Noticias RSS
    RSS
  • Todos los articulos
  • Todos los comentarios
Artículos Populares
Categorías
Enlaces

El oro, más allá de las tasas de interés, la inflación y las bolsas

février 4th, 2011
LINGORO

A pesar de haber cedido un 7% en su cotización en el primer mes del año, con un euro en alza frente al dólar y al yen, la onza de oro ha comenzado febrero con una fuerte recuperación y ha alcanzado los 1.334,05 dólares retomando la tendencia alcista.

Aunque advirtió que sus comentarios no debían tomarse como una opinión de la política del Banco Central Europeo, Lorenzo Bini Smaghi, uno de los seis consejeros de esa entidad, advirtió que el incremento de los precios en los productos de origen asiático elevaría la presión inflacionista en la UE y que el traslado de esos aumentos a los precios domésticos tendrá que ser más lento para mantener los objetivos del BCE con respecto a la inflación.

“Para evitar efectos de segunda ronda, es necesario que la dinámica de los costes y de los precios en los países avanzados, incluyendo la zona euro, sea más contenida que en los países emergentes” porque, de lo contrario “la política monetaria tendrá que ser más restrictiva de lo necesario”. Este dato, en sí mismo, en pocos días puede generar el principio del rebote en la cotización del oro.

Aunque algunos analistas señalan que el temor respecto de un alza en las tasas de interés sigue vigente, el aparente restablecimiento de la confianza en la recuperación económica comienza a ser contrastado por los hechos. El fantasma inflacionista no ha desaparecido y los signos demasiado débiles del alza en el consumo de los Estados Unidos hicieron que el oro asome una vez más con opción sólida.

A fines de 2010, China elevó sus tipos de interés para frenar la guerra de divisas con EE.UU. Sin embargo, el desequilibrio en las finanzas mundiales continúa. Las bolsas se han mantenido en parte gracias a la política de expansión crediticia de la Reserva Federal. Pero es claro que esto no alcanzará para volver a generar confianza, al menos a corto o mediano plazo. Juan Ramón Rallo, director del Observatorio de Coyuntura Económica del Instituto Juan de Mariana y profesor de economía en la Universidad Rey Juan Carlos, afirmó que “no es la expansión crediticia de la Reserva Federal lo que mueve los fundamentos del mercado bursátil a largo plazo” sino “el ahorro dirigido hacia inversiones empresarialmente inteligentes”.

El déficit comercial de los Estados Unidos con China en 2010 representó casi un 60% de su déficit comercial total. El dólar está siendo presionado por los datos sobre el mercado laboral y la demanda de bienes duraderos que no alcanzaron las expectativas. Sumado a esto, la Reserva Federal de Estados Unidos no varió sus tasas de interés y volvió a anunciar que comprará bonos por 600 mil millones de dólares.

Mientras tanto Portugal resiste la crisis tras la reelección de Aníbal Cavaco Silva. El primer ministro luso, José Sócrates, anunció un duro recorte de gastos (por ejemplo, mediante la reducción de un 5 % en los salarios de los empleados) y un incremento de la presión impositiva. Según el oficialismo, esto permitiría evitar el paquete de rescate similar al que recibieron Irlanda y Grecia. Sin embargo, los mercados sospechan que es inevitable, y eso puede volver a desestabilizar el euro.

En este contexto, el oro siempre aparece como la opción de refugio más seguro. Los inversores en oro pueden mostrar cautela, pero quienes saben no dudan en volver a él. Ni lo que diga Bini Smaghi, ni lo que haga la Fed con las tasas y su efecto en las bolsas, ni las medidas que adopte China, ni el futuro cercano de Portugal parecen ensombrecer la solidez del oro a mediano y largo plazo.

CUANDO SE AGOTAN LAS OPCIONES DE INVERSIÓN EL ORO BRILLA MÁS

janvier 8th, 2011

El mundo ha vivido en las últimas décadas varias burbujas financieras. Cada una de ellas no ha hecho más que diluir rentas, derribar monedas, hacer temblar sistemas financieros enteros o causar pánico en la economía mundial. Desde el efecto Tequila de 1995, la burbuja asiática de 1997, el pinchazo de las “punto com” en los albores del nuevo milenio, pasando por otras tantas crisis que han llevado a la burbuja hipotecaria y financiera de los últimos dos años, las monedas de todo el mundo sufrieron variaciones que han hecho perder miles de millones a ahorristas de todos los tamaños en todo el planeta. 

Evidentemente, las formas tradicionales de inversión como las cuentas ahorro, propiedades, bonos del Tesoro, acciones o fondos de inversión libre son, indefectiblemente, inversiones de alto riesgo. Las aportaciones de dinero a cualquier opción de inversión tradicional no hacen más que generar liquidez en los mercados y generar nuevos créditos que pueden terminar en una nueva burbuja o en una gran demanda de los mercados de valores de todo el mundo para conseguir de acciones, títulos o bonos de dudosa solidez. 

La economía de los Estados Unidos, a la que todos conocen como la más fuerte del mundo, cuenta con un presupuesto anual de 3,5 billones de dólares. Según los últimos datos publicados, los ingresos del gobierno estadounidense están cerca de los 2 billones de dólares por año, y tras los datos conocidos del paro, se considera probable que la recaudación tributaria disminuya aún más. Haciendo una cuenta simple, se deduce que el gobierno de Obama debe conseguir 1,5 billones de dólares para poder seguir funcionando. 

El dólar ha dejado de ser, desde hace tiempo ya, el refugio preferido de los inversores. El euro, lanzado como el baluarte de la solidez para las economías europeas, no ha cumplido con los objetivos en la crisis que estalló en 2008. El yuan, si bien fue revalorado durante 2010, sufre fuertes presiones inflacionarias. El yen se ha fortalecido frente al dólar, pero esto no significa que la economía japonesa esté pasando por una etapa de solidez. De hecho, Japón atraviesa una importante depresión desde hace casi 15 años. Sucede que la inestabilidad del resto de las monedas ha colocado al yen en un lugar de “fortaleza”. Pero si algo cambia en el escenario mundial –y vaya si esto es probable- el yen también puede derrumbarse. 

La deuda mundial es hoy más grande de lo que el mundo puede pagar. Con el mundo virtualmente en bancarrota, muchos bancos centrales, inversores corporativos, ahorristas privados y las poblaciones de toda Europa están recurriendo cada vez más al oro como opción de inversión. ¿La razón? El oro existe, es real, está allí para quien desee verlo o tocarlo. No depende de algún fondo inversor ni de los beneficios de una empresa para permanecer en el mercado. El oro es un activo real, tangible, que ha sido valorado por los seres humanos desde hace más de 6.000 años. La oferta es limitada y la demanda crece año tras año.

Para preservar la riqueza personal no parece haber muchas opciones.  Es cierto que el valor del oro puede subir y bajar, pero nunca va a desaparecer.