Noticias RSS
    RSS
  • Todos los articulos
  • Todos los comentarios
Artículos Populares
Categorías
Enlaces

Mi amor, te he comprado un lingote

mars 14th, 2011

“El dinero no puede comprarme amor”, repite una famosa canción de Los Beatles. Sin embargo, un banco chino acaba de desafiar a quienes no estén tan de acuerdo con la sentencia de los cuatro grandes de Liverpool. Desde hace una semana, el Banco Industrial y Comercial de China (IBC), en conjunto con el Consejo Mundial del Oro, pusieron a disposición del público un novedoso servicio: la posibilidad de regalar lingotes de oro. Se trata de piezas que pueden ser de 10g, 20g, 50g, 100g y 1000g, destinadas a ser comercializadas como obsequios, y no tienen un precio fijo, sino que se modifica en tiempo real de acuerdo con la cotización del metal precioso informado por la Bolsa de Oro de Shanghai.

Only Gift Bar

Por primera vez, quienes deseen celebrar un aniversario o el cumpleaños de su amada mujer dejando de lado el típico ramo de flores o la caja de chocolates, pueden entonces acceder a estos simpáticos lingotes llamados ‘Only Gift Bar‘ que llevan la inscripción Fu (‘alegría’). Y si la afortunada destinataria de semejante regalo decide, por despecho o necesidad, deshacerse del preciado objeto, puede convertir en dinero su inversión… a través del propio IBC (un negocio redondo para el banco nipón).

Lo cierto es que este sorprendente lanzamiento viene a responder a la creciente demanda de oro de los ciudadanos chinos. En este sentido, el Director General del Consejo Mundial del Oro en China, Roland Wang, aseguró que “el oro goza de un estatus de prestigio entre los consumidores chinos, debido a sus características únicas y su relación con la tradición china”. Y añadió que en los últimos años “la entrega de oro como regalo se ha convertido en una tendencia emergente”.

No obstante, para los franceses no es una novedad, ya que en diciembre pasado, de cara a las fiestas navideñas, la compañía CpoR Devises puso en venta los llamados “lingotins”, con un peso de 50, 100, 250 y 500 gramos, todos numerados con certificado de pureza. Los bancos eran los encargados de comercializarlos, y un lingote de 50 gramos tenía un precio cercano a los 1600 euros.