas no lograban imaginar que pudiera crear dinero de la nada.

Pero todo finalizó para Goldsmith, cuando sus clientes alarmados por su gran riqueza, empezaron a reclamar su oro y plata, y el banquero no tenía suficiente para devolver a sus legítimos propietarios.

Este fraude terminó para los Goldsmith, pero continúa hoy en día, porque los bancos siguen creando dinero de la nada.  Desde un principio no se prohibió esta modalidad porque el deseo de expansión de los países europeos así lo requería, muy por el contrario, fue legalizada y regulada.

Posteriormente, cada uno de los bancos pactó el límite de dinero fraccionado que podía crear.  Limite que sobrepasaba el verdadero valor del oro y plata depositado, la proporción era de 9 dólares artificiales por 1 dólar en oro, es decir real.

Pactaron también, que en caso de un caos financiero, los bancos centrales se verían en la obligación de inyectar dinero en oro a los bancos locales, y si esto le sucede a varios bancos al mismo tiempo, el límite de crédito del Central se vería gravemente afectado, y amenazaría al sistema en general, que podría destruirse, situación que nos es familiar hoy en dia.

Por: Lizette Paternina

Proponen que el Bundesbank venda reservas en oro

janvier 11th, 2011

El Ministro de Finanzas alemán Wolfgang Schäubele ha expresado a la revista Focusonline que “Alemania no puede impulsar el crecimiento sostenido o evitar la crisis de deuda soberana en Europa (o en cualquier otro lugar) mediante la acumulación de más deuda”. El déficit de los presupuestos del Estado para 2010 en Alemania ha sobrepasado los 50.000 millones de euros.

Como alternativa para reducir del endeudamiento alemán -que acumula 1.800 millones de euros entre los Länder (estados federales) y los municipios-, Peter Heesen, jefe de la Federación Alemana de Funcionarios Públicos, ha propuesto que el Bundesbank se desprenda de parte de las reservas de oro para reducir la deuda pública.

Difícilmente el banco central alemán autorice tal medida. Sin embargo, aún no se ha conocido la posición del Bundesbank al respecto.

La realidad cotidiana del país se contrapone a esta postura conservadora de la autoridad monetaria germana. Los alemanes son grandes compradores de oro de inversión: el metal precioso es más popular en Alemania que en otros países europeos. Por temor a la crisis, a la inflación y la devaluación de monedas (como el dólar y el euro, y hasta el yuan) o la caída en el rendimiento de acciones de la bolsa de valores, cada ciudadano alemán ha buscado un refugio más seguro y posee 130 gramos de oro. Los inversores diversifican parte de sus activos en bienes tangibles como el oro, independientes del papel moneda.

La Universidad Steinbeis de Berlín encuestó a 3.200 alemanes acerca de su opinión sobre el oro: de allí se desprende que las reservas de oro en manos de individuos en Alemania llegan a 7.550 toneladas. La mayor parte se encuentra en monedas, lingotes y joyas. El resto está invertido en fondos de oro, acciones de empresas mineras y certificados de deuda, entre otros.

Jens Kleine, profesor de Finanzas y director del estudio, expresó que más del 50% de los encuestados han dicho que el oro seguirá apareciendo como una inversión atractiva en el futuro. “El 30% de los encuestados no descartaba la compra de oro en los próximos años”, aseguró.

La gente común, pero fundamentalmente los jóvenes, cree que una alternativa para construir su futuro es adquirir oro. Probablemente debido a la turbulencia que significa la estela de la crisis financiera, casi uno de cada tres adultos ha invertido en barras de oro o monedas como “un retiro más seguro”, según se desprende de un estudio del Postbank en colaboración con el Instituto de Allensbach y publicado por la revista Focus.

Por su parte, el Banco Central de Alemania posee las segundas mayores reservas de oro del mundo, después de los Estados Unidos, con cerca de 3.400 toneladas de oro. Calculadas al precio de 1.400 dólares por onza, las reservas de oro de Alemania llegarían a 114.000 millones de euros. Por cierto, por mucha intención que tengan los ahorristas e inversores alemanes de refugiarse en el oro, es difícil que lleguen a cubrir esos montos que ofertaría el Banco Central alemán. De todos modos, es difícil que el Bundesbank decida desprenderse de esos activos.