Noticias RSS
    RSS
  • Todos los articulos
  • Todos los comentarios
Artículos Populares
Categorías
Enlaces

Black Swan Project

février 9th, 2011

Black Swan Project (Proyecto Cisne Negro) es el nombre de la expedición secreta que llevó a cabo la empresa Odyssey Marine Exploration en mayo de 2007 y a través de la cual se ha producido el hallazgo de un tesoro de casi 600.000 monedas de oro y plata, valoradas en unos 500 millones de dólares.

El buque en el cual se encontró el tesoro ha sido identificado como el “Nuestra Señora de las Mercedes”, hundido el 5 de octubre de 1804 por cañoneros británicos. El viaje del barco se había iniciado seis meses atrás en el puerto del Callao, en el Virreinato del Perú. La Mercedes había cargado 253.606 pesos de propiedad real y 691.205 pesos de privados, alrededor de 600.000 monedas de oro y plata.

El historiador Joseph Dager explica que Francia e Inglaterra estaban viviendo tiempos de tensión en ese momento y que el barco español había sido atacado por los británicos, en primer lugar, para apoderarse del cargamento que estaban llevando porque creían que era para Francia, pero también para provocarla porque entonces España era su aliada.

Odyssey localizó los restos del barco en aguas internacionales a unos 160 kilómetros al oeste del Estrecho de Gibraltar, y aseguró que las monedas pertenecían legalmente a la compañía.
Sin embargo, no iba a ser tan simple para la empresa estadounidense quedarse con el tesoro. Desde ese momento, el Gobierno español ha abierto una investigación para averiguar en qué lugar había encontrado la empresa el botín, a qué pecio pertenecía, con qué permisos contaba para hacerlo y si lo había hallado en aguas españolas.

Pero no fue sólo España la que reclamó las monedas. También lo hicieron Perú y Bolivia.
El aspecto que constituyó el punto central de la demanda fue que las monedas fueron sacadas del Perú y habían sido el fruto del trabajo de peruanos; sostenían que esas monedas habían sido producidas por los mineros peruanos y no por el Reino de España. Adujeron que el tesoro podría haber correspondido a ese país hace 200 años pero “no hoy que Perú constituye un Estado independiente, con una cultura propia”.

El argumento peruano sostenía, además, que el Perú es un Estado sucesor y que, por esa razón, le correspondían todos los bienes que se extrajeron.

El 23 de diciembre de 2009 el juez Steven Merryday del distrito federal de Tampa (Florida) falló en contra de la demanda peruana. Ordenó a la empresa Odyssey entregar en un plazo de diez días las 594.000 monedas encontradas a España (aproximadamente 350 millones de euros). La sentencia estipuló que Odyssey podía seguir haciéndose cargo del tesoro hasta que se estableciera la forma de entrega.

El presidente de Odyssey, Greg Stemm, ha anunciado que la empresa acudiría a la Corte de Apelaciones con sede en Atlanta para evitar entregar el tesoro a España, argumentando que más del 70% del cargamento de monedas pertenecía a propietarios individuales y mercaderes habían pagado una tarifa de transporte para trasladar sus propiedades privadas, lo que estaría probando que el tesoro nunca perteneció a España.

A los tres días de conocerse la sentencia del juez de Florida, Bolivia también se sumó al reclamo por el derecho a recuperar el contenido del tesoro. El ministro de Cultura de Bolivia afirmó que esperarían al fin del proceso judicial para establecer un pacto de cesión de parte de las monedas, ya que algunos expertos aseguran que tienen los sellos característicos de la Casa de la Moneda de Potosí. El litigio por los bienes encontrados continúa hasta el día de hoy.